fue un hit

Los Bárbaros y aquella canción pilarense que vendió 500 mil discos

En 1976 editaron 'Adiós John, Paul, George y Ringo' para homenajear a los Beatles. Vendió medio millón de copias y los convirtió en leyenda.


Por Alejandro Lafourcade
a.lafourcade@pilaradiario.com

La canción empieza con una melodía que recuerda a esas influencias que George Harrison trajo desde la India. A partir de ese momento, durante los próximos cuatro minutos, todo será nostalgia de la buena, en base a una conjunción de letra y música que derrocha talento.
En 1976, los Beatles ya llevaban seis años separados, pero estaban en el imaginario tan presentes como siempre. Así fue como Los Bárbaros, a partir de su single “Adiós John, Paul, George y Ringo” pasaron definitivamente a la historia.
Se vendieron nada menos que 500 mil copias, todo un hit incluso para los parámetros actuales, lo que posicionó a Los Bárbaros como el grupo de rock más exitoso que tuvo Pilar.
Pero antes de aquella canción hubo una historia previa, la de los hermanos Vitale: Rino (batería), Loyd (bajo) y Marcelo (teclados), llegados desde Italia para forjar las bases del rock pilarense y proyectarse hacia el país y el resto de Latinoamérica.

Recorrido
A fines de la década del ’60, en un teatro de Capital se toca rock a pesar de que no es muy aconsejable por los tiempos que corren. El letrero menciona a Los Gatos, Almendra y una banda “internacional” que cierra el evento: I Barbari, que no son otros que Los Bárbaros, integrados por los hermanos Vitale más el guitarrista Charly Brugna.
Con los años, la formación fue variando y se sumaron nombres como el uruguayo Polo Pereyra (guitarra y voz), Chino Sáenz (guitarra) Mario Berrondo (teclados, saxo) y el inconfundible panameño Lucas Scantlebury en la voz principal. Esa naturaleza cosmopolita le dio a Los Bárbaros una diversidad de estilos y talentos que marcaba diferencias con varias bandas de su época.
“Empezamos a tocar, divirtiéndonos en el garage, y de repente pasó un pariente de mi viejo que tenía un cabaret en la localidad de González Chaves. Medio de contrabando nos fuimos a tocar allá...”, recordaba Marcelo Vitale a El Diario, en el regreso concretado en 2011. Así, “entre la gente que comía sándwiches, nos vieron y así empezamos”. Incluso, por no sentirse preparados se dieron el lujo de rechazar una propuesta para tocar en “Sábados circulares”, de Pipo Mancera ¿Qué hubiese pasado?
En cambio, los hermanos realizaron un viaje a Italia en el que tocaron de forma fluida, para regresar al país en el ’69 y no parar hasta 1983, cuando llegó la separación.
Sin embargo, hubo dos regresos, en 2001 y 2011. Aquella última vez el grupo formó con Marcelo, Rino, Scantlebury, Berrondo y Sáenz, y fueron aplaudidos por dos generaciones en las Fiestas Patronales de ese año.

Éxito
Pero, sin dudas, el momento de mayor popularidad llegó en 1976, cuando les acercaron una letra que hablaba de la separación de los Beatles, escrita por Miguel Ángel Muscarsel, músico fallecido en 2013.
Si bien hubo dudas al principio, ya que la mayoría de su repertorio era cantado en inglés, finalmente aceptaron. “Pensábamos que no era nuestro estilo –reconocía Marcelo-, porque hacíamos soul y funk, para colmo era en español”. En aquella época se solía grabar dos temas por día, “pero con ese estuvimos casi un mes y medio… Juan Alberto Badía venía día por medio para ver cuál era el último arreglo. Él fue casi un padrino para la banda”.
La letra de “Adiós John, Paul, George y Ringo” tiene referencias explícitas a la obra de los Beatles, pero además varios guiños en los arreglos musicales que los fans reconocen al instante. A puro talento, Los Bárbaros fueron sumando en algunos pasajes pequeños fragmentos de canciones del cuarteto inglés.
Eleanor Rigby, el Sargento Pepper, Michelle, un submarino color limón, una guitarra que solloza, es estribillo (“Hello, goodbye”)… Apenas algunos ejemplos del recorrido que la letra realiza.
La canción fue un éxito inmediato y –además del single- terminó formando parte de un disco del mismo nombre, acompañada por una versión en inglés que no tiene nada que envidiarle a grupos como Los Shakers.
Fue tal la repercusión que la discográfica EMI llevó a Rino a Londres. Incluso, “les pedí que me concertaran una entrevista con alguno de los cuatro, pero estaban todos fuera de Inglaterra”.
Y recordaba, en aquel regreso: “Fui a los estudios Abbey Road y vi algo muy triste, justo se estaban llevando todos los muebles de las oficinas de los Beatles…”.  

 

 

 

Adiós John, Paul, George y Ringo

Letra: Miguel Ángel Muscarsel

 

Eleanor Rigby no recoge más, ya nunca más

el arroz después de las bodas

y en el cielo de diamantes, Lucy ya no brilla más

 

El sargento Pepper no dirige más

su banda de corazones solitarios

y en la plaza una guitarra, llora por su amigo George

 

Una gaviota vio, hundido en el mar azul

un submarino de color limón (de color color limón)

del que escapaba una canción

 

Na na na na na na na

Na na na na na na na

 

Hello, hello, I don't know why you say goodbye, goodbye, goodbye

I don't know why you say goodbye

 

Michelle ahora es la gorda Michelle

pobre Michelle que lava y zurce todo el día

y recuerda todavía:

des mots qui vont  très bien ensemble

 

Ya se escaparon muy lejos de aquí, lejos de aquí

las canciones más hermosas

más recuerdo de una clave de sol me ilumina el corazón

 

Una gaviota vio, hundido en el mar azul

un submarino de color limón

del que escapaba una canción

 

Paul, John, George y Ringo goodbye

Paul, John, George y Ringo goodbye

 

Hello, hello, I don't know why you say goodbye, goodbye, goodbye

no sé por qué decir adiós cuando una clave de sol

me ilumina el corazón

 

(Paul, John, George y Ringo goodbye)

Goodbye!

Galería de fotos
34
4

Valorar esta noticia

87% Satisfacción
3% Esperanza
0% Bronca
0% Tristeza
3% Incertidumbre
6% Indiferencia
Comentarios Libres