Haciendo Eco en Pilar

Cómo cultivar tomates ecológicos

Los alimentos totalmente orgánicos son más saludables y su producción es mucho más respetuosa con el medio ambiente. Por ello, cada vez más personas se suman a cultivar sus propios alimentos, ya sea en un huerto o en casa con macetas o huerto urbano.
sábado, 6 de noviembre de 2021 · 07:58

Por ejemplo, los tomates son uno de los alimentos que más consumimos y, por tanto, puedes elegir comprar tomates ecológicos o aprender a cultivarlos.

En esta columna te compartimos cómo cultivar tomates ecológicos, así podrás preparar recetas de cocina con productos producidos en casa, una forma estupenda de cuidarte.

ELEGIR LAS SEMILLAS PARA PLANTAR TOMATES ECOLÓGICOS

Es vital que para cultivar tomates ecológicos u orgánicos escojas las semillas adecuadas. No conviene optar por semillas híbridas o transgénicas por diversos motivos como, por ejemplo, que las semillas de los tomates resultantes pueden no servir para seguir produciendo y porque en ellas hay productos que se han usado para conseguirlas que resultan ser tóxicos. Por tanto, con las semillas de tomates orgánicas y ecológicas te asegurarás no consumir tóxicos a través de sus frutos, que podrás volver plantar y que cuidarás más de tu salud y de la del entorno.

Para ello, tendrás que fijarte en que sean semillas de variedades autóctonas, puesto que, además de contribuir al comercio y desarrollo local, son más resistentes a las posibles plagas y enfermedades de la propia zona y se adaptan mejor al clima, por lo que crecerán con más facilidad y mejor.

DÓNDE Y CÓMO PLANTAR TOMATES ECOLÓGICOS

Lo importante de dónde plantar tomates es tener en cuenta que las tomateras necesitan tener bastantes horas de luz natural y una buena ventilación. Así, busca un lugar en el que les pueda llegar la luz del sol entre 6 y 10 horas al día y que sea un lugar ventilado, por ello siempre conviene plantarlas en exterior, ya sea terreno de huerto como un jardín, terraza o balcón. Para que haya una ventilación óptima te recomendamos que dejes varios centímetros de distancia entre cada  planta, a ser posible unos 60 centímetros.

Tienes dos opciones para cultivar los tomates: puedes sembrar o plantar. Si escoges la siembra tendrás que escoger las semillas como hemos explicado antes, pero si optas por plantar tendrás que hacerte con plantines. Es más importante que éstos tengan las raíces bien desarrolladas, más que si lo está o no la parte del brote. También tendrás que revisar que no tengan plagas antes de plantarlos.

Respecto a cuándo sembrar tomates tendrás que pensar que si siembras, tendrás que hacerlo en el inicio primavera. En cambio, si plantas plantines o brotes, será mejor que lo hagas a finales de la primavera. Además, recuerda hacer un entutorado para los brotes y los tallos jóvenes tengan una guía que les ayude a crecer bien. Puedes usar estacas, palos como ramas o cañas.

 

Estos son puntos clave a tener en cuenta sobre cómo plantar tomates ecológicos:

Cuándo sembrar: inicio de la primavera.

Cuándo plantar: finales de la primavera.

Cuándo se puede cosechar: a los 3 meses.

Capacidad y profundidad mínimas de las macetas: 20 litros y 40 centímetros.

Distancia entre líneas de plantación: 90 centímetros.

Distancia entre las tomateras: 60 centímetros.

Tipo de tierra: suelo rico en nutrientes, conviene usar compost.

 

RIEGO DE LOS TOMATES ECOLÓGICOS

Otro punto vital del cultivo de tomates ecológicos es tener en cuenta el riego. Aquí no solo nos fijaremos en lo que necesita la planta, sino que también tendremos que tener presente el consumo de agua y que sea ecológico.

Para regar los tomates ecológicos es importante saber que necesitan de agua de forma constante pero de forma que no se encharque la tierra, es decir, en cantidad moderada de agua. Así, lo mejor es hacerlo manualmente con cuidado o bien, usar sistemas de riego por goteo. Hay que tener cuidado de no regar las hojas, pues no les hace falta y pueden enfermar fácilmente, sino que conviene mojar solo la tierra y las raíces. Asegúrate también de que la tierra tenga un buen drenaje y no quede encharcada durante horas.

ABONO ECOLÓGICO

El mejor abono para los tomates es sin duda uno totalmente natural y, sin duda, si queremos que sean de cultivo ecológico, este es el que debemos usar. Lo mejor es usar materiales como el compost fresco que podemos hacer en casa, con distintos restos orgánicos que producimos en el hogar. Aplícalo al principio de la siembra y durante el crecimiento de las tomateras.

COMO COMBATIR LAS PLAGAS EN LOS TOMATES ECOLÓGICOS

Las enfermedades y plagas más comunes en las tomateras son las producidas por hongos, principalmente mildiu, y el pulgón de varias especies.

En la agricultura ecológica se procura no solo tratar con métodos naturales, sino sobre todo prevenir las plagas y enfermedades. Para ello, es conveniente hacer asociación de plantas para que los tomates crezcan mejor, y en este caso las mejores opciones son:

  • Albahaca
  • Camomila o manzanilla
  • Zinnia
  • Capuchina o taco de reina

Son plantas que ahuyentas plagas de insectos dañinos para las tomateras, pero que atraen a insectos beneficiosos para ellas, como las crisopas, algunas especies de mariquitas y de avispas.

Asimismo, las rotaciones de cultivos reducen la aparición de plagas y enfermedades y, por si fuera poco, también se aprovechan mejor los nutrientes del suelo.

 

COMO PODAR LA TOMATERA O PLANTA DE LOS TOMATES

Por último, tras cosechar los tomates ecológicos al cabo de 3 meses de haberlo plantado, las tomateras necesitarán deshacerse de hojas y demás partes que pueden haberse secado por el esfuerzo de producir los frutos y, por ello, muchas personas aprovechan el momento para podar la tomatera. Hay que tener en cuenta que hay quien poda para que la planta crezca más pero, recomendamos que no se poden partes sanas de la planta, sino que solo se retiren las partes secas o enfermas, si no conseguimos sanarlas.

Si queremos que la planta crezca más es necesario intervenir mientras está en pleno crecimiento y no después de cosechar.

Cuando está creciendo y empiezan a aparecer chupones, que son pequeñas ramas que aparecen entre el tallo vertical principal y las ramas horizontales, lo mejor es retirar los 2 o 3, logrando que la planta centre sus fuerzas en sacar adelante el tallo principal y no estas ramificaciones más débiles.

Después ya no es necesario eliminar chupones, aunque hay quien lo hace para que la planta crezca algo más.

Asimismo, hay quién retira las hojas grandes que empiezan a estar pasadas antes de dejar que caigan por sí solas, para tener una mejor ventilación de la planta antes. Recomendamos que si no están enfermas, se dejen caer solas, pues si queremos ventilar bien podemos colocar más guías o entutorados y mover bien las hojas y ramas cuando revisemos las tomateras, aparte de respetar las distancias mencionadas al principio.

 

 

8
3
66%
Satisfacción
16%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
16%
Indiferencia

Comentarios