Curiosidades

Exponen por primera vez los originales de “El principito”

viernes, 22 de abril de 2022 · 08:01

«Por favor, ¡dibújame un cordero!», así comienza 'El principito' del escritor y piloto francés Antoine de Saint-Exupéry (1900-1944), con el sorprendente encuentro entre un piloto caído en medio del Sáhara y un pequeño príncipe que vive en un asteroide y decide viajar por el universo.

El cuento fue escrito en 1942 en Estados Unidos, en Nueva York y en Asharoken, un pueblo costero de Long Island (noreste).  Este poético y filosófico cuento infantil ha seducido a generaciones y generaciones de lectores, pequeños y mayores, desde su publicación por primera vez en 1943, en inglés y en francés, por la editorial Reynal & Hitchcock. La editorial francesa Gallimard no pudo publicar la obra hasta 1946, tras la liberación de Francia.

El escritor y aviador Antoine de Saint-Exupéry

Nació en Francia, en el año 1900. Se convirtió en aviador, residiendo por un tiempo en Argentina. Para el año 1932, incursiona en el periodismo y escritura. Redacta sobre Indochina, Moscú y acerca de España antes de la Guerra Civil.

Al iniciar la Segunda Guerra Mundial, abandona Francia y se traslada a Nueva York. Es en tierras neoyorkinas que escribe la que sería su obra medular: El Principito. Luego, retoma su oficio de aviador y retorna a Europa.

El 31 de julio de 1944, despega a bordo de un avión Lightning P-38. No regresó nunca, siendo por mucho tiempo un misterio lo sucedido durante su vuelo. Sería hasta 1998 cuando encontraron rastros de su accidente aéreo.

Ahora el Museo de las Artes Decorativas de París rinde homenaje hasta el 26 de junio a esta obra universal con una magnífica exposición que celebra a Saint-Exupéry, escritor, poeta, aviador, explorador, periodista, inventor y filósofo.

La exposición 'Al encuentro de El principito', ofrece una nueva forma de leer y redescubrir este cuento infantil a través de cartas, fotografías, ilustraciones, libros, películas, sellos, billetes y recortes de periódicos de las hazañas del escritor como piloto. Estará abierta hasta el 26 de junio, se compone de una multitud de objetos del escritor y aviador.

Por primera vez, se expone en Francia el manuscrito original de 'El principito'.  En abril de 1943, Saint-Exupéry se marchó de Estados Unidos para combatir contra las tropas nazis, le dio el manuscrito a su amante, la periodista Sylvia Hamilton, quien se lo vendió a la Morgan Library & Museum de Nueva York 25 años después.

Ese museo ha prestado algunas de las hojas más importantes de ese tesoro literario, incluyendo las acuarelas originales, pintadas por el propio Saint-Exupéry, que representan al asteroide del Principito -que es la cubierta del libro- y otra en la que aparece el Principito con su largo abrigo de forro rojo.

El aviador, desaparecido durante una misión en el mar Mediterráneo en julio de 1944, no vivió para ver el éxito planetario de su obra.

La muestra plasma toda la profundidad de la inspiración que desembocó en esa obra maestra, desde la infancia de Saint-Exupéry, y una carta escrita a la que más tarde sería su esposa, Consuelo, en 1930, en la que menciona “un niño que descubrió un tesoro” y “se volvió melancólico”, hasta los bocetos en los que fue dando forma al héroe.

Una pequeña biblioteca universal, con decenas de ediciones en diferentes lenguas, muestra que se trata de un fenómeno editorial mundial. Se han vendido 200 millones de ejemplares en todo el mundo y también se ha traducido a casi 500 lenguas y dialectos de esta obra. «'El principito' es universal porque lo que escribe Saint-Exupéry es universal. Ha escrito en este libro de 80 páginas una historia que cuenta mucho más que la historia de un viaje de un niño que hace preguntas», explica Thomas Rivière, sobrino nieto del escritor.

Saint-Exupery era, según él, «un visionario» que escribió sobre la amistad, el amor, los viajes, la muerte y la ecología, adelantándose a su tiempo. Rivière voló desde Nueva York a París para llevar el manuscrito de 'El principito' para su exposición por primera vez en su país natal. «Fue emocionante y un poco estresante», reconoce.

 

 

Comentarios