Perdió por sus indecisiones

Fénix no encuentra la forma de salir de la mala racha. Fue 2-0 ante Luján. Hizo una etapa inicial discreta, creó situaciones y perdonó. Pero en el 2º tiempo, apenas le marcaron, se cayó y no tuvo respuestas.
martes, 23 de abril de 2013 · 00:00

Fénix sigue sin encontrar la salida en el laberinto de la irregularidad en la que está sumergido en los últimos 9 partidos. Y el domingo fue otra clara demostración del mal momento futbolístico por el que está atravesando, al caer 2-0 ante Luján como visitante.

Pese a todo se mantiene en el 4º puesto de la tabla (está entre los 4 que clasifican al Reducido) con 51 puntos, a 1 de Sacachispas y a 3 de Midland y a 4 de Defensores Unidos.

El Albinegro venía haciendo un partido discreto sobre todo en el primer tiempo y mostraba una cierta mejoría respecto de las últimas presentaciones. Porque tenía la pelota, presionaba en el mediocampo y generaba situaciones con centros cruzados que le dolían a la defensa lujanera.

Pero en el complemento, ese rendimiento decayó y el local, empujado por un reemplazo vital (entró Agustín De la Cuesta) le cambió la cara y sacando provecho de las distracciones defensivas visitantes sacó ventaja en el marcador. De ahí en más, el Cuervo volvió a ser el mismo de las últimas fechas, sin precisión en el ataque y lleno de dudas en el fondo. Luján, con un trabajo prolijo desde lo táctico, apostó a la contra y liquidó el partido.

Mejor en el arranque. Al Águila le costó acomodarse en la cancha y de no ser por Sebastián Ciaccheri que salvó de cabeza y en la línea a los 2 minutos, un centro que le salió al arco de Franco Costa, una de las figuras del local, Luján casi golpea de entrada.

Pero cuando se acomodó, Fénix inclinó la cancha, empujó a Luján sobre su arco y encontró en los centros cruzados la manera de desnudar las falencias defensivas del local. Como a los 14’, cuando Gonzalo Gil estrelló en el travesaño un cabezazo bombeado tras un centro de Lionel Bargas.

Sin embargo, de contra, el Lujanero lastimaba. A los 27’, Guillermo Bogado remató por encima del travesaño, después de llevarse los rebotes ante Javier Valenzuela y Ciaccheri.

Fénix mantenía su orden, presionaba en el medio y abriendo la cancha llegaba con centros al área. A los 35’ repitió la fórmula con Joaquín Marcos, que le puso la bocha en la cabeza a Gil que remató a las manos de Matías Roncoroni.

Así como tenía presencia en el medio a veces perdía la pelota y los de la Basílica lastimaban. Con la velocidad, Costa complicaba y a los 37’, Bargas debió exigirse para salvar en la línea el remate del delantero que sobró a Mariano Mittelman.

Otro recurso propicio que veía Fénix para sorprender a La Banda fue con remates de media distancia. El que más probó fue Esteban Pipino pero también Lionel Fonzalida, que sacó un remate cruzado que se escapó al lado del palo derecho de Roncoroni.

Ya en el complemento el trámite se emparejó. La visita bajó un poco su rendimiento y Luján, con el ingreso de De la Cuesta, ganó salida por el extremo izquierdo.

A los 6’, Mittelman se quedó con un remate forzado de Santiago Fredes. Y más allá de un tiro lejano de Pipino a los 9’, que quedó en el techo del arco, a Fénix le costaba llegar.

Luján avisó a los 12’ con un cabezazo de Costa. Por qué avisó, porque a los 15’ Ezequiel Giacaglia apareció por detrás de todos para meter un cabezazo contra el caño derecho y poner el 1-0.

El gol golpeó y mucho a un Albinegro que se fue desmoronando. Y pese a que Oscar Santángelo sumó gente en ataque (Ezequiel Hazaña y Leonardo Ruiz) siguió falto de poder en los metros finales.

Es verdad que Luján se cerró bien atrás y de contra buscó liquidarlo. Roncoroni se lució al negarle el empate a Hazaña a los 32’. Pero a los 34’, un solitario Costa se encargó de cerrar el partido, tras aprovechar un mal despeje de la última línea y definir frente a un indefenso Mittelman.

 

5 puntos

apenas sumó Fénix de los últimos 27 que jugó. En 9 partidos acumula 1 victoria, 2 empates y 6 derrotas.

Comentarios