Haciendo Eco en Pilar

Caléndula: la planta favorita de los Médicos Naturistas

miércoles, 22 de junio de 2022 · 08:02

La caléndula es una de las plantas con flor más vistas en jardines, terrazas y balcones. Pero, la caléndula no solo ha obtenido popularidad por su belleza, también por sus propiedades medicinales. También ayuda a alejar plagas e insectos dañinos de otras plantas en la huerta orgánica.

Descubre cómo cuidar la caléndula correctamente y disfrutar de esta planta tan especial.

Es oriunda de la región mediterránea, fue mencionada por primera vez en papiros egipcios. También era conocida por los árabes y los hindúes desde la antigüedad. Su nombre viene del latín “kalendae”, “primer día del mes” en el calendario romano; o “kalendulae”, equivalente a “a lo largo de los meses”, probablemente debido a su largo período de floración.

CARACTERÍSTICAS DE LA CALÉNDULA

La caléndula es una planta anual muy conocida, con el tallo poco erguido y ramificado. Hojas alternas, dentadas y mucronadas. Cabezuelas dispuestas en el ápice caulinar. Flores periféricas con lígulas, cuyo color varía entre el anaranjado intenso y el amarillo brillante. Las semillas son curvas. La flor percibe las variaciones de temperatura y humedad: el cierre o apertura de las flores indica, respectivamente, un día lluvioso o seco.

CUIDADOS DE LA CALÉNDULA

La caléndula es una planta que crece en forma de mata y suele medir entre 50 y 70 centímetros de altura. Por eso, si la plantas en el jardín busca un espacio para que crezca sin dificultad. Si decides plantar las semillas deberás hacerlo durante los meses de entretiempo (primavera y otoño) en la sombra.

Luz: a la caléndula le encanta el sol, así que busca un lugar donde pueda recibir toda la luz necesaria. Si no es posible también se adapta en la semisombra. Esta bonita planta mediterránea florece durante los últimos días de invierno, de manera que intenta que los capullos estén expuestos al sol.

Riego: el riego de la caléndula en verano debe ser frecuente, en torno a 3 o 4 veces a la semana. En otoño-invierno, el riego se puede extender más y hacer unas 2 o 3 veces por semana.

Temperatura: la caléndula es una planta muy resistente y puede soportar temperaturas de hasta -3º.

Sustrato y abono: durante los meses de verano, necesitará abono para plantas con flores cada 15 días. Cuando acabe la floración, poda la planta. Retira todas las ramitas marchitas sin tocar el tallo principal. En otoño, trasplanta tu caléndula a otra maceta para cambiar el sustrato y de ese modo tener nuevos nutrientes para afrontar los meses de invierno.

 

Usos

. Uso culinario: Los pétalos de color naranja amarillo se emplean para dar color a la manteca, los jarabes y los cosméticos. Lamentablemente, también, para falsificar los estigmas del azafrán. En la actualidad la aplicación culinaria no es muy relevante.

. Uso medicinal: Los poderes medicinales de la caléndula y sus cualidades curativas están ampliamente probados. Su principal uso en la actualidad es por vía externa en forma de crema en casos de heridas, ulceraciones, quemaduras y picaduras de insectos, por sus propiedades regeneradoras de tejidos y cicatrización rápida. Además, la aplicación de la crema de caléndula tiene buen resultado en el tratamiento de afecciones de la piel, como la psoriasis y el acné. Por vía oral, se emplea en infusiones para trastornos ginecológicos, febriles o tóxicos. Las hojas frescas y machacadas, aplicadas en forma de compresa sobre lesiones y heridas, tienen una cuota de curación sorprendente.

Es una planta medicinal muy usada en farmacia porque en su composición se pueden encontrar principios activos como carotenoides, flavonoides, ácidos fenólicos y taninos.

¿QUÉ HACER CON LAS FLORES DE CALÉNDULA?

Las flores de caléndula se suelen utilizar para hacer aceites. El aceite de caléndula es uno de los más conocidos. Se puede hacer de forma casera gracias a estos pasos:

Paso 1: Echa las flores de caléndula en un frasco y cubre con aceite de oliva. Es importante utilizar lo mismo de aceite que de flores. Deja la mezcla durante unos 30 días. Es recomendable que le dé un poco de sol, con dos o tres horas al día es suficiente.

Paso 2: Mueve cada día la mezcla un poco.

Paso 3: Una vez hayan pasado los 30 días, hay que colar el aceite y conservarlo en un frasco de cristal oscuro para que se mantenga. Reserva en la nevera.

Paso 4: Es relevante no hacer grandes cantidades para que no pierda la mezcla propiedades.

Paso 5: ¿Cómo aplicar el aceite de caléndula casero? Al ser un aceite bastante concentrado, se puede diluir con otros aceites esenciales como de oliva, de jojoba, de uva, de almendra, o avellanadas. De hecho, lo más recomendable es aplicar primero una gota en la muñeca y dejar actuar durante una hora. Si no se produce ningún tipo de reacción, ya se puede aplicar en otras zonas.

Las flores de la caléndula se pueden consumir. Se pueden tomar a modo de infusión con miel, por ejemplo. Otra forma de consumir la caléndula es a través de sus pétalos, ya que es comestible. Se suele usar para sazonar algunas comidas. Aunque lo más común es ver la caléndula en cosmética: en aceites, jabones y cremas.

Comentarios