Soy mano

40 años. Memoria, Verdad y Justicia por Malvinas

sábado, 9 de abril de 2022 · 08:10

Por Graciela Labale

Hace una semana nomás se cumplieron 40 años del inicio de una guerra injustificable aunque el reclamo fue, es y será absolutamente válido, lo aprendimos de pequeños: LAS MALVINAS SON ARGENTINAS.

Los argumentos históricos o económicos ya los sabemos, el reclamo también pero aún hoy seguimos conociendo estos relatos en primera persona, a veces oralmente o ahora a través de las redes que estremecen.

Historias que marcaron la vida de los que estuvieron en el frente de combate en una contienda absolutamente desigual. Por estos días circularon varias de ellas, yo rescaté algunas para compartirlas por acá. Para no olvidar y para seguir reclamando Verdad y Justicia.

• Hace apenas 1 año fallecía Rubén Asencio, veterano de guerra de Malvinas perteneciente a la comunidad aborigen moqoit. Ojalá alguna vez el Chaco inmortalice su nombre en calles, plazas y escuelas. Murió sin recibir ese liberador acto de justicia que siempre esperó. Asencio pedía que siempre recuerden lo que pasó: ‘Me estaquearon en Malvinas por ser indio, para ellos mi vida no valía nada. Decir la verdad no me puede ofender, soy argentino y fui a defender mi país, nunca dudé de que esto fuera así’, solía decir.

Rubén, fue “ex soldado combatiente del RI4. El Monte Dos Hermanas fue su “hogar en Malvinas” durante abril, mayo y junio de 1982. Hijo de la tierra chaqueña de la etnia moqoit, el español era su segunda lengua. En 1982 no sabía leer ni escribir en español. En Malvinas sufrió una rigurosidad extrema por el solo hecho de ser indio. Fue atado de pies y manos sobre una roca filosa, abrigado solo con un pantalón y una remera de algodón ante el frío y la llovizna.

Denunció malos tratos y torturas en Malvinas desde 2007. Fue en septiembre de 2015 que pidió la intervención de una fundación para que lo ayuden con su reclamo. De grande pudo cumplir el sueño de ir a la escuela para aprender a leer, escribir y a ampliar su horizonte de palabras para así contar su historia.

Rubén Asencio murió sin conocer justicia por la tortura que sufrió en Malvinas.

• “Váyanse ustedes, que tienen hijos. Yo me quedo” gritó Oscar Ismael Poltronieri, de 18 años, mientras disparaba contra más de 600 ingleses, desoyendo la orden de retirada, desde el “Monte Dos Hermanas” en las Islas Malvinas hace 40 años.

Prefirió quedarse cubriendo la retirada de sus compañeros, consciente de que, herido como estaba, los iba a retrasar. Solito, herido y de noche, se bancó enfrentar a los soldados más profesionales del mundo.

Por este acto recibió la medalla “La Cruz de la Nación Argentina al Heroico Valor en Combate”. Es el único soldado conscripto vivo en recibir la máxima condecoración que otorga nuestra Nación.

Luego de la Guerra, Oscar intentó suicidarse, vendió baratijas en los colectivos y trabajó de remisero. Pero lo más importante fue que soldados y oficiales ingleses lo buscaron para expresar su admiración por él y fue condecorado en Inglaterra con “La Cruz de Hierro al Valor”.

• Simón Antieco era un peñi de Costa del Río Lepá, Cushamen, Gualjaina- Chubut. Huertero, cantor y peón rural desde los 15 años en una estancia de terratenientes, destino de la mayoría de los peñi y lamgen (hombres y mujeres de la zona).

 Fue convocado para realizar el servicio militar en marzo de 1981 y llevado a Malvinas donde lo destinaron a la defensa de Bahía Zorro, en la Gran Malvina. Integró la patrulla de exploración y combate.

Tras ocho horas de marcha bajo una intensa lluvia el grupo al que pertenecía decidió descansar en una casa de madera que se ocupaba sólo en tiempo de esquila. Despertaron por ruidos. Estaban envueltos en llamas.

Falleció el 9 de mayo de 1982 en Bahía Fox a los 20 años de edad y combatió junto a pu peñi*, unos 50 hermanos mapuches. (*gente de la tierra, según su significado). María Lincán, historiadora manifiesta: “Cuando te digan que los mapuches deben volver a Chile porque son de allá, háblale sobre nuestros lagmen que fueron partícipes de la guerra de Malvinas.

En los colegios de nuestro país los alumnos no los conocen, no saben quiénes fueron, ojalá alguna vez la historia oficial rescate estos nombres y todos sepamos de estos héroes anónimos. Honor y Gloria a ellos!

 

Comentarios