Pilar Joven

Una Reina de Selección

Sol Córdoba tiene 14 años y brilla en Real Pilar. Fue convocada a la Selección Sub 17. Y sueña con ganar una beca para estudiar y jugar en el exterior.

Ya en sus primeros años de vida, Sol Córdoba, que hoy tiene 14, se dio cuenta de que lo suyo era el fútbol. Así fue que a los 6 comenzó a entrenar en Gauchitos Pilarica, un club municipal en el cual todavía está, para dar el salto a la primera de Real Pilar y ser convocada a la Selección Sub 17.

Con compromiso y responsabilidad, como encara su vida en general, esta adolescente cuya madurez asombra sabe que para conseguir lo que quiere es importante ser perseverante.Y es en su sueño de ganar una beca para estudiar y jugar al fútbol en el exterior en donde encuentra el combustible para combinar la escuela con los entrenamientos, sobre todo ahora que fue convocada por la Selección Sub 17.

En diálogo con El Diario, Sol aseguró que “el fútbol para mí es mi vida, es muy difícil expresar lo que siento por este deporte”, aunque reconoce que lo que más le atrajo fue que sea colectivo “y la adrenalina que me despierta la competencia”.

Con una compañera como referente -admira y agradece a Magalí Benítez por su apoyo constante casi tan férreo como el de su familia que la acompañó desde que pateó la primera pelota -, la defensora central se considera “una jugadora rústica y simple, muy seria a la hora de jugar o entrenar” y a la que le gusta hacer todo “con intensidad”.

Contra los prejuicios

A pesar de que cada vez son más las mujeres que se inclinan por este deporte, también son muchos los que todavía ven con recelo que se dediquen a esta disciplina.

Consciente de esta realidad, Sol manifestó: “Es un deporte que creció muchísimo y muchas chicas tenían miedo de empezar a hacerlo por los comentarios o porque quizás sus familias no las dejaban pero ahora se ven muchas chiquitas, que al ser de una nueva generación y como el fútbol femenino está creciendo, se entusiasman y lo hacen”.

Y la pilarense habla con conocimiento de causa. Ella misma recibió comentarios degradantes por elegir el fútbol como deporte y por, incluso, jugar mejor que muchos varones. “Me decían que eso era para hombres, que era una marimacho, y cosas así que dolían, pero estaba mentalizada en que quería ser futbolista y no les daba importancia, nadie iba a cambiar mi amor por el fútbol”, reveló.

Así, con altura, les respondió a los críticos: “Creo que son personas con mente cerrada, que no ven la realidad y no se dan cuenta que ningún deporte es para hombre o para mujer, que cada uno es libre de hacer lo que le gusta”.

Sueños

“Tengo una mezcla de sentimientos, es algo increíble lo que estoy viviendo y no me entra tanta felicidad. Cosas como estas son las que te dan más ganas de seguir por tus sueños, yo sabía que con esfuerzo se podía y lo confirmé, así que a seguir y a dar todo por mi país”, dijo la jugadora en referencia a la convocatoria del seleccionado y al ascenso que está por jugar con Real Pilar.

Con el objetivo de llegar a ser jugadora profesional y con el anhelo de que en Argentina el fútbol femenino consiga un lugar destacado como pasa en muchos otros países, Sol sigue entrenando todos los días para acostarse pensando en su sueño máximo, llegar a la Selección Mayor y cantar el himno nacional vistiendo la camiseta de su país.  

 

 

 

 

 

Galería de fotos
18
1
Comentarios Libres