El peaje trepó a 10 pesos en el segundo aumento en cuatro meses

La nueva tarifa comenzó a regir desde ayer. Seguirá costando 13 pesos en hora pico. Entre críticas y rechazos de los usuarios viales, en cuatro años pasar por la autopista es un 354% más caro.
jueves, 2 de mayo de 2013 · 00:00

Cuando aun no terminó de transcurrir el primer semestre del año, el peaje del ramal Pilar de la autopista Panamericana aumentó por segunda vez. A partir del primer del mes de mayo los automovilistas que atraviesen la cabina de cobro deberán abonar 10 pesos en hora no pico.

El aumento aplicado por la empresa que tiene la concesión del camino, Autopistas del Sol, fue autorizado por la Dirección Nacional de Vialidad el último viernes y alcanza a los principales peajes de acceso a la Capital Federal. En el caso de Pilar, el incremento aplicado es del 11%. A la tarifa en hora no pico que desde el último 1º de enero costaba 9 pesos habrá que sumarle 1 peso más.

En cuanto al valor del peaje en hora pico, aquella que rige en determinadas franjas horarias donde el caudal de vehículos se incrementa (entre las 7 y 10 de la mañana en sentido a Capital y entre las 17 y las 20 sentido a Pilar), seguirá costando 13 pesos.

 

Acumulado

A razón de dos aumentos anuales, el peaje es uno de los servicios que más ha aumentado sus tarifas en los últimos cuatro años. En los ocho incrementos sucesivos que se dieron desde enero de 2009 a la fecha, acumuló una suba del 354%.

Cabe recordar que hasta el último día de 2008 los automovilistas abonaban 2,20 pesos al pasar por la cabina de cobro, casi la quinta parte de lo que se abona desde el último miércoles.

Hasta entonces tampoco había distinción entre hora pico y no pico. Desde el primer mes de 2009 comenzó a adoptarse dicha modalidad y desde ese momento rigen tarifas diferenciadas para determinados momentos del día.

Si se toma como parámetro la tarifa en hora no pico, la suba acumulada en poco más de cuatro años es del 490%.

La tarifa de 10 pesos en hora no pico y 13 en hora pico se aplicará en vehículos de 2 ejes. En tanto que los rodados de hasta 4 ejes y de menos de 2.10 m. de altura abonarán 11 y 14 pesos respectivamente (50 centavos más que hasta entonces).

Los motociclistas, por su parte, también deberán agregar una moneda de 50 centavos a su presupuesto: la tarifa pasará de 3,50 a 4.

 

Sin luz

En contraste con la velocidad de los aumentos, por decisión de Autopistas del Sol y con el aval del Órgano de Control de Concesiones Viales (OCCOVI) la mitad de las luces de la traza que comprende a Pilar permanecen apagadas.

La situación fue reflejada por El Diario a fines del mes de enero donde se relevó que de un total de 1.092 luminarias comprendidas entre el kilómetro 57 hasta el peaje (kilómetro 32), 546 permanecen encendidas por las noches, el resto, exactamente el 50% del total, son apagadas.

Días después, el OCCOVI se manifestó al respecto y justificó la medida en la necesidad de “paliar la crisis energética”. No obstante, desde el organismo se comprometieron a garantizar la iluminación de ciertos puntos críticos de la Panamericana: la curva de la autopista en el kilómetro 46 a metros del country Los Lagartos; la bajada de la calle Caamaño y el tramo comprendido entre los kilómetros 51 y 53.

 

354%

Aumentó el peaje en poco más de cuatro años. 490% si se toma como parámetro la tarifa en hora pico.

 

Tarifazo

Críticas de los usuarios viales

El sorpresivo aumento del peaje no estuvo exento de quejas. El Comité Nacional de Defensa del Usuario Vial (CONADUV) manifestó su “enérgico rechazo” en un comunicado donde califico la decisión del Gobierno nacional de autorizar la suba como “antidemocrática, autoritaria e irresponsable”.

En el mismo sentido, señaló que “ni siquiera convocó a una audiencia pública donde los usuarios viales pudieran expresar sus reclamos y alternativas paras evitar este nuevo tarifazo”.

En el mismo comunicado, el coordinador del CONADUV, Ricardo Lasca, cuestionó además, el destino del dinero recaudado en los peajes. “Los usuarios viales –expresó- estamos hartos de pagar a cuenta obras futuras. El peaje no es un pago a cuenta ni un crédito ni un subsidio al concesionario, es el pago de una contraprestación real ofrecida. El peaje está concebido cuando primero se hacen las obras y luego se las cobran a los que usan el camino”.

Así, la entidad recordó que “varios aumentos autorizados por el Gobierno nacional tuvieron como objetivo remodelar y ampliar la Avenida General Paz, obras que nunca se hicieron y que en definitiva fueron incrementos encubiertos para favorecer los intereses de los concesionarios viales”.

“Toda la política del Gobierno nacional en materia de infraestructura vial, tiene como objetivo generar mayores beneficios a las empresas concesionarias amigas del poder y del nefasto Club de peaje”, concluyó Lasca.

Comentarios