Pide en la calle para poder hacerle la fiesta de 15 a su hija

Estela Velázquez es vecina de Derqui. Los domingos, en la zona de Bulnes y Santa Fe, recibe ayuda de los transeúntes. Para mantener a su familia trabajó de “trapito” y tiene un puesto en una feria americana.

Pide en la calle para poder hacerle la fiesta de 15 a su hija

Juntas. Estela y su hija Tamara.

Los tiempos cambiaron, pero la tradicional fiesta de 15 años sigue siendo uno de los momentos más esperados para las adolescentes que, en muchos casos, durante años sueñan con el vestido y piensan hasta el más mínimo detalle para celebrar con sus amigos y familia. Pero el factor económico suele ser una traba con la que muchas se encuentran al momento de planear tan ansiado momento.

Este es el caso de Tamara Pintos, que el pasado miércoles 22 de mayo cumplió los 15 y que espera, a fines de junio, poder tener su fiesta. Por esa razón, su mamá, Estela Velázquez, está moviendo cielo y tierra para poder cumplirle el sueño a su hija más chica que no ve la hora de poder festejar junto a sus seres queridos.

Así, todos los domingos, sin importar que haga frío o calor,  Estela se sienta sobre un banquito ubicado en cercanías de Bulnes y Santa Fe, en el barrio porteño de Palermo, y pide ayuda, la que sea, desde dinero hasta alimento o ropa para la feria americana del barrio Monterrey en la que está todos los sábados, de 10 a 16.

Lamentablemente la mujer, que vive con sus seis hijos en una casita del barrio El Triángulo, de Presidente Derqui, ya está habituada a este trajín porque comenzó a hacer viajes diarios a Palermo hace ya 21 años, cuando quedó embarazada de su primera hija (que en septiembre cumple 22).

En estos 21 años hizo de todo: desde abrir las puertas de los taxis en el shopping Alto Palermo hasta trabajar como cuida coches, trabajo que tuvo durante 10 años hasta que tuvo que decir basta por una lumbalgia que todavía la tiene a maltraer.

En diálogo con El Diario, la derquina explicó: “Me siento a pedir plata, y la gente que ya me conoce me da ropa para la feria. Aunque ahora estoy juntando dinero para los quince, es algo que siempre hice. Cuando quedé embarazada por primera vez empecé a ir, al principio iba casi todos los días de la semana, después los fines de semana y ahora voy solo los domingos”.

Y es tal el cariño que despertó en los comerciantes de la zona –que le regalan desde facturas y pan hasta verduras y pollo -  y en muchos de los vecinos de Palermo que hasta conocen a sus hijos.

En este sentido, contó: “Voy, me siento en mi lugar y la gente que pasa y me conoce me da plata, mercadería, ropa. Me ayudan con bastantes cosas y gracias a Dios nunca dejaron de hacerlo. Quizás no tanto como antes porque ellos también están mal”.

Festejo

A pesar de la dura realidad que le toca vivir, y que afecta a millones de personas, Estela no deja de ponerle una sonrisa a la vida y, más allá de la limitación física que tiene, por los profundos dolores que sufre debido a la lumbalgia, no deja de moverse en pos de poder darle lo mejor a sus hijos y, en este caso puntual, a su hija menor, Tamara.

Por eso está vendiendo rifas y con ese dinero ya comenzó a comprar mercadería para la fiesta. “Ya tengo dos cajones de pollo, un gancho de chorizos, cuatro packs de Manaos y ahora con la otra rifa que estamos haciendo voy a ver si puedo comprar más bebida”, relató, con entusiasmo.

La fecha prevista para la fiesta es el 29 de junio, siempre y cuando la solidaridad de la gente acompañe. Aunque es paciente, todavía quedan por conseguir dos cosas clave, el vestido y un salón.

Sin bajar los brazos, este domingo, como sucede hace 21 años, volverá a sentarse en Bulnes y Santa Fe, con el orgullo de saber que va a poder regalarle a su hija un recuerdo que no va a olvidar jamás.

Contacto

Para ayudar a Estela Velázquez comunicarse al teléfono de su hija Tamara (011)-15-3381-8304.

 

 

 

 

 

 

Comentarios Libres