Un reencuentro, 50 años más tarde

Rozza Orzuzza estrena esta noche “Príncipe Azul” en el Teatro Lope de Vega. Daniel Deluca y Horacio Dann, los protagonistas.

sábado, 10 de abril de 2010 · 00:00

 

“Príncipe Azul”

Funciones: esta noche, el 17 y 24 de este mes, a las 21.30.

Lugar: Teatro Lope de Vega (Pedro Lagrave 725, Pilar).

Entrada: 15 pesos.

 

 

Un amor fugaz en plena juventud. Cincuenta años después, Juan y Gustavo cumplen la promesa de volver a verse para comprobar qué ha quedado de aquello que alguna vez los unió. Este esperado encuentro representa el punto de partida de “Príncipe Azul”, la nueva obra que Rozza Orzuzza montará esta noche, desde las 21.30, en el Teatro Lope de Vega.

La pieza escrita por Eugenio Griffero será propicia para que Hernán Deluca dirija por primera vez a su padre, Daniel Deluca, quien compartirá escenario con Horacio Dann.

Pasajes de drama y comedia se entrelazan en este trabajo que se repondrá los sábados 17 y 24 de este mes, y los viernes 14 y 21 de mayo, siempre en la sala teatral de esta ciudad.

Una de las razones por las que el director decidió encarar la realización de esta pieza, tiene que ver con el hecho que aborda muchos tópicos familiares con el repertorio desarrollado por la compañía. “Lo interesante es que la obra me permite tratar el tema de la tercera edad sin recurrir al estereotipo”, manifestó Deluca, en diálogo con El Diario.

 

A la deriva

Tal como lo pactaron 50 años atrás, cuando compartieron un efímero amor, Gustavo y Juan (ambos rondando los 70 años) se reencuentran para comprobar si aún hay algo que los une o ya todo pertenece al pasado. “Van con esa duda de qué cosas reconocerán en el otro después de tanto tiempo, o si se mantendrá aquella fantasía que alguna vez los unió. Hay muchas preguntas que estos personajes van a responderse cuando se vean”, expresó. 

La soledad, vidas que fueron abandonadas a su propia suerte, personajes que a la deriva transitan por este mundo y un pasado que no quiere ser historia, son algunos de los puntos en común que “Príncipe Azul” comparte con las obras que Rozza Orzuzza llevó a escena. 

- ¿Por qué esa atracción hacia estos personajes que viven a la deriva?

- Uno se solidariza con esos personajes, hay una necesidad de rescatarlos y mimarlos a través de este tipo de historias. Además, resultan mucho más atractivos e interesantes a la hora de abordarlos, ya que son personajes con muchos conflictos internos o que cargan con una mochila bastante pesada, debido a cosas que tienen que ver con el pasado. 

Comentarios