La respuesta solidaria por la historia de una madre y su hija con síndrome de Down

A partir de la nota publicada en pilaradiario.com, Ariadna Serruya (14) y su madre Graciela recibieron mensajes de aliento. Algunas personas han pedido el contacto para ayudarla, mientras que otras directamente le ofrecieron servicios gratuitos de diversas terapias.
martes, 19 de enero de 2021 · 14:04

“Ayer (lunes) me llamaron de PAMI y me dijeron que van a actualizar la solicitud. Que van a apurar los trámites. Con la nota publicada van a moverse más rápido. Pero hasta que la nena vaya a las terapias, yo espero”, comenta Graciela Manoguerra, luego de la publicación de su historia en pilaradiario.com.

Por más de 10 años Graciela ha estado peleando para asegurar que su hija Ariadna Serruya, de 14 años y con síndrome de Down, reciba los tratamientos médicos que necesita. Entre las que requiere está fonoaudiología, psicopedagogía y terapia ocupacional.

Además de la rápida respuesta del PAMI, la nota recibió varios mensajes solidarios. Algunas personas han pedido el contacto de esta madre para ayudarla, mientras que otras directamente le ofrecieron servicios gratuitos de terapia a Ariadna, como por ejemplo hidrosport (ejercicios en el agua). “La verdad es que te llena el alma, porque yo siempre hice la lucha solita con los conocidos que me alientan. Y sentir que hay gente que te puede apoyar, a mí me hace bien. Me da energías para seguir”, expresa Graciela.

Agrega que todo lo que consigue en este camino también les sirve a otros padres que tienen chicos con discapacidad. “El que no tiene una obra social, ¿a dónde va el chico? Porque acá en Pilar no hay escuelas públicas que ofrezcan no solo escolarización, sino también terapia. Hay que pagar, y no es accesible”.

Pese a todas las trabas, la insistencia de Graciela por obtener los cuidados que Ariadna requiere para su salud y educación la llevaron a lograr que su hija sea atendida en la Cata de Pilar, conseguir una maestra integradora y obtener asistencia terapéutica. Todo eso ya lo perdió, pero ella está lejos de rendirse. “Yo estoy agradecida con quienes se interesaron por mi historia. A veces me canso y paro un tiempo. Pero después vuelvo. Hay que luchar por lo que los chicos necesitan para que el día de mañana se puedan manejar en la vida, sin depender de los demás, en el caso que se pueda. Mi hija puede, y por eso insisto”, cuenta.

Con el entusiasmo que la acompaña frente a la solidaridad de las personas, el deseo de esta madre es que antes de que Ariadna cumpla 20 años, ella pueda recuperar las terapias que necesita y aprender a leer y escribir. “Porque si bien ella venía bien en la escuela, sin los tratamientos adecuados, todo cuesta más”.

Para aquellos que quieran contactarse con Graciela, ella deja disponible su número de celular (230-4348323) y su correo electrónico: graceari59@hotmail.com.

33%
Satisfacción
66%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios