Socorrista pilarense lucha contra el Covid-19 en Europa

Agustín Ávalos tiene 27 años y es de Manzanares. Hace un año y medio está en Andorra en donde trabaja como voluntario de la Cruz Roja. “Es una experiencia única e irrepetible”, asegura.
miércoles, 27 de mayo de 2020 · 09:35

En noviembre del 2018, Agustín Juan Ávalos, vecino de Manzanares de 27 años, viajó a Andorra. Aunque en un principio la idea era estar cuatro meses, por un accidente sus planes se vieron modificados y hoy integra el grupo de voluntarios de la Cruz Roja que está luchando contra el coronavirus.

A pesar de haber estudiado para socorrista en la Escuela de Guardavidas de Pilar, sin dudas nunca imaginó que el 2020 lo encontraría en Europa luchando contra un virus que está haciendo estragos en todo el mundo.

Fue el 9 de noviembre del 2018 que, con una valija repleta de sueños e ilusiones, Agustín Ávalos viajó desde Buenos Aires hacia Andorra. Dejando la comodidad de su Manzanares natal, su objetivo era quedarse por cuatro meses para seguir viajando. Sin embargo, un accidente modificó sus planes: ya pasó un año y medio y el presente lo encuentra varado en el mismo país, sin posibilidades de viajar.

Pero, en lugar de amargarse, Agustín decidió ocupar su tiempo haciendo lo que mejor sabe hacer. Ayudar. Así, se sumó al equipo de voluntarios de la Cruz Roja y hoy es uno de los tantos jóvenes que le están poniendo el cuerpo a la lucha contra el coronavirus.

“Comencé el 30 de abril, no pude ser parte en los inicios porque di positivo de Covid-19. A los días di negativo y volví a colaborar como voluntario en sanidad, realizando los test a la población andorrana”, explicó el joven pilarense, entrevistado por El Diario.

Su labor consiste en realizar dos test serológicos, que son aquellos que permiten detectar si la persona estuvo o no en contacto con el virus, ya que detecta los anticuerpos que fueron generados.

“Se pincha en el dedo y se retira una muestra de sangre la cual se coloca en los test, se pone un reactivo y en 15 minutos tenemos respuesta, por negativo o positivo. En ambos casos, el gobierno andorrano informa vía SMS con respuesta del test y cómo proceder para tomar las medidas pertinentes”, indicó Agustín.

La experiencia, aseguró, “es única e irrepetible”. “Trabajar como voluntario en donde sea es un placer, pero que sea bajo la organización de Cruz Roja es muy motivador. Se nota la solidaridad de la gente para con nosotros, quienes realizamos los test. Te manifiestan mucho respeto y admiración”, detalló.

Respecto a cómo se está viviendo del otro lado del océano Atlántico, manifestó que “de a poco se vuelve a la normalidad, bajo normas estrictas en espacios comunes”. En el caso particular de Andorra, el 1° de junio reabren las fronteras con Francia, mientras esperan respuesta de España.

Al igual que sucede en todos los países que se están viendo afectados por la pandemia, también “hay mucho temor con la economía e incertidumbre de cómo va a ser este verano en los Pirineos”.

Mientras tanto, a más de 10.500 kilómetros, lo espera su familia, que todavía no sabe cuándo lo volverá a ver ya que la idea de Agustín es viajar a Dinamarca una vez que la situación lo permita y le llegue la Visa. "Están muy contentos, pero con un poco de miedo e incertidumbre ya que la distancia y el virus traen esa sensación”, contó. 

De cualquier manera, el hombre de Manzanares sabe que está haciendo lo que debe hacer aún ante un panorama que tan solo meses atrás era inimaginable para todo el mundo.

“Jamás pensé vivir lo que alguna vez vi por televisión, en una escala menor a lo que es un hospital. Mi respeto y admiración va hacia esa gente que sí le pone el pecho a la situación”, concluyó.

 

Galería de fotos

50%
Satisfacción
50%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios