Pilar podría contar con su vivero municipal antes de fin de año

Se dedicará a la producción de especies que existan en el arbolado público para su reposición. También, operará como jardín botánico y planean que funcione una planta de reciclado de residuos orgánicos.
 
domingo, 18 de noviembre de 2012 · 00:00

El proyecto, que viene rodando por décadas e intendencias, podría concretarse antes de que termine el 2012. Están avanzadas las gestiones para que se desarrolle en el predio que pertenece al Instituto Carlos Pellegrini un vivero municipal que sirva para reponer y ampliar el arbolado público.

La idea de reflotar la iniciativa gestada en la década del 90 fue confirmada a El Diario por Fernando D´Auria, técnico de la secretaría de Salud Ambiental. La elección del lugar no es azarosa, además de la frondosa arboleda con la que cuenta el predio del Pellegrini y que podría ser de gran utilidad para los fines educativos del vivero, en el establecimiento funcionó la primera escuela agrotécnica de la zona.

Cabe recordar que de las 70 hectáreas con las que cuenta el predio, apenas unas 15 están a cargo del Municipio para el funcionamiento de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad de Buenos Aires, en tanto que las restantes están en manos de la Aldea de Jóvenes para la Paz del premio Nobel, Adolfo Pérez Esquivel.

Es allí donde buscan desarrollar el vivero. “Ya tenemos un lugar dentro de lo que pertenece al Municipio pero estamos tratando de hacerlo en el predio de la Aldea porque hay una arboleda de álamos plateados y además hay más árboles ´renovables´”.

En este sentido, D´Auria explicó que “los árboles originales del Pellegrini son patrimonio de la Nación y no se pueden tocar, solo se pueden tocar los árboles que fueron plantados después, los renovables”.

En un primer momento, el destino del vivero municipal fueron unas 7 hectáreas de las 13 que la Universidad del Salvador se vio obligada a devolverle al Municipio dada la imposibilidad de cumplir con su objetivo de instalar allí un hospital.

Sin embargo, con la ordenanza que protege los humedales recientemente aprobada, la idea debió ser descartada dado que la instalación del vivero en dicho lugar hubiera significado atentar con dicho ecosistema.

 

Función

El vivero municipal que según D´Auria ya cuenta con el visto bueno del intendente Humberto Zúccaro para concretarse en el mes de diciembre, va a estar orientado a la producción de las especies arbóreas nativas y exóticas que forman parte del arbolado público de Pilar. Para esto contará con la colaboración del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) y la Facultad de Agronomía de la Universidad de Buenos Aires.

En una primera instancia el lugar operará como “repositor” de las plantas que, por algún motivo, hayan sido removidas de su lugar. “Se van a reponer las mismas especies que se hayan secado o quitado de las veredas y espacios públicos”, indicó el docente.

Si bien desde las asociaciones proteccionistas se insiste con la importancia de la forestación con plantas nativas, la decisión de reforestar con exóticas si fuera necesario se basa en el régimen de arbolado público impulsado por el ministerio de Asuntos Agrarios de la Provincia que indica el reemplazo de los ejemplares por otros de su misma especie “para mantener la misma línea de arbolado”.

De todos modos, desde el área aclararon que “en zonas donde hay que empezar a forestar, elegimos nativas”

De acuerdo a los datos aportados por D´Auria, en Pilar conviven unas 1.500 especies arbóreas, gran parte de ellas de origen foráneo, aportadas por la inmigración europea.

 

 

La reposición de los ejemplares de Ginkgo Biloba es prioridad
A la cabeza de la agenda de trabajo de los responsables del vivero municipal se encuentra la reposición de los ejemplares de ginkgo biloba de la plaza 12 de octubre que se perdieron debido a una poda mal realizada.

“La primera especie que mandé a pedir son los ginkgo”, aseguró Fernando D´Auria, uno de los responsables del futuro vivero municipal.

Asimismo, anticipó que se buscará evitar que vuelva a ocurrir situaciones similares como esta o como la ocurrida en la esquina de Fermín Gamboa y Chacabuco donde se extrajo un histórico timbó, con la declaración de “Patrimonio Natural Pilarense” a ciertos ejemplares del distrito destacados por su valor histórico.  Al mismo tiempo, anticipó que se instalarán carteles explicativos de la especie en los árboles más emblemáticos de los espacios públicos.

 

 

 

1.500
son las especies arbóreas que conviven en el distrito de Pilar

 

 

Fines educativos
Un jardín botánico en el colegio Pellegrini

 Por otro lado, el vivero cumpliría una función educativa. Pensado como un jardín botánico, el lugar se alzará como un paseo didáctico para alumnos del distrito. Para esto, está previsto que las especies que conviven en el predio sean identificadas con carteles y descripciones.

Asimismo, se planea construir un espacio digital y tecnológico donde se proyecten videos y donde los chicos puedan asistir a charlas afines a la materia.

Por otra parte, ante el inminente depósito final de residuos CEAMSE y la necesidad de buscar salidas alternativas para el tratamiento de la basura, el vivero podría designarse como lugar para el tratamiento de los residuos sólidos urbanos, teniendo en cuenta que de dicho procesamiento se extrae un compostaje útil para la fertilización de la tierra.

La iniciativa forma parte de un plan mucho más ambicioso de concientización, clasificación y reciclaje de residuos que desde el municipio buscan concretar a partir de 2013.

Cabe destacar que la idea de la instalación de un vivero municipal resurgió en el seno de la Comisión Verde, una mesa de trabajo municipal que integran técnicos de la dirección de Medio Ambiente, Espacios Verdes, Planeamiento Urbano, Inspección, Salud Ambiental y de la Asociación Patrimonio Natural. 

Comentarios