Por qué las visitas no deben lavar la vajilla

viernes, 25 de noviembre de 2022 · 08:46

En el mundo, a lo largo de siglos, se ha formado toda una colección de tradiciones, supersticiones y presagios diferentes. Cada nación tiene sus propios, y como es lógico, muchos son el resultado de varios eventos que ocurrieron en su historia. Pero existe un presagio universal que prohíbe estrictamente a todos lavar platos en la casa de los amigos y conocidos. ¿Pero por qué? ¿Qué tiene de malo echar una mano amiga?

Algunos consideran que no corresponde, porque es un tema de mala educación. Pero hay otros motivos, incluso más relevantes, por los que la visita o los invitados a nuestro hogar nunca deben lavar la vajilla.

¿Pero por qué no se debe lavar los platos, cubiertos y copas cuando estás de visita?

Según los expertos en terapia holística, hay varios motivos por los cuales los que vienen a nuestro casa no deben lavar la vajilla. Aunque la mayoría de los que se ofrecen a limpiarla lo hacen con la mejor voluntad, sin importar cuán gustosa aceptarías su ayuda, en este caso debes agradecerles su propuesta y rechazarla educadamente.

Los platos, los cubiertos, las copas u otros utensilios solo deben ser lavarlos por sus dueños. 

El motivo fundamental es que cada casa o departamento tiene una energía especial y propia de sus integrantes.

Los especialistas en energía sostienen que, cada vez que un invitado toca los objetos del hogar, deja sobre ellos una nueva huella de energía. Los platos, por ejemplo, tienen una energía poderosa y están asociados precisamente con los dueños de la casa.

Para ciertos estudiosos, el toque de las manos de otras personas mientras se lavan los utensilios “puede quitarle la felicidad a la familia”, explicó Mileydi Rodriguez, terapeuta holística. Las vibraciones cambian, por más que sean personas buenas.

Otro portal sostiene que, si lo hacen los visitantes se impregnaría su vibración en un espacio que no les pertenece y se pueden provocar bloqueos energéticos.

Según la superstición, si alguien ajeno a tu familia lava platos en tu casa, él puede “echar por la cañería” toda tu suerte y bienestar. Aunque sucede esto absolutamente inconcientemente.

 

 

Lavar siempre después de cada comida

Otro de los puntos a tener en cuenta a la hora de lavar la vajilla es que estos se deben higienizar después de cada comida. Esto es para evitar el desarrollo de bacterias.

Según expertos, lo primero que hay que lavar son los vasos, tazas o copas, ya que son los que menos suciedad acumulan. Además, necesitan una esponja sin restos de comida para quedar impecables.

Las esponjas se deben mantener limpias y hay productos naturales para que quede todo impecable.

También dicen que los platos sucios, dejados por la noche, son una puerta abierta, por la cual la felicidad y la riqueza se van de la casa.

Creer o no en los presagios y supersticiones, es la elección de cada uno. Aunque, como en esta ocasión nos traiga más trabajo.

 

 

Comentarios