Personaje

“Siento al fútbol como el nacimiento de un hijo”

Con esa pasión lo vive Nahuel Palavecino cada vez que entra a una cancha: “trato de seguir disfrutándolo”. Uno de los últimos enganches de la Liga Escobarense espera por la vuelta del torneo con Zelaya.
domingo, 3 de mayo de 2020 · 00:03

Los expertos del fútbol resaltan que los “enganches” son una raza en extinción. Pero en la Liga Escobarense todavía queda alguno que con su toque, gambeta o pase preciso le dan un toque de distinción.
Hoy ya es una “especie rara” dentro del juego dinámico que propone el fútbol contemporáneo. Nahuel Palavecino es uno de esos sobrevivientes que trata de imponer su “destreza” de “poner la bocha bajo la suela” y jugar al “toque de primera” inventando alguna fantasía.
“Los talentosos se fueron apagando porque ya no era como antes que había muchos chicos jugando en los potreros y con eso se perdió la picardía. Eso se terminó. Ahora los chicos están todo el día jugando con un teléfono, una tablet o una computadora. Eso lo veo en mi casa con mis hijos”, dio su punto de vista el jugador de Atlético Zelaya.
“Pienso que cambió mucho a partir de los sistemas tácticos. En sí, si metés la pelota dentro del rectángulo vale igual. Pero cambió mucho la forma de jugar. Hoy se corre mucho, más de lo que se piensa. Capaz que antes se pensaba más que en correr. Ahora todo es al revés. Los jugadores vuelan físicamente y el juego se equipara corriendo”, expresó. 
Y continuó: “Fijate que no hay tanta diferencia como se dá en la Copa Argentina, que un equipo de la D le gane a uno de Primera es porque están al mismo nivel físicamente.”
“Los jugadores arrancan desde muy chicos con una estructura y si a los 16 años no te adaptaste no tenés posibilidades”, cerró la idea en diálogo con La liga.

Solo fútbol
Palavecino vive con mucha pasión el fútbol y está tan arraigado que si no lo tiene sufre. “Siento al fútbol como el nacimiento de un hijo, imagínate al nivel que lo vivo. Lo siento y lo disfruto a ese nivel comparativo”, resaltó.
“Creo que el fútbol en mi vida lo es todo”, dice, y agrega: “De la forma que yo lo juego, ya sea en mi casa o en un estadio con mucha gente, siempre trato de disfrutarlo de la mejor manera porque te deja recuerdos, anécdotas y muchos amigos como conocer mucha gente buena. Por eso es muy lindo el fútbol.”
En medio de la cuarentena social, preventiva y obligatoria por el Covid-19, Pala extraña mucho el compartir los entrenamientos con sus compañeros de plantel de Zelaya. Él formó parte del equipo que, en el primer año de competencia, le dio al club el ascenso a la División A de la Escobarense. 
Y en este 2020 (si vuelve la competencia) defenderá los colores del Naranja buscando ser protagonistas de la elite. 
“Todos los que hacemos este deporte tenemos la necesidad de mantenernos en movimiento, somos muy inquietos, tratando de estar lo mejor posible y viviendo el torneo. No sé qué va a pasar y hasta cuándo seguirá la inactividad”, comentó el jugador de 35 años.
La pelota sigue con él, es una integrante más de la familia. “Los que somos enganches siempre la tenemos al pie, estamos todos los días juntos. Ahora que estamos encerrados cuando puedo en casa estoy jugando con los chicos y disfrutando con ellos.”
Además entrena en su casa todos los días para mantenerse en forma física esperando la vuelta de la actividad. “El profe nos pasa ejercicios físicos por el grupo de WhatsApp. Nos pasa una rutina para mantenerse pero lógico que no es lo mismo por el espacio que hay en el patio. Igual trato de cumplir con las estaciones que me pasa y como me armé un gimnasio chiquito hago complementos.”
Pala es uno de los enganches que sobreviven en la Liga. Mientras espera por la vuelta de la competencia quiere seguir divirtiéndose y deleitar a los hinchas con su magia. 


Objetivo
Nahuel Palavecino resalta que cualquiera puede llegar a cumplir objetivos de “escalar alto” en el fútbol. “No hay diferencias si vos jugaste en el fútbol de Ascenso o en la Liga Escobarense. Todo pasa por tener una mentalidad fuerte y tener definido que es lo que quiere como jugador, de estar convencido. Cualquiera que se lo proponga y esté en la Liga puede jugar en cualquier parte del mundo. Un buen ejemplo claro es Marcos Riquelme, que saliendo de la Liga y teniendo condiciones llegó a donde llegó. Y le está yendo bien”, valoró.

Comentarios