Haciendo Eco en Pilar

INCIENSO. La suculenta que tiene varios usos y está llena de misticismo

El incienso es una de las plantas que más misticismo tiene y guarda un asombroso significado oculto. Además de todo ello, reúne una gran capacidad de decoración: sus hojas de color verde brillante con bordes de tonalidad crema, hacen que sea una gran aliada en esta materia.
viernes, 15 de octubre de 2021 · 10:47

De acuerdo al Feng Shui esta suculenta tiene propiedades mágicas que nos ayudarán a mantener la casa limpia y pura, algo importantísimo para la armonía y el bienestar de nuestro hogar.

En cuanto al significado espiritual, el sistema filosófico sostiene que ella crea un excelente Chi a su alrededor. Además ayuda a disipar la tristeza, melancolía y los malos entendidos.

En realidad, la planta de incienso no es tan popular como los inciensos que provienen de ella y venden ya fabricados para usar en meditaciones o actividades holísticas, pero lo curioso es que es una planta bastante resistente y recomendable para tener en casa. Puedo asegurártelo porque la disfruto día a día.

Independientemente a que es muy linda e ideal para decorar cualquier espacio de tu hogar,  la planta de incienso ofrece muchos beneficios o 'propiedades mágicas'.

 

Beneficios de la planta de incienso

Desde tiempos remotos, se descubrió que al quemar la planta de incienso (Plectranthus Coleoidesse) desprendía un olor muy característico y relajante, por lo que se usó en rituales con fines religiosos.

Para que te des una idea de qué tan antigua es esta planta, si conoces la historia del viaje de los Reyes Magos a Belén, sabrás que llevaron incienso como regalo al niño Jesús.  En Tierra Santa durante milenios esta mezcla de resinas (gomorresinas) extraídas de la corteza del tronco de diversas especies del género botánico Boswellia se usó para perfumar el ambiente, «ahuyentar a los demonios» y honrar a dioses y hombres. Su empleo está descripto en diversas culturas precristianas, desde Egipto, Cartago (fenicios) y romanos, hasta culturas orientales. Como todo lo valioso, existían, y existen, sucedáneos elaborados a partir de resinas de otros árboles y arbustos de Oriente Medio.

Estudios farmacológicos realizados en la Universidad hebrea de Jerusalén (Israel) han descubierto que esta resina blanquecina alivia la ansiedad y la depresión, al menos en animales de experimentación (ratones). Así mismo ayudan a la termorregulación.

Al incienso se le achacan propiedades mágicas, más allá de su potente, persistente, exquisito y carísimo aroma.

Hasta ahora, los efectos observados con el incienso son más prosaicos, aunque no por ello menos interesantes. Todos los experimentos farmacéuticos se han realizado en roedores. Los farmacólogos inyectaron en ratones acetato de incensol, el principal principio activo de las resinas que catalogamos como incienso. Tras la inyección intramuscular de este aceite, los ratones permanecían tranquilos en ambientes abiertos, situación inhabitual en estos animales; y, así mismo, nadaban durante más tiempo en habitáculos de los que no podían escapar, antes de rendirse y flotar, abandonados a su suerte. Ambos comportamientos evidencian una disminución de la ansiedad, y semejan al comportamiento observado en estos animales tras la inyección de fármacos antidepresivos.

El autor principal del estudio, Arieh Moussaieff, del Instituto Weizmann de Israel, afirma que este comportamiento se remonta al Talmud (el Libro Sagrado de los judíos). En él se escribe que «el prisionero condenado a muerte solía recibir extracto de Boswellia en una copa de vino, con el fin de entumecer sus sentidos antes de la ejecución». Probablemente fue también la resina con que los soldados romanos humedecieron los labios de Jesucristo agonizante en la cruz.

La leve actividad psicoactiva de algunos aceites esenciales es bien conocida. Por ejemplo, el limón eleva el estado de ánimo, y la lavanda reduce la agitación en pacientes con demencia (por ello es recomendable tener esta planta en habitaciones de enfermos con demencia de alzhéimer).

Sin embargo, no se pueden extrapolar sin más las observaciones en ratones a las complejas emociones del cerebro humano. La farmacología precisa crear modelos con que estudiar las sustancias con potencial de modificar el comportamiento, para extrapolar los resultados a las enfermedades mentales. Sin embargo, los hallazgos y las observaciones en animales experimentales no se deben trasmutar sin más a la medicina humana.

Contrario a este punto de vista es Raphael Mechoulam, célebre por sus estudios con el principio activo del cáñamo (Cannabis sativa), tetrahidocannabinol, durante la década de 1960. De sus estudios con la planta del cánnabis y sus principios activos concluye que lo observado con roedores se puede extrapolar al comportamiento humano. 

 

La planta de incienso es muy usada en la fitoterapia y aromaterapia, ya que relaja, alivia y armoniza el cuerpo y el espíritu.

 

Como señalamos, algunos estudios también han arrojado que incluso es capaz de aliviar la ansiedad y la depresión.

 

También, mejora la circulación, puede ayudar al sistema respiratorio y es afrodisíaca debido a su aroma.

 

Se dice que ayuda a atraer buena energía.

 

Cuidados de la planta de incienso

Por otro lado, si tu finalidad es únicamente decorar con tu planta de incienso, debes saber que es muy fácil de mantener.

Sus hojas, de color verde brillante con un borde blanco crema,  son muy olorosas al igual que sus pequeñas flores. Sus tallos tienen un pelo muy fino que se extiende hasta las hojas.

El nombre científico de la planta es Plectranthus Coleoides y es una planta perenne. Procede de regiones tropicales y pertenece a la gran familia de las Labiadas.

Hay gran variedad de plantas de incienso y las que más se utilizan son las que tienen las hojas en forma de corazón porque el olor es más intenso. Hay que tener cuidado y no confundir el Plectranthus con la sagrada Boswellia, que es la planta de la que se extrae la resina para producir el incienso.

Algunos de los cuidados que debes seguir son:

- Al ser una planta de origen tropical, no resiste el frío, sin embargo, se adapta muy bien a los interiores, siempre y cuando esté ubicada en una habitación en la que entre mucha luz natural.

- Colócala en un lugar iluminado, pero sin luz directa del sol, es decir, en resolana. 

- Como crece mucho, puedes colocarla en una maceta colgante.

- Corta de vez en cuando sus hojas secas.

- Dale agua una vez a la semana y en caso de que veas que sus hojas empiezan a caerse mucho, significa que necesita más agua.

- Otro aspecto a considerar es la administración de fertilizantes de origen natural y disuelto en el agua de riego.

- En caso de que no quieras que crezca demasiado, puedes cortar sus puntas constantemente.

¡A DISFRUTAR DE LOS MIMOS QUE PRODUCE A NUESTROS SENTIDOS LA PLANTA DE INCIENSO!   

Galería de fotos

100%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios