La mamá de Santino pide ayuda para acondicionar su casa

Precisa materiales especiales para garantizar las condiciones de asepsia que el pequeño, que fue dado por muerto al nacer, necesita. Asegura que es un bebé inquieto y que se recupera bien.
sábado, 18 de mayo de 2013 · 00:00

A casi una semana de haber recibido el alta, Santino Franco, el bebé que fue dado por muerto al nacer el pasado mes de noviembre en el hospital Sanguinetti de Pilar, se recupera junto a sus padres en una habitación en la casa de sus abuelos paternos en San Miguel.

Sin embargo, los cuidados especiales que necesita debido a su estado de salud requieren de una adaptación de la vivienda que están construyendo sus padres en el mismo terreno.

“Por ahora estamos viviendo en una habitación que nos dio mi suegra pero nos estamos haciendo una casa en el mismo lote, si nos pueden ayudar con materiales sería muy importante para nosotros”, afirmó Gisele Franco, mamá del bebé, para agregar que “tenemos que hacer un piso de losa y tenemos que pintar con pintura especial por el tema de los gérmenes”.

Por este motivo, quienes quieran ayudar a la familia pueden hacerlo ya sea económicamente o a través de materiales.

La joven de 21 años cursó la carrera de Recursos Humanos en la Escuela Municipal de Pilar. No obstante, la demanda que implica el cuidado del bebé le impide trabajar fuera de su casa de modo que su marido es el único sostén del hogar.

 

Recuperación

El milagro que se inició el pasado 18 de noviembre cuando Santino –que nació con poco más de 600 gramos y 25 semanas de gestación- fue rescatado por su abuela materna de la chata donde lo habían depositado con restos de placenta tras el parto prematuro de su madre, continúa hasta el día de hoy.

Según Gisele, el bebé “esta súper bien, fuimos a un control el lunes y está muy bien, sigue sin oxígeno”. El pequeño continúa alimentándose por sonda hasta tanto desarrolle el reflejo de succión. “Las enfermeras –explicó- me enseñaron a cambiarle la sonda”.

En cuanto al carácter del pequeño, su madre advierte que “no llora mucho, pero es un poco nervioso, lo queremos alzar y tiene una reacción defensiva por todo lo que le tuvieron que hacer en neonatología”. De todos modos, destacó que “es muy inquieto y atento, a mí y al papá nos reconoce y sigue con la mirada cuando alguien le habla”.

El seguimiento del niño continúa en el hospital Garrahan donde fue trasladado al mes de haber nacido y donde, tal como estima su madre, seguirá recibiendo terapias de estimulación para poder equiparar su desarrollo al de un niño nacido a término.

“Los médicos me dijeron que puede tardar más en hablar o en caminar por haber sido prematuro”, explicó Gisele y si bien ciertos estudios neurológicos que le practicaron no revelan daño cerebral por lo que podría estimarse que podrá tener una vida normal “los médicos todavía no me dicen eso, me dicen que hay que ir viendo con el tiempo si quedan secuelas”.

 

Para ayudar

Comunicarse con Gisele Franco al 011-15-5 766-7185

 

La familia cambió de abogado

 

Sigue la causa judicial

 

La causa penal que la familia le inició al Municipio por el negligente comportamiento de la ginecóloga Stella Maris Villegas, quien atendió a la joven en el parto y dio por muerto a Santino, sigue en pie.

 

“Sigue adelante pero no puedo dar más detalles”, afirmó Gisele, en tanto que confirmó que cambió de abogado. 

En cuanto a los sentimientos que guarda la mujer sobre el trato recibido, reconoció que el resentimiento que guarda tiene como destinatario a la ginecóloga. Asimismo, habló sobre las instalaciones del hospital y advirtió que “no está acondicionado para atender a un parto prematuro, la maternidad de Derqui está muy alejada, como mínimo debería tener una sala de partos y una incubadora para emergencias”.

Santino tendrá como madrina de bautismo a la pediatra que lo atendió minutos después de que la abuela materna advirtiera que el pequeño se movía en la chata donde estaba. “No es recomendable sacarlo en invierno, seguramente lo hagamos más adelante”, anticipó la mamá.

Comentarios