Parque Industrial Pilar

Conflicto en Saporiti: para la empresa, la protesta "es desmedida"

Los trabajadores estaban en asamblea permanente. Este miércoles sumaron el bloqueo de las instalaciones. La firma reconoce pagar un 3% menos que el resto pero "los sueldos están muy encima del convenio". Pidió "negociar pero entrando en razones".

22 de mayo de 2024 - 18:16

Por su parte, desde la firma dialogaron con El Diario e indicaron que, por sus características, la protesta “es desmedida” y llamaron “a que los trabajadores entre en razones”.

Fundada en 1927, Saporiti se dedica a la fabricación de productos químicos destinados a la industria alimenticia, principalmente saborizantes.

Sin acuerdo oficial entre gremios químicos y cámaras, los aumentos acordados que fueron reconocidos por varias de las compañías del sector otorgaron en marzo un 13% y en abril un 11%, además de una actualización del bono extraordinario.

En el caso de Saporiti, se pagó un 11% en marzo y un 10% en abril, más el mencionado bono. Esa diferencia es la clave del conflicto, que comenzó con retención de tareas y asamblea permanente, sumando ahora el bloqueo.

“Apoyamos a rajatabla el derecho a huelga, pero no el método del bloqueo, por eso hicimos la denuncia en la Justicia”, expresó a El Diario Adrián Saporiti, presidente de la compañía, “una empresa familiar que tiene 97 años de historia”.

Este miércoles, incluso, se presentaron en el lugar el fiscal y la policía, mientras los trabajadores mantenían la medida de fuerza.

Sobre el acuerdo, Saporiti confirmó la diferencia salarial, pero aseguró que “de igual modo está por encima de la inflación”. En este sentido, informó que en la empresa “los sueldos están más que protegidos y muy por encima del convenio: el salario promedio es de $1.800.000 y se les da la cobertura de la prepaga OSDE”.

En este escenario, el empresario consideró que “el Sindicato de Químicos tiene derecho a pedir, pero estamos en conflicto con gente tiene altos sueldos por un desencuentro del 3%, por eso nos parece una reacción desmedida”.

Por el momento, Saporiti está funcionando “ya que es más grande que la planta de Pilar, pero la medida pone en riesgo nuestra capacidad de abastecer a nuestros clientes”.

Luego de asegurar que no se pedirá la conciliación obligatoria ante el Ministerio de Trabajo, Adrián Saporiti expresó que en la firma “queremos negociar, pero no con la daga en el cuello. Nos parece exagerado y creemos que la empresa no lo merece. Esperemos que los trabajadores entren en razones”.

Seguí leyendo

Dejá tu comentario

Te Puede Interesar