Haciendo Eco en Pilar

Bromelia: una planta que te encantará

martes, 19 de octubre de 2021 · 08:06

La planta de bromelia es muy curiosa ya que su ambiente natural se halla en el suelo de los bosques tropicales. La aechmea o bromelia representa una rosa de hojas duras, envueltas en parte por una pelusa blanquecina que le concede un matiz grisáceo.

Sus hojas se colocan tenuemente arqueadas y del centro de la roseta, cuando la planta posee más de tres años, sale un brote de tono rosáceo de donde aparecen regularmente las verdaderas flores, chicas y azules, de corta vida. No obstante, la inflorescencia dura cerca de dos meses, creando perennemente nuevas flores.

La bromelia es una planta resistente que no exhibe problemas de cultivo. Debido al gran peso que obtiene la espiga y para evitar la caída de la planta es recomendable ubicarla en un vaso de barro cocido grueso.

La bromelia vive bien tanto en interior como en exterior, es muy decorativa, resistente y no requiere de cuidados exhaustivos.

Cuidados
Con estos cuidados, la bromelia siempre será vistosa y se mantendrá impecable, llenando de color y frescura cualquier rincón del hogar.

Riego
El riego es esencial para su prosperidad. Debe ser regular porque esta planta requiere de mucha agua. Emplear agua no calcárea.

Rociar regularmente el follaje con agua a temperatura ambiente. En otoño e invierno, tenemos que: domar el riego y esperar a que el suelo se deseque entre dos riegos. Contar un riego cada 15 días.

Suelo
Es recomendable mantener a la bromelia en un suelo apenas húmedo y que el flujo de agua pueda andar cabalmente. Es necesario que se cuente con un riego por semana. Asimismo, hay que colmar el corazón de la roseta 1 al mes con agua a temperatura ambiente.

Abono
Para llevar a cabo un buen cultivo y por ende, disfrutar de una excelente y bella bromelia, es necesario usar abono líquido o en palos cada mes para desarrollar la floración al máximo. Es posible aplicar un fertilizante foliar cuando la planta se siembra en un trecho de corteza o tronco.

Lugar
Requiere de zonas luminosas pero no el exceso de sol directo. Sembrada con poca luz la bromelia tiende a no prosperar y las hojas pierden el matiz grisáceo que le contribuyen los pelos que la cubren.

La tierra la conservaremos siempre levemente húmeda, retirando los exorbitantes de agua del platillo. Es significativo notar que la aechmea puede amontonar agua en el depósito que se forma en el corazón de la rosa de donde brotan las hojas. Esta reserva natural de agua es forzosa y nos afirmaremos que siempre haya unos dos centímetros de agua en estos pequeños almacenes.

Multiplicación
Las aechmeas se reproducen naturalmente, porque después de su florecimiento, la madre pie muere paulatinamente y surgen muchos brotes. Hay que esperar hasta que la planta madre se deseque completamente para acopiar los brotes jóvenes y replantarlos dócilmente.

Trozar con un cuchillo bien tajante los brotes que progresan en la base de la planta madre. No excluir las raíces de los pronunciamientos y asegúrese de no perjudicarlas.

Plantar los nuevos brotes o retoños de la planta en macetas de 5 a 8 cm de diámetro, agujereadas en el fondo, llenar con una mezcla específica para bromelias o una composición de tierra y turba con un poco de arena.

Durante 4 meses, conservar la maceta en un área alumbrada, sin sol directo. Mojar muy poco, salvaguardando  un mínimo de humedad. Entonces, una vez empezado el desarrollo, regar regularmente. Una espiga nueva debe surgir a los 3 o 4 años después esta replantada.

Galería de fotos

100%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios