Empresa local cerró su 7º año de ayuda a las escuelas

Todos Somos Ferrum concluyó un nuevo ciclo donde los empleados hacen su aporte comunitario en establecimientos de la zona. El programa continuará en 2013.
miércoles, 12 de diciembre de 2012 · 00:00

El rol de la empresa de equipamientos de sanitarios Ferrum dentro de la localidad de Villa Rosa, es de suma importancia desde hace 7 años, cuando se convirtió en una compañía pionera en materia de responsabilidad social empresarial, impulsada a través de un programa municipal.

El programa Todos Somos Ferrum involucra a cinco proyectos que cubren el ciclo escolar; desde los primeros años de la primaria a través del programa “¡A jugar!” hasta el último de secundaria, con el “Taller de Empleabilidad”, una puerta abierta hacia el siguiente paso que los adolescentes darán fuera de la escuela.

También lo comprenden “Libros en Movimiento”, “Eco Escuela” y “Solidaridad de la escuela a la comunidad”, la más antigua de sus acciones.

Ante la presencia de autoridades municipales, de la empresa y los protagonistas principales de las diversas acciones que se llevan a cabo, es decir, el voluntariado de la empresa, docentes y alumnos de Villa Rosa, Matheu y Villa Astolfi, se realizó en el palacio municipal, el cierre de la 7ª edición del programa Todos Somos Ferrum.

“Para nosotros, el programa conlleva implícitamente un valor muy especial, que es el respeto por el otro, por todo, y el valor de la solidaridad que día a día tratamos de difundir y concientizar a todos los que forman parte de nuestra comunidad de empresa”, dijo ante los presentes el gerente de Recursos Humanos de la firma, Pablo González, encargado de abrir el acto.

El hombre aclaró que el actor medular de cada una de las acciones del programa es el voluntariado, que dedica tiempo y que es capacitado para colaborar con las escuelas. “Lo que hizo la dirección de la empresa fue solo crear las condiciones para que diferentes voluntades de nuestros integrantes, de nuestros colaboradores, pudieran canalizar su energía y su ayuda hacia el exterior de la empresa y hacia la comunidad”, señaló González.

Quien también agradeció a los voluntarios y se dirigió a los docentes y alumnos fue la secretaría de Educación, Cultura e Integración del Municipio, María del Carmen Rodríguez de Zúccaro: “Este tiempo que ustedes dedican para estas futuras generaciones vale oro”.

En diálogo con El Diario Rodríguez celebró que los voluntarios y la empresa se fijaran en dos instituciones del barrio Luchetti, “donde está el jardín 931 y la escuela 38, la primaria,  dos establecimientos de reciente creación que necesitan muchísimo”. A su vez la mujer adelantó que el próximo año la empresa tendrá un nuevo jardín en el barrio Ferrum donde también colaborarán los voluntarios.

 

Balance positivo

Una de las responsables de llevar a cabo la coordinación de los programas de la planta de Villa Rosa es Cristina Reaño. La mujer calificó como “positiva” la intervención del voluntariado en las escuelas durante el presente año. La mujer informó que cada escuela seleccionada lo es gracias a la decisión de los empleados de Ferrum.

“Todas las decisiones acerca de qué instituciones eligen en la comunidad, nacen del deseo de los voluntarios, es decir que tienen un lugar y además se los capacita con lo cual este año ha sido de mucho éxito”, comentó.

Además, contó sobre la respuesta de las comunidades de Villa Rosa: “La respuesta de la gente es excelente, la verdad que es lo mejor que me pasa. Tiene un componente muchas veces de queja, por las condiciones en las que están las escuelas, pero muy positivo, la verdad que valoran mucho que vayamos a lugares a veces olvidados de la zona de Pilar”.

 

27

Son las empresas que junto a Ferrum colaboran en las áreas de medio ambiente, salud y educación, a través del programa de Responsabilidad Empresaria Social del Municipio.

 

Comentarios