Se va Stornelli y fusionan los ministerios de Seguridad y Justicia

La nueva dependencia quedará a cargo de Ricardo Casal. Apuntará a coordinar el trabajo de la Policía, la Justicia y el Servicio Penitenciario. El organismo unificado comenzará a trabajar desde mañana.
miércoles, 12 de mayo de 2010 · 00:00

Carlos Stornelli volverá a asumir mañana como fiscal federal.

 

El gobernador bonaerense, Daniel Scioli, dispuso ayer la unificación de los ministerios de Justicia y Seguridad, lo cual implica el alejamiento de Carlos Stornelli y que Ricardo Casal quede a cargo de ambas carteras, se informó oficialmente.

Scioli agradeció a Stornelli, saliente titular de Seguridad,  «por la dedicación puesta al servicio de la Provincia”, en el  marco de una reunión mantenida en las primeras horas de la tarde en la Casa de Gobierno de la provincia de Buenos Aires.

«Cumplida una etapa, ahora se inicia otra que tiene por objetivo articular el accionar de la gestión de seguridad ciudadana», expresó el gobernador, luego de mantener el primer encuentro de trabajo por este tema con Casal, quien en la actualidad encabeza el ministerio de Justicia y desde el jueves quedará a cargo de las carteras unificadas.

Por su parte, el jefe de gabinete bonaerense, Alberto Pérez,  explicó que «el gobernador ha decidido unificar los ministerios, básicamente, para que se pueda articular la prevención policial, la intervención judicial y el alojamiento penitenciario».

«Es un trabajo para que todo redunde en lo que la ciudadanía demanda día a día, que hace a mayor presencia policial y mayor celeridad judicial», sostuvo el funcionario en un comunicado.

Pérez dijo que Scioli consideró que «este trabajo en bloque  articulado, va a redundar en mayor tranquilidad y seguridad para los ciudadanos».

«Se ha hecho mucho en estos dos años y medio, pero sabemos también que temas complejos como el de la seguridad y la justicia se deben ir actualizando», remarcó.

Respecto de Casal, sostuvo que «es un articulador de consensos y tiene una excelente relación con el Poder Judicial», por lo que consideró que «es una persona que va a hacer un excelente trabajo».

 

Trayectoria

«Éste es un gobierno dinámico que todos los días encara nuevos desafíos porque está en juego la seguridad de quince millones de habitantes», agregó.

El jefe de Gabinete enfatizó que Casal «tiene una amplia  experiencia, de más de veinte años, en la administración pública», ya que en 1988 fue director provincial de Justicia y luego  subsecretario en la Dirección General de Escuelas.

«Se trata de un ministro que ha logrado promover y sancionar más de veinte leyes con la Legislatura que garantizan la seguridad», dijo Pérez.

Stornelli asumió en el Ministerio de Seguridad bonaerense el 10 de diciembre de 2007, cuando Scioli se hizo cargo del gobierno.

Para ocupar su función, pidió una licencia en la fiscalía  federal número 4 porteña, donde estaba desde 1993 y tuvo casos resonantes como la venta ilegal de armas a Ecuador y Croacia, expediente en el que estuvo detenido el ex presidente Carlos Menem.

Según dijeron fuentes judiciales a Télam, Stornelli retornará ahora a ese cargo junto con todo el equipo de colaboradores que lo acompañaba en el ministerio.

El alejamiento de Stornelli se produjo luego del de su  segundo, el ex subsecretario de Inteligencia Criminal Paul Starc -también fiscal federal-, cuya gestión había quedado desgastada tras el llamado «caso Pomar», la familia que estuvo desaparecida 24 días y fue encontrada el 8 de diciembre pasado en el partido de Salto tras un supuesto accidente de tránsito.

 

Elaborado por la CIDH

Informe internacional sobre inseguridad

 La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) recomendó a los estados miembros desarrollar planes estratégicos «sustentables», con «consenso político y social», para mejorar la seguridad ciudadana.

En su informe sobre «Seguridad Ciudadana y Derechos Humanos», que elaboró junto a Naciones Unidas y presentó ayer en formato de libro en el Congreso Nacional, la CIDH elaboró un extenso panorama regional y fijó cinco recomendaciones generales y otras 16 específicas.

Con este trabajo, la CIDH aspira a que los estados miembros de la OEA «fortalezcan las instituciones, leyes, políticas y prácticas para la prevención y control de la criminalidad y la violencia».

«La seguridad ha reemplazado al desempleo como principal preocupación de la sociedad», sostiene el documento.

Comentarios