Vecinos de dos localidades piden mejoras en el servicio de colectivos

Pertenecen a Villa Rosa y a Zelaya. Ya han comenzado a juntar firmas para interceder ante las empresas de transporte. Luchan por una mayor frecuencia y propondrán una nueva línea comunal.
viernes, 22 de marzo de 2013 · 00:00

Nuevamente el problema del transporte público en la localidad de Zelaya es noticia. El reclamo de los vecinos de sus barrios no ha llegado a buen puerto y es por eso que decidieron unir fuerzas con sus pares de Villa Rosa, que manifiestan también problemas en cuanto al servicio que brinda la línea provincial 276 de la empresa La Isleña. Un reciente paro de los trabajadores de la empresa ha puesto en marcha a las acciones de los vecinos por encontrar una solución a sus llegadas tarde a los trabajos y los retrasos en el ingreso de los alumnos de las escuelas, por mencionar algunos de los inconvenientes con los que se encuentran los pasajeros habitualmente.

“Son muchísimos chicos los que viajan de Villa Rosa a Zelaya debido a que en las escuelas de acá no hay vacantes y entonces se trasladan”, describió el panorama Elba Amarilla, presidenta de la sociedad de fomento La Esperanza del barrio San Antonio de Villa Rosa. Tal es el motivo por el cual sus nietos viajan para estudiar en la escuela 12 de Zelaya, lo que le da la autoridad a la mujer para señalar que en varias ocasiones “los chicos están llegando una hora tarde al colegio”.

Según la mujer, los colectivos se suceden cada 45 o 50 minutos y “si tiene alguna dificultad, o no tiene chofer o se rompe el colectivo, pasa cada una hora y media”.

 

Escuela preocupada

No exenta del problema, la escuela que recibe a niños villarrosenses en Zelaya también ha advertido la dificultad que deben atravesar los chicos antes de llegar a la escuela N° 12 Martín Miguel de Güemes.

Su directora viene persiguiendo a los responsables desde hace al menos tres años y en su lucha se incluyen cartas a la Secretaría de Transporte de la Nación y hasta intentos fallidos de revertir el problema a través de la única empresa que recorre ambos territorios.

“Tenemos a docentes y alumnos que viajan frecuentemente en colectivo y que tienen ese inconveniente”, comentó a El Diario la directora de la escuela, Graciela Véliz.

Las firmas continuarán recolectándose, mientras tanto, ya han establecido nuevas acciones en caso de que la vía por las firmas de los usuarios no resulte: “Si no tenemos respuesta, porque hace 3 años que estamos con esto, haremos, una manifestación pacífica frente a la Secretaría de Transporte”, indicó Amarilla. Pero no es la única alternativa que manejan quienes han encarado un nuevo esfuerzo por mejorar la comunicación entre las localidades, ya que no descartan pedir una nueva línea que recorra sus calles, argumentando las falencias que registran habitualmente.

“Este año nos pasaron una nota de gente del barrio que necesitaba, a ver si se aceleraba, el trámite para conseguir otra línea. Desde la escuela lo solicitamos como miembro de la comunidad,  porque es un beneficio”, agregó la docente.

Es que hasta el momento han intentado incorporar a las líneas 520 y 503, “pero creo que tiene la concesión de la ruta la 276 y no permite la entrada de otra línea de colectivo”, manifestó la vecina de Villa Rosa, al tiempo que mencionó que se puede pedir que se interceda para lograr quebrar el monopolio.


Sin prioridad 

El viaje de los zelayenses desde la terminal de Pilar, en el centro del distrito, se torna a veces más que largo. Es que además de ser poco frecuente su servicio, en muchas ocasiones los asientos son ocupados por vecinos con destino Villa Rosa, anterior a Zelaya, sin priorizar a aquellos zelayenses que deben esperar más de una hora en el lugar hasta el próximo servicio.

 

Comentarios