Posible mala praxis

Denuncia que se negaron a practicarle una cesárea y su bebé murió

Una mujer de 23 años cursaba un embarazo sano. Pese a la recomendación de dos profesionales, durante un día y medio le indujeron el parto natural. El bebe murió al día siguiente de nacer.
sábado, 24 de septiembre de 2022 · 16:13

Micaela Vilchez todavía conserva en su perfil de Whatsapp una foto con su panza enorme, abrazada por su marido, reflejo de una espera feliz y sin sobresaltos que, todo indicaba, culminaría con la llegada de Joaquín, su primer hijo.

Pero una sucesión de decisiones profesionales –como mínimo- cuestionables derivaron en que hoy la joven de 23 años atienda a El Diario desde otro hospital, adonde llegó en las últimas horas por las secuelas que le dejó un parto extenso y traumático, sin su bebé en brazos.

Fue el miércoles 14 de septiembre cuando la futura mamá ingresó a la Maternidad Nuestra Señora del Pilar (Panamericana Km. 52) con un embarazo a término, derivada del centro de salud de Moreno, su ciudad de residencia, donde venía efectuándose los controles correspondientes.

“Le comento a la obstetra una picazón en la mano, me dice que me haga un hepatograma de guardia y en la guardia las doctoras me explican que mi bebé y yo estábamos bien, pero como ya estábamos de 38 semanas era más prudente inducir el parto para evitar futuras complicaciones”, relató a El Diario la estudiante de Ciencias Biológicas que trabaja ambientando eventos junto a una amiga y colabora con una organización barrial.

Así es que el jueves 15 por la mañana se internó en la maternidad para que le provoquen el parto. Un proceso que se extendió por un día y medio, con pastillas y goteo mediante. Fue el viernes a las 10 de la mañana cuando Micaela comenzó a sentir fuertes contracciones.

“Me hacen tacto y ven que yo era muy chiquita (mide 1,49) y el bebé se sentía muy grande”, así es que dos mujeres –desconoce si se trata de médicas o parteras- “debaten que sería mejor una cesárea”. Además, le confirman que el bebé “tenía su cabeza más arriba, no estaba bien encajada como para salir”.

Según el relato de la joven, en dos oportunidades las profesionales le sugirieron al médico obstetra –cuyo nombre Micaela desconoce- que lo conveniente sería efectuar una cirugía, siempre encontrándose con la negativa del galeno.

Finamente, optaron por practicarle la denominada maniobra de Keller, en la que los profesionales presionan con fuerza sus brazos sobre la panza de la parturienta para provocar el descenso del niño.

“Una coordinadora de la campaña contra la violencia obstétrica me informó que está maniobra está prohibida en muchos países del mundo porque es muy riesgosa”, explicó la chica a la que también se la privó de su derecho de estar acompañada por Alexis Espinoza, su pareja, durante el alumbramiento.

Joaquín nació a las 15:22 del viernes 16, con 3,440 kilos y 50 centímetros. Algo raro en su llanto alertó a su madre, sin embargo, los médicos la tranquilizaron diciéndole que “nació con un problemita respiratorio, algo que podía pasar, que solo con temperatura y oxígeno se solucionaba, seguramente en 24 horas”.

Las secuelas del parto –desgarros, excesiva pérdida de sangre por la que tuvo que recibir transfusiones- recién le permitieron ver a su bebé en neonatología el sábado a las 19. Allí comprobó que estaba intubado. Una hora y media más tarde, le comunicaron su muerte.

“El doctor que informó el fallecimiento me dijo que podría ser porque el parto fue muy largo. El director del hospital tampoco nos supo dar una respuesta”, aseguró.

La familia realizó la denuncia en la Comisaría Pilar 5ª de Pilar y mientras aguardan los avances de la investigación, la joven mamá tuvo que volver a ser internada en un hospital de Moreno por una infección urinaria, en los puntos del desgarro y en el útero. Además, padece anemia.

“Siento un dolor profundo por la pérdida de mi hijo, porque me lo mataron, bronca e impotencia porque esas personas estén trabajando y a cargo de la salud de muchas mamás y bebés”, concluyó.

Sus allegados marcharon hoy al mediodía desde el tanque de agua hasta el Palacio Municipal con pancartas y pañuelos rojos en contra de la violencia obstétrica, para pedir justicia. 

Comentarios

25/9/2022 | 21:34
#0
La salud y la seguridad en pilar dos cosas importantes para la vida de los ciudadanos pilarenses están terriblemente malísima cuando pondrán funcionarios idóneos? y que no solo sean puestos políticos juegan con la vida de los ciudadanos sr intendente usted es responsable