Dólar blue, plazo fijo o plazo fijo UVA: ¿Qué conviene en 2022?

miércoles, 20 de abril de 2022 · 07:58

Con la caída repentina del dólar blue los ahorristas se preguntan si sigue siendo conveniente invertir en la moneda extranjera. Las tres opciones más accesibles al ciudadano de pie (que no tiene conocimiento de La Bolsa o la utilización de Bonos) son actualmente el dólar, los plazos fijos o la modalidad de plazos fijo UVA. ¿Cómo hubiera convenido invertir en el primer trimestre del 2022? 

Te puede interesar: Ahorrar en pesos con plazos fijos: Qué tipo de inversión conviene y qué opciones hay 

Supongamos, a modo de ejemplo, que tres personas invierten la misma cantidad de pesos, por decir algo $50.000, en las tres formas que vimos hasta ahora: dólar blue (preferida hasta ahora por los ahorristas), plazo fijo (tradicional) y plazo fijo UVA (no precancelable). Las tres personas hacen su depósito el 3 de enero de 2022, primer día hábil del año, y lo retiran 90 días después, en abril. 

La persona A compró dólares a $206, es decir, U$D 242,71 y espera una ganancia según aumente la cotización del dólar.

La persona B, depositó en un plazo fijo del cual retiró el dinero pasado un mes, lo volvió a interir con los intereses y repitió el proceso una vez más. Con un total de 3 períodos y un interés de 3,625% por mes, en abril logró una renta de 11,27% para los 90 días.

La persona C, cuando saque su dinero en Abril, contemplando un 6,7% de inflación para marzo, habrá conseguido una renta del 16,01%

¿Cuánto ganarían A,B y C?

Si A volviera a vender sus dólares el día viernes 13 de abril, hubiera recibido por cada uno $195. Obtuvo un total de $47,330 y hubiese perdido $-2.670.

B hubiera retirado de su plazo fijo tradicional unos $55.635, con una renta de $5.635.*

C, en cambio, hubiera conseguido $58.005 y una ganancia de $8.005**

* **Aquí no se contemplan impuestos específicos de cada uno ni comisiones de parte de las entidades bancarias, que al caso de este ejemplo, resultan mínimas y despreciables.
 

¿Cuál elegir?

Los factores que determinan la inflación, las tasas de BCRA o el precio del dólar fluctúan de manera inesperada en la generalidad de los casos. A largo plazo, adquirir dólares promete una ganancia mayor que las otras opciones, los plazos UVA prometen no perder poder adquisitivo sin tener que confiar en la devaluación de la moneda pero, si se espera demasiado y la moneda efectivamente se devalúa, se pierde. Finalmente, en el corto plazo, el tradicional plazo fijo precancelable es el mejor aliado.

Comentarios