Literatura

Soy Mano: Mariposas

Por Víctor Koprivsek

6 de julio de 2023 - 12:47

En 1936 apoyado por Hitler y Mussolini, las fuerzas militares encabezadas por Francisco Franco, comenzarían una guerra civil que duraría tres años, hasta 1939, y dejaría aproximadamente 200.000 muertos.

Francia, Gran Bretaña, Alemania, Italia y la Unión Sovietica, cinco países de Europa, entre otros, firmaron un acuerdo de no intervención en España. Acuerdo que Alemania e Italia no cumplirían ya que aprovisionando con armas, tanques y aviones a las tropas franquistas.

También, en 1936, el gran poeta español Federico García Lorca escribía una de sus obras más brillantes: La casa de Bernarda Alba.

Al terminar la Guerra Civil Española, en la primavera del 1939, e instalarse en el poder el franquismo, alrededor de medio millón de personas fueron enviadas a casi 60 campos de concentración.

También hubo millones de españoles desplazados que huyeron de las áreas de violencia para buscar refugio en otros países entre ellos Argentina.

El 1 de septiembre de ese mismo año, la Alemania nazi de Hitler, con el apoyo de Franco y Mussolini, invade Polonia y da comienzo a la Segunda Guerra Mundial, que dejaría, entre otras calamidades, 40 millones de muertos, la mitad civiles.

El 18 de agosto del año de la genesis, 1936, después de terminar de escribir La casa de Bernarda Alba, el poeta Federico García Lorca, junto al maestro Dióscoro Galindo y el banderillero Francisco Galadí, fueron apresados y fusilados por el ejército de Franco.

Lorca tenía 38 años y La casa de Bernarda Alba estuvo prohibida durante muchos años.

Se dice que fue en Argentina el primer lugar donde, en el año 45, el teatro la mostró al mundo.

Anoche vi esa obra en Torrente, interpretada por la Comedia del Pilar: Alicia Bureau, Silvia Guarino, Karina Vergara, Micaela Kaigar, Rosana De Luca, Natalia Ventura, Martina Simeoni, Lili Ferraro, Estela Battaleme, con puesta en escena y dirección general de Martín Simeoni.

Impresionante. Recomendable.

Entre el público, que llenó las gradas del lugar, estaba la querida actriz Anahí Ponsone, quien interpretara hace algunos años atrás al personaje de Bernarda Alba en otra puesta en escena de otro respetado elenco local: UT8.

En los silencios de la obra, entre acto y acto, y las líneas de los diálogos formidables, pensaba en aquel joven que en 1936 vio venir la oscuridad, la opresión y esa muerte traicionera que también se lo llevó.

Cierro esta columna con un proverbio chino: «El aleteo de las alas de una mariposa se puede sentir al otro lado del mundo».

Seguí leyendo

Dejá tu comentario

Las Más Leídas

Tren San Martín, el viajar así es un placer. Paula Martinez.

Te Puede Interesar