Soy mano

El adiós a Miguelito

domingo, 26 de septiembre de 2021 · 07:28


POR GRACIELA LABALE


“Si la muerte pisa mi huerto
¿quién firmará que he muerto
de muerte natural?
¿Quién lo voceará en mi pueblo?
¿quién pondrá un lazo negro
al entreabierto portal?
¿Quién será ese buen amigo
que morirá conmigo,
aunque sea un tanto así?
¿Quién mentirá un padrenuestro
y a rey muerto, rey puesto...
pensará para sí?
¿Quién cuidará de mi perro?
¿quién pagará mi entierro
y una cruz de metal?
¿Cuál de todos mis amores
ha de comprar las flores
para mi funeral?
¿Quién vaciará mis bolsillos?
¿quién liquidará mis deudas?
A saber...
¿Quién pondrá fin a mi diario
al caer
la última hoja en mi calendario?
¿Quién me hablará ente sollozos?
¿quién besará mis ojos
para darles la luz?
¿Quién rezará a mi memoria,
Dios lo tenga en su Gloria,
y brindará a mi salud?
¿Y quién hará pan de mi trigo?
¿quién se pondrá mi abrigo
el próximo diciembre?
¿Y quién será el nuevo dueño
de mi casa y mis sueños
y mi sillón de mimbre?...
¿Quién pondrá fin a mi diario
al caer
la última hoja en mi calendario?”

Los de nuestra generación escuchamos hasta el cansancio esta canción de Serrat y quizá por ser insolentemente jóvenes ni nos dábamos cuenta del enorme sentido que encerraba cada verso. Ahora setentones, cada palabra se resignifica y golpea. 

Compartimos infancia y adolescencia, amigos comunes, ideales, los temas de León Gieco y tantísimas cosas más. Los programas de la tarde cuando éramos chicos y vos tenías la tele y en casa no había, con ricas meriendas, las papas fritas de tu mamá, la torta de tu cumple en noviembre cuando llegaban las frutillas, las innumerables fotos, hoy amarillentas, que nos sacaba tu viejo, que era, además, el fotógrafo del barrio. El destino, separadamente, nos trajo a los dos a Pilar. Y nos encontramos ya con familias armadas y tu rol de médico de pueblo, el doctor Franco. Simple, sencillo, austero, laburante como pocos, volviste a ser, junto a tu esposa Pina, aquel incomparable compañero, cuando las papas quemaban con mi viejita o cuando me acompañaste y orientaste para transitar el momento de salud que me tocó vivir, con la palabra justa y la explicación “entendible”.  

Hace días cayó “la última hoja de tu calendario” y te aseguro que medio Pilar te lloró. Te fuiste pero te aseguro estarás por siempre en el corazón y el buen recuerdo de muchas y muchos. 

Yo soy una de ellas. Adiós querido primo.
 

Comentarios

27/9/2021 | 20:44
#0
Mi recuerdo agradecido por el amable trato profesional del Dr Francisco Franco y su esposa Pina.
27/9/2021 | 18:13
#-1
Me gustó mucho, Graciela.