La inimaginable historia que esconde "EL AMOR DESPUÉS DEL AMOR”, el disco de Fito Páez que marcó al rock nacional

lunes, 7 de noviembre de 2022 · 08:55

Hace 30 años, en 1992, salía a la luz "El amor después del amor", el disco de Fito Páez que iba a marcar la historia del rock nacional y de toda la música argentina para siempre. El amor ya estaba en el aire y empezaba a sonar en todas las radios del país, emocionando a cada oyente.

La década del 90 en Argentina estuvo atravesada por el rock nacional: Charly García, Fabiana Cantilo, Luis Alberto Spinetta, Gustavo Cerati, Indio Solari, Andrés Calamaro, eran los grandes referentes, gritaban en canciones lo que sentían los jóvenes de Argentina, representaban una sociedad con hambre de libertad, con ganas de expresarse sin miedos. "El amor después del amor" llegó para acompañar esta revolución y ser su bandera.

¿Quién fue la musa de Fito Páez? ¿Cómo se creó el éxito más grande de toda la era? La historia detrás del disco con tantas emociones como canciones.

En el verano de 1991, ya separado de Fabiana Cantilo desde antes de “Tercer Mundo”, el rosarino es invitado a un cumpleaños de disfraces en la casa de un amigo, ahí conoce a Cecilia Roth. Todo comenzó con la frase "¿Nena, me servís vino?", Cecilia sonrió y supo que ese amor iba a ser maravilloso. Y como sucedió siempre en él, la música empezó a escribirse primero en su propia vida. La Roth fue la inspiración para componer las canciones que vendrían. Pero no sólo ella, también Fabiana lo fue porque sencillamente, treinta años después, lo sigue siendo. 

Cecilia estaba casada, pero bastó con volver a Buenos Aires y solucionarlo para después enamorarse perdidamente del él y no separarse por un largo tiempo.

"El amor después del amor" se convirtió en el disco más vendido de la historia del rock nacional al vender más de un millón de copias. Se podría decir que este disco revolucionó los corazones de todos los jóvenes de la época, y aún hoy, sigue atravesando generaciones, poniéndole palabras a los amores y desamores.

La relación entre Fito y Cecilia duró 11 años. En ese tiempo lanzó trabajos importantes además de este disco como “Circo Beat” y “Abre”, entre otros. Este final con Roth también inspiró a su disco de 2003, “Naturaleza Sangre”.

Compuesto a lo largo de 1991 y grabado en el verano de 1992, “El amor después del amor” es, además del disco más vendido en la historia del rock nacional, un disco perfecto porque todo funciona: las letras, las melodías, los arreglos, los invitados (Mercedes Sosa, Spinetta, Andrés Calamaro, Charly garcía, Fabiana Cantilo, el Chango Farías Gómez, Celeste Carballo, Lucho González, Gabriel Carambula, Ariel Roth, Fabián Gallardo, Osvaldo Fattoruso, Daniel Melingo, Chucho Marchand y Antonio Carmona), las ocurrencias, el ambiente… todo. Todo funcionó. 

Pero hubo algo más: por primera vez Fito contó con un presupuesto a la altura de su capacidad. Hasta entonces, sus discos no habían contado con apoyo económico significativo de las discográficas. Esta vez, sí: Moya puso sobre la mesa 150 mil dólares, nada menos, un dinero que no había salido de su bolsillo sino del de la Warner, que también puso dos superproductores como el chileno Carlos Narea y el inglés Nigel Walker, discípulo de George Martin e ingeniero de grabación de Pink Floyd. 

En enero de 1992, Fito se instaló en Punta del Este junto a su amigo, compañero de la primera hora y socio creativo Tweety González. Fueron apenas diez días de trabajo donde sucedió todo lo que escucharíamos después.  

Para los veinte años de la salida "El amor después del amor" Fito lo versionó en vivo. En esta ocasión, por las tres décadas, Páez realizó la grabación de la nueva versión de, en agosto en Los Ángeles, acompañado por Diego Olivero y Gustavo Borner.

El músico comenzó la gira homenaje en Buenos Aires, pasando por Estados Unidos, España, y lo esperan próximamente en Córdoba y Rosario. En cada lugar el pedido de Fito “Nadie puede y nadie debe vivir sin amor” resonará como nunca.

Comentarios