Noche de audiovisuales en Presidente Derqui

Desde las 21.30 se proyectará el clásico "The wall" y se mostrarán los avances de una película y un documental rodados en esa localidad.

11 de febrero de 2010 - 00:00

“The wall”, el clásico de Alan Parker, se puede ver gratis esta noche en Derqui.

 

 

Encuentro de audiovisuales 

Horario: esta noche, a las 21.30.
Lugar: Café-Bar Tilcara (San Martín e Iparraguirre, Presidente Derqui).
Entrada: gratis.

En Presidente Derqui comenzará hoy un ciclo de cortometrajes más película, que también incluirá avances de producciones locales, una exposición fotográfica y música en vivo. La propuesta, coordinada y conducida por Víctor Koprivsek, se realizará esta noche, desde las 21.30, en el Café-Bar Tilcara (San Martín e Iparraguirre), con entrada libre y gratuita.

Durante el encuentro se proyectarán el corto independiente “El circo de la mariposa” y los trailers de “Juego de espejos” y “El documental de Derqui”, ambas obras gestadas en esa localidad. Cerrando la noche, el público podrá disfrutar del clásico “The Wall”. La jornada dirigida a los amantes del cine se completará con algo de poesía, un show acústico y la muestra “El alma de una fotografía”, con obras de la colombiana Yamila Garzón.

“Hace tiempo que Derqui no tiene noche, no hay un lugar para los jóvenes, así que cuando la gente de Tilcara me propuso organizar algo, acepté. La idea de este ciclo itinerante es que bimestralmente se desarrolle en algún punto de la localidad”, manifestó Koprivsek.

Con el entusiasmo de siempre, el escritor confesó a El Diario: “Me enganché mucho con todo el tema de la imagen, de hecho le estoy dando una mano a una productora local que se llama Circo Audiovisuales Creativas, que actualmente está trabajando en el documental de Derqui. Se trata de un arte que me atrapó, me di cuenta que suma mucho a la poesía”.

 

Una noche diferente

El ciclo programado para esta noche comenzará con la proyección de “El circo de la mariposa”, un corto independiente dirigido por Joshua Weigel y protagonizado por Eduardo Verástegui y el australiano Nick Vujicic, que nació sin brazos ni piernas.

Luego será el turno de presentar los avances de dos producciones locales que verán la luz este año. Una de ellas es “Juego de espejos”, el nuevo film rodado íntegramente en esa localidad por Pino Valero, que saldrá a la luz en abril. La otra se trata de “El documental de Derqui”, que está siendo rodado por Circo Audiovisuales Creativas (productora local integrada por los jóvenes Jorge Bulacio y Leonel y Sebastián Maldonado). “Es el primer documento histórico de Derqui, así que está encarado desde ese lugar. Va a durar cerca de 45 minutos y reunirá entrevistas con vecinos y referentes de los barrios. El estreno será el 25 de mayo, en el marco de una jornada denominada ‘Rumbo al bicentenario’, que contará con otras actividades”, apuntó Koprivsek, quien colabora en la realización del documental.    

Cerrando el encuentro se proyectará “The wall” (1982), la película dirigida por el británico Alan Parker, basada en el clásico disco de Pink Floyd titulado “The wall” (1979). El guión fue escrito por el vocalista y bajista del célebre grupo, Roger Waters.

La jornada incluirá además la exposición “El alma de una fotografía”, que reúne obras de la artista colombiana Yamila Garzón, quien realizó una serie vinculada a la infancia y los distintos barrios de Derqui, localidad en la que vive desde hace 5 meses. También tocará un trío que ofrecerá un show acústico, con temas de folclore y rock nacional.

 

 

APUNTES DESDE LA OTRA VEREDA 

Mr. America 

por Hernán Deluca 

Explorar el lado oscuro del sueño americano, esa aventura a la que siempre me anoto. Hunter S. Thompson, Marlon Brando, Charles Bukowski, tan sólo algunos de los integrantes de un íntimo listado que, desde hace años, empapela las paredes de mi curiosidad.El recorrido de una determinada obra puede ser la síntesis de una cultura, me digo antes de poner un pie en la escalera mecánica. Esa pesada idea cubrirá a los célebres rostros que redescubro a cada paso. Bob Dylan, John F. Kennedy, Dennis Hopper y Muhammad Alí aparecen en pinturas, serigrafías, filmaciones y fotografías. Sus reconocidos gestos adquieren una nueva dimensión gracias a la mirada del provocador que supo nutrir, como nadie, al cholulo que habita en cada uno de nosotros. 

Mucha cosmética y una polaroid, algunas de sus herramientas más efectivas. Es que Andy Warhol lo supo desde muy joven: durante años, la contradicción ha manchado con sangre y petróleo a la bandera de las barras y estrellas. Pero, como lo importante es la imagen, es necesario maquillarlo todo. Que el mundo sepa que travestir a un país es un buen método para ocultar su miseria. O, lo que es más ¿sincero?, desnudarla.

Desde octubre del año pasado el Malba  presenta “Andy Warhol, Mr. America”, una segunda oportunidad (la primera fue “Andy Warhol. Motion Pictures / Cuadros en movimiento”, en septiembre de 2005) para conocer el trabajo de uno de los artistas más influyentes del siglo XX. La cultura política y popular de los Estados Unidos reflejada en 26 pinturas, 58 grabados, 39 fotografías y 2 instalaciones (“Silver Clouds” y “Cow Wallpaper”), además de 44 películas –que se exhiben en la sala y en el auditorio-, pertenecientes a diferentes etapas de su producción artística, con un énfasis particular en el período que va de 1961 hasta 1968.

Estar rodeado por los famosos retratos de Marilyn Monroe es una de las experiencias más intensas que puede vivirse en la muestra. En intensos colores flúo o en oscuros grises, la sonrisa de la diva es captada con rigurosa veracidad. Las miles de páginas que, históricamente, fueron dedicadas a la rubia más famosa de todos los tiempos pueden resumirse en esos primeros planos donde la tristeza le saca varios cuerpos de ventaja al glamour. Una pizca de piedad entre tanto sarcasmo.

Otro de los grandes hitos en la obra de Andy Warhol es la irónica serie de “Sopas Campbell”. El alimento ingerido en su hogar, en los tiempos de la Gran Depresión, se convierte, gracias a las serigrafías, en la nada misma. Sin embargo, todo se resume en esas latas. Su “América imaginaria” (la que sospechamos se acerca más a la realidad) fue, por ejemplo, la de la inocente Shirley Temple y la belleza de Elizabeth Taylor; la de la presidencia idealizada de John y Jackie Kennedy y la del mito de la superabundancia y del progreso tecnológico. Entonces, ¿cómo reflejarlo? Con latas de sopa.

“No creo en la muerte porque uno no está presente para saber que, en efecto, ha ocurrido”, dijo alguna vez Warhol. Y, tiene razón.

Viendo su trabajo, podemos afirmar que está más vivo que nunca.

(La exposición podrá verse hasta el 22 de este mes en el Malba, Avenida Figueroa Alcorta 3415).

Seguí leyendo

Dejá tu comentario

Te Puede Interesar