Entrevista

“Volver a sentir a la gente coreando las canciones es una alegría inmensa”

Pedro Aznar se presentará este viernes en el Teatro Gran Pilar con un show unipersonal. Recorrerá una carrera de más de 40 años. “Las ganas y entusiasmo originales permanecen ahí y son idénticos”, afirma.
miércoles, 21 de septiembre de 2022 · 14:08

Este viernes, en el escenario del Teatro Gran Pilar se presentará nada menos que Pedro Aznar, uno de los músicos argentinos más reconocidos, quien llegará para hacer un repaso de sus más de 40 años de trayectoria y mostrar nuevas gemas.

En diálogo con Materia Prima (FM Plaza 92.1), aquel joven prodigio que cautivó en Serú Girán y se hizo protagonista de una carrera prolífica adelantó aspectos del show y dejó sentencias sobre la esencia del músico.

“Voy a recorrer buena parte de mi discografía –señaló-, con varios clásicos porque es mucho el tiempo de no vernos. Además, voy a adelantar temas de un disco que saldrá en noviembre, un doble de 20 canciones inéditas. Estuve escribiendo mucho en este último tiempo”.

El concierto comenzará a las 21.30 y será unipersonal, aunque Aznar afirmó que “uso muchas texturas, desde algo muy íntimo hasta cosas muy potentes, con una gran cantidad de recursos. Habitualmente hago dos formatos en simultáneo, con banda o unipersonal, dos propuestas que adapto según al lugar, son dos repertorios distintos y clásicos”.

Además, recordó que “sumé este año el formato sinfónico, ya que estuve con la Filarmónica Juvenil de Bogotá, con quienes canté, supervisé arreglos y toqué pocos instrumentos. Fue una experiencia transformadora, disfruté muchísimo hacerlo, por eso estamos con la idea de hacer tal vez una gira con orquestas sinfónicas”.

Esencia

“Para mí el escenario tiene una magia muy particular –expresó el bajista- y sobre todo después de estos dos años en los que los músicos estuvimos completamente parados. Por eso, volver a sentir a la gente coreando las canciones es una alegría inmensa”.

-¿Cómo te llevás con los pedidos del público, sos de aquellos artistas a los que no le gusta?

-Al contrario, es un gran elogio para un autor que la gente tome algunas de sus canciones y las sienta como parte de la banda de sonido de su vida. Es un honor muy grande, un regalo que la gente hace, dejarte entrar en su vida, si veo que toco algo y la gente está con una sonrisa de oreja a oreja, esa alegría me contagia a mí.

-¿Y con los nuevos géneros urbanos?

-También. Sería una tontería ponerse reactivo contra un fenómeno cultural que está ocurriendo y que tiene una llegada tan grande. Hay que estar atento a todo y aprender de lo nuevo que hay, además se están haciendo cosas muy lindas hoy en día.

-¿Te queda alguna cuenta pendiente?

-Lo de hacer un concierto sinfónico fue como una deuda saldada, al menos en principio. Me gustaría lanzarlo en un disco y girar con eso, es una nueva modalidad que incorporé y me pone muy contento.

-En 2022 se están cumpliendo 40 años de tu primer disco solista, ¿te genera algo?

-Prefiero no llevar la cuenta (risas)… No me preocupa el paso del tiempo, al contrario, lo que me hizo querer ser músico y me impulsó para hacer mi primer disco solista es lo mismo que me sigue haciendo querer grabar discos y subir al escenario. La experiencia te cambia y te mejora, las ganas y entusiasmo originales permanecen ahí y son idénticos. El día que no te pasa más, te tenés que ir. Además, uno va incorporando nuevos modos de entender la música, como el poder que tienen las canciones para cambiarle la vida la gente… Esa potencia que tiene la canción la he ido descubriendo cada día más y es una verdad contundente. Hoy tengo un respeto inmenso por la canción como fenómeno de comunicación.

-¿Qué te ha enseñado la música en todo este tiempo?

-A ser cada vez más genuino, a estar cada vez más en contacto con mi esencia, a librarme de cosas superfluas y quedarme con la médula y el centro de las cosas. Me ayudó a recuperar al niño que jugaba a ser músico... Al principio uno siente que tiene que reinventar la pólvora, pero después descubre que de alguna manera ya está todo inventado y uno tiene que pasar por un filtro personal todo lo que fue aprendiendo a lo largo de su vida. El secreto está en volcar esas intuiciones propias a través del filtro, no hay mucho más que eso, aunque no es fácil de hacer.

-Creer en uno mismo, ¿no?

-Exacto. Tenés que creer en vos, confiar en lo que en tu intuición te dicta y a la vez ser un buen editor, lo suficientemente imparcial para ver qué está bien y qué no, qué es lo que sirve. En realidad no se termina nunca.

Comentarios