Lo difícil es mantenerse

martes, 28 de diciembre de 2010 · 00:00

 

Gastón Díaz, a la salida de su primera práctica con la selección de Batista. A su lado, Quilez.

 

Dicen que en todo ámbito de la vida, lo difícil no es llegar sino mantenerse. Si damos crédito a este viejo axioma, diremos que Gastón Díaz está pasando la prueba.

El pibe de Pilar logró mantenerse una temporada más en el competitivo y volátil fútbol de Primera División. Después del título que obtuvo con su Vélez en el Clausura 2009, siendo titular en el 90% de los partidos, este año le tocó ir más al banco.

La riqueza del plantel de Gareca lo vio relegado del “once”, pero casi siempre fue la primera opción de cambio en este Fortín de una campaña estupenda pero que sin embargo, terminó perdiendo el campeonato en una mano a mano con Estudiantes.

Pero para Díaz, que también en este 2010 firmó contrato por tres años más con la V azulada, finalizó de la mejor manera.

Fue convocado por Sergio Batista para conformar la selección local de Argentina, de la que se espera abastezca a la mayor, de cara a la Copa América del año que viene y claro está, con Brasil 2014 entre ceja y ceja.

No es casualidad. Ya lo había convocado Diego Maradona en su ciclo para jugar un amistoso contra Jamaica, antes de Sudáfrica. Aquella vez el Diez no lo puso.

El pibe de la Villa Morra, típico exponente de un puesto que de a poco parece condenado a la extinción, el de lateral, ya tuvo su primer entrenamiento en Ezeiza. Ahora le resta cumplir con dos metas pendientes en su carrera inmediata, para muchos, sin techo: debutar con la celeste y blanca y convertir su primer gol en Primera.

 

 

 

Comentarios