Joven promesa

“El taekwondo es mi cable a tierra”

Soledad Molina tiene 18 años y se prepara para el Mundial de Australia, el año próximo. Su vida transcurre entre el estudio, los entrenamientos y la enseñanza.

“El taekwondo es mi cable a tierra”

EN ACCIÓN. Molina tiene la meta puesta en el 2019.

Mariana Soledad Molina nació hace 18 años y, ya a los 3, comenzó a practicar taekwondo en el gimnasio Atlon con Marcelo Aciar, quien hoy sigue siendo su profesor. El año pasado fue convocada para representar al país en el mundial de la disciplina y, días atrás, recibió la grata noticia de que tendrá de nuevo el honor de hacerlo en 2019, en Australia.
Feliz, pero con el foco puesto en seguir creciendo y mejorando su técnica día a día, no deja de lado sus estudios –Licenciatura en Administración de Empresas- y su trabajo como profesora de taekwondo en el mismo lugar en donde entrena, indicio que refleja la confianza que sus mismos maestros tienen depositada en ella.
“El taekwondo para mí es un cable a tierra, es lo que me ayuda a despejarme”, define Molina. Al momento de definirse, ella sabe que es una persona perseverante, que hace todo lo posible (y lo imposible) para poder cumplir sus objetivos y metas. Entre ellos, llegar a un mundial.

“Saber que hay un nuevo mundial y que es en otro país, significa mucho para mí. Es un reto muy importante que requiere de mucho entrenamiento y dedicación. Por eso en su momento me propuse poner todo lo que sea necesario para ir y cumplir mi sueño de poder representar nuevamente a Pilar y a la Argentina”, reveló, además de confirmar que este año participará del Sudamericano, en Rosario.

Docencia
A Molina, la disciplina le enseñó valores que no solo ejerce en su vida diaria, sino también intenta transmitir a sus alumnos. “Hay cinco principios que a medida que avanzamos vamos desarrollando. Entre ellos están el autocontrol, la perseverancia, la cortesía, la integridad y el espíritu indomable. Practicar taekwondo me ayudó a conocer gente nueva tanto en el gimnasio como en los torneos”, dijo.
En cuanto a la responsabilidad que supone entrenar y, de algún modo educar a niños, sabe que lo importante es transmitirles seguridad a los papás, para que sepan que sus hijos están en buenas manos. “A mis alumnos trato de transmitirles esta linda y hermosa pasión por este deporte, transmitirles confianza y seguridad en ellos mismos para que día a día puedan superarse, no solo en este deporte, sino también en la vida. Les enseño a que aprendan a ser buenas personas, porque ellos son el futuro”, cerró la joven, que ya habla con la voz de la experiencia. 

9
0
Comentarios Libres