Futuras maestras acampan en la Escuela 1 para conseguir vacantes

Buscan ingresar a las carreras de Magisterio e Inicial que se dictan en el establecimiento. Por falta de espacio, el Instituto redujo la disponibilidad para el 2013. Llevan más de 24 horas de espera.
martes, 18 de diciembre de 2012 · 00:00

Entre reposeras, mate y libros para mitigar la espera, más de 100 mujeres aguardan en la puerta de la Escuela Nº1 la apertura de las inscripciones para la carrera de Magisterio y el profesorado de Educación Inicial del Instituto Superior de Formación Docente Nº51. La inscripción comenzó ayer y se extenderá durante el día de hoy.

Se trata de la única institución local que brinda las mencionadas carreras –entre otros profesorados- de forma gratuita. Sin embargo, por falta de espacio para el año 2013 las vacantes se reducirán a la mitad.

Atentas a esto, las interesadas empezaron su acampe el domingo último desafiando las condiciones climáticas nada amigables que se presentaron.

Primera en la fila, Liliana Guerrero de La Lonja alterna la reposera con su hija de 17 años, aspirante a maestra jardinera. Desde el domingo a las 12.30 permanecían apostadas en el lugar esperando que casi un día y medio después, en la tarde de ayer, se abrieran las inscripciones para el profesorado de Educación Inicial.

“No queda otra, no te podés ir”, afirmó la mujer y en cuanto a la experiencia de pernoctar en el lugar, apuntó: “cada tanto pasó la patrulla, pero de lejos, es lo mismo que nada”.

Algo indignada por la espera, reprochó: “debería haber mayor organización”. “Tendrían que haber dado números el día de la charla previa”, se quejó.

 

Reunión

Tal como relataron las alumnas, el viernes 7 de diciembre las autoridades del Instituto ofrecieron una charla explicativa sobre la oferta educativa donde anticiparon que para el 2013, a diferencia de lo que ocurría en los años anteriores donde había al menos dos comisiones por carrera, sólo se habilitaría un solo curso con 60 vacantes.

 “Supuestamente hicieron una encuesta y dio que no era tan necesario en Pilar que haya maestras jardineras y por otra parte por la falta de lugar”, explicó Yésica López, de 26 años que desde las primeras horas de ayer guardaba su lugar en la fila.

“El año que viene van a ser pocas las vacantes para no estar yendo y viniendo para todos lados por la falta de espacios”, agregó Natalia Fraschia.

El apuro por conseguir un lugar también alcanzó a las futuras maestras de primaria. En este caso, las inscripciones se abren esta tarde y ayer por la mañana comenzaron a llegar las primeras candidatas.

“Estamos tratando de organizarnos para traer comida, cuidarnos el lugar”, advirtió Mayra Borelli, en tanto que Melisa Suárez agregó: “a la noche seguramente van algunos hombres para acompañarnos”, aunque los rezos estaban puestos en el clima: “está pronosticado que va a llover, no sé cómo vamos a hacer”, se preguntaron.

“En la reunión previa ya éramos más de 100 así que sabíamos que nos teníamos que apurar”, añadió Suárez.

Durante el transcurso del día, la fila se fue extendiendo  con la llegada de nuevas aspirantes que en muchos casos, sabiendo de lo larga de la espera, llegaban acompañadas por algún allegado y armadas de paciencia.

 

Un inconveniente con varios capítulos

Falta de espacio, el principal problema

La falta de espacios, que durante el 2013 las autoridades esperan resolver con la reducción de las vacantes, fue un problema recurrente durante el 2012 que despertó quejas y desencadenó manifestaciones públicas por parte de las alumnas.

En junio pasado, unas 200 personas, la mayoría jóvenes que estudian para ser maestras jardineras, cortaron la esquina de Rivadavia e Yrigoyen en el centro de Pilar para reclamar un lugar fijo y seguro donde puedan cursar su carrera.

Las manifestantes eran estudiantes de Magisterio y profesorado de Inicial del Instituto Superior de Formación Docente (ISFD) Nº51 que por falta de espacio se vieron obligadas a cursar sus estudios en el SUM de la Escuela Nº26. El problema se presentó cuando desde dicho colegio advirtieron que ya no contarían con ese espacio disponible.

Las alternativas que ofreció el ISFD Nº51 fueron trasladarse a una escuela de Villa Morra, opción que fue descartada por la inseguridad, o tomar clases en un pasillo.

Finalmente, los reclamos llegaron a buen puerto y la escuela 26 extendió la cesión del SUM hasta finales de este año.

 

60

Son las vacantes para las carreras de Magisterio y profesorado de Educación Inicial.

Comentarios