Contame una buena

Las mujeres se han transformado en el nuevo pulmón científico del Vaticano

sábado, 6 de noviembre de 2021 · 07:58

El papa Francisco está dando visibilidad al trabajo de las mujeres en el mundo de la ciencia como prueban los últimos nombramientos de expertas, entre ellas tres premios Nobel, como miembros de las Academias pontificias que se ocupan de estas disciplinas.

El Vaticano nombró tres premios Nobel como miembros ordinarios de la Pontificia Academia de las Ciencias:

JENNIFER ANNE DOUDNA, premio Nobel de Química en 2020.

Doudna nació el 19 de febrero de 1964 en Washington, estudió química en el Pomona College de Claremont, se especializó en bioquímica en la Facultad de Medicina de Harvard, en Cambridge, y continuó sus estudios en la Universidad de Colorado, en Boulder. Actualmente es profesora de química molecular en la Universidad de California en Berkeley.

EMMANUELLE MARIE CHARPENTIER quien compartió con Doudna el premio Nobel de Química en 2020.

Charpentier es francesa, nació el 11 de diciembre de 1968 en Juvisy-sur-Orge y se especializó en Biología, Microbiología, Bioquímica y Genética en la Universidad Pierre et Marie Curie de París. 

DONNA theo STRICKLAND, premio Nobel de Física en 2018.

Ella  es canadiense y nació en 1959 en Guelph, se licenció en Ingeniería en la Universidad McMaster de Hamilton (Canadá), y se doctoró en Física, con especialización en Óptica, en la Universidad de Rochester, en Estados Unidos. En 2018 se convirtió en la tercera mujer en la historia en recibir el Nobel de Física.

 

Con estos nombramientos, la Academia contabiliza 24 premios nobeles entre sus miembros actuales. Actualmente hay 80 miembros de 36 países distintos. Se trata de investigadores destacados que asumen un cargo vitalicio y participan en sesiones plenarias, grupos de investigación y actividades de la academia que es una entidad independiente de la Santa Sede a fin de garantizar la libertad de investigación. 

La Academia Pontificia de las Ciencias fue fundada en Roma  por Federico Cesi, Giovanni Heck, Francesco Stelluti y Anastasio de Filiis el 17 de agosto de 1603 con el nombre de Linceorum Academia, de la que Galileo Galilei fue nombrado miembro el 25 de agosto de 1610, fue refundada en 1847 por Pío IX con el nombre de Pontificia Academia de los Nuevos Lincei. Se trasladó a su ubicación actual, la Casina Pio IV en los Jardines Vaticanos, en 1922 y fue Pío XI en 1936 quien le dio su nombre y estatutos actuales. 

Su misión es honrar la ciencia pura dondequiera que se encuentre, garantizar su libertad y fomentar la investigación para su avance. 

La Academia está dirigida por un presidente, asistido por el Consejo. Sus 80 Académicos Pontificios son nombrados de por vida por el Santo Padre a partir de propuestas del cuerpo académico y elegidos, sin ninguna forma de discriminación étnica o religiosa, entre los más eminentes científicos y estudiosos de las ciencias matemáticas y experimentales de todo el mundo.

Anteriormente, Francisco designó a otras tres mujeres como miembros de las academias pontificias.

Entre ellas es nuevo miembro de la Academia pontificia de Ciencias Sociales la antropóloga MPILENHE PEARL SITHOLE, profesora en la Universidad de Phuthaditjhaba, en Sudáfrica, quien además trabajó en el desarrollo y la gestión política de áreas rurales en el Consejo de Investigación de Ciencias Humanas y en el 2011 recibió el premio Women in Science del Departamento de Ciencia y Tecnología de Sudáfrica, por su trabajo como científica social.

El pontífice también nombró miembro de la Academia de la Ciencia a la neerlandesa EWINE FLEUR VAN DISHOECK, profesora de astrofísica molecular en el Observatorio de Leiden (Países Bajos). Van Dishoeck, nacida el 13 de junio de 1955 en Leiden (Países Bajos) es desde el 2018 miembro honorario del Koninklijke Nederlandse Chemische Vereniging y sus investigaciones se refieren al medio interestelar, nubes moleculares; la evolución de la física y química elemental durante la formación de estrellas y el sistema planetario

 

1
2
50%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
50%
Indiferencia

Comentarios