Asfalto y seguridad, los pedidos de la sociedad de fomento de La Alborada

Buscan coordinar con el Municipio trabajos para mejorar las calles del barrio. Pidieron una entrevista con Zúccaro. La entidad fue robada en los últimos días y los vigiladores privados no vieron nada.
 
jueves, 27 de diciembre de 2012 · 00:00

Nació en 1997 con el objetivo de alimentar a unos 140 chicos de La Alborada y otros barrios ante la crisis económica. Su primera presidenta fue Cristina Díaz, y lo logró en un predio inmediato a la sociedad de fomento Barrio Parque La Alborada.

Con los años, el comedor tuvo etapas disfuncionales hasta que con la suma de socios se proyectó un edificio en Las Camelias y El Cardenal.

“Los primeros e importantes aportes fueron de Luis López que donaba zapatos nuevos para obtener recursos, y Walter García también puso mucho esfuerzo”, recuerda la presidenta de la comisión directiva, Sandra Zazzone, en el salón de usos múltiples bautizado “Ojos del cielo”, por la docente Sandra Almirón asesinada en 2009, en medio de un asalto sobre su vivienda del barrio. En noviembre de 2012 se inauguró con el intendente Humberto Zúccaro.

“Él nos donó los juegos infantiles, y se comprometió a una entrevista para asfaltos en el barrio, pero aún no pudimos reunirnos”, agregó la tesorera Gladis Presente.

Hoy es una seria preocupación para los que llevan adelante el edificio de 100 metros cuadrados con diversas actividades para sus socios y otras personas. Los primeros son 140, y abonan una cuota mensual de sólo 20 pesos. “Es difícil explicarles que hace rato iniciamos gestiones por el asfalto y, como ven que no llega, algunos se van”, señaló Zazzone.

Algunas arterias cuentan con ripio, pero están muy deterioradas y el gran resto de las transversales son de tosca, sin mantenimiento, y con zanjas tapadas por pastizales.

“Tenemos gran convocatoria con las actividades, y en el Día del Niño vinieron 230 chicos del barrio y de otros linderos, por eso es imprescindible el asfalto”, sostuvo

Presente al tiempo que Zazzone detalló encuentros con funcionarios municipales, incluido el subsecretario de Obras Públicas, José Kastelic, que no dieron resultado pese a las promesas. “Nunca más pudimos llegar a (Humberto) Zúccaro y todos sabemos que él decide los trabajos”, sentenció Sandra Zazzone.

 

 

Robos

El vandalismo llegó el miércoles de la semana pasada a la sociedad de fomento de La Alborada. Aún cuando la base de la empresa de seguridad contratada por los vecinos funciona en el mismo predio inmediato a su edificio.

“Primero rompieron los vidrios a piedrazos, luego intentaron robar los reflectores del mástil y los que no pudieron llevarse los rompieron, después entraron por una ventana del baño y robaron todas las gaseosas y varios elementos de las actividades que se ofrecen”, detalló Zazzone. A eso hay que acotar que estaban buscando un cerrajero porque las cerraduras fueron forzadas.

Pero lo más extraño es que ningún vigilador privado viera nada ese miércoles. “Están aquí al lado, les preguntamos, y dijeron que no oyeron ni vieron nada”, agregó Gladis Presente.

A principios de este año La Alborada atravesó una seguidilla de robos y asaltos en varias casas. Está bajo jurisdicción de la Comisaría 5ª, y pese al refuerzo de patrullajes policiales los vecinos mantienen a la empresa privada de seguridad “Lobo” como imprescindible refuerzo. Y por eso es incomprensible para muchos vecinos su falta de registro del ataque y robo perpetrado contra la sociedad de fomento.

Comentarios