Ideas que suman

Tres historias de vecinos solidarios en plena cuarentena

Salen en camioneta a repartir comida. Mujeres de un merendero asisten a familias de Monterrey. En un barrio cerrado de Manzanares armaron y distribuyeron 90 cajas de alimentos.
domingo, 12 de abril de 2020 · 08:02


por Alejandro Lafourcade
a.lafourcade@pilaradiario.com


En tiempos de aislamiento e incertidumbre, de cifras que asustan y economías que debilitan cada vez más, ha aparecido la naturaleza solidaria de gran cantidad de vecinos del distrito.
A partir de iniciativas surgidas en familias e instituciones, se han organizado diversas iniciativas para llevar alimentos y ropa allí donde más se necesita.
En Presidente Derqui, jueves y sábados un grupo de vecinos recorre las calles a bordo de una camioneta, llevando comida de una olla popular surgida de donaciones de comerciantes y frentistas. “Somos gente con inquietudes solidarias”, expresó Alberto Silva, uno de los protagonistas, recordando que “la iniciativa fue de Lucas Mansilla, amigo y vecino de la zona. Él fue quien encendió la llama de esto”.
Este sábado el reparto se hizo en el barrio Toro, con dos ollas. “Lo estamos haciendo dos veces por semana, y el lunes vamos a hacer una merienda con tortas fritas frente a la Secundaria Nº2”, comentó Alberto.
Antes de la cuarentena, el grupo (Asociación Solidaria 8 de Diciembre) organizaba roperos solidarios y ferias americanas para que los merenderos de la zona pudieran financiarse, actividad ahora paralizada por la cuarentena.
“Tomamos todos los recaudos, con barbijos, cofias y demás cuidados. Vamos a seguir, probablemente lo hagamos una vez por semana, y si recibimos muchas donaciones se las pasaremos directamente a los comedores para que sigan funcionando”.
Conocedor de la zona, Silva confirma que “hay una necesidad terrible, les llevamos la comida y nos preguntan si volvemos al día siguiente… Es duro, pero vamos a tomar más recaudos, todos tenemos familia, pero acá no se rinde nadie”.
Y agrega: “Cuando vienen con el tupper quizás dicen ‘en casa somos cinco’, y les servimos cinco porciones, así con todos. Cada vez que hacemos las ollas salen más de 100 porciones. La pandemia saca lo mejor de mucha gente”.

Cocineras
Desde hace dos años, Teresita Ramírez dirige el merendero Los Niños de Teresita, en Monterrey Sur (Derqui). “Cuando empezamos teníamos 50 chicos, pero se fueron sumando y llegamos a los 100 o 110. Ahora se agregaron los padres que quedaron sin trabajo…”, expresa.
En el lugar, ubicado Carlos Tejedor 1935, detrás de la Escuela 15, de desempeñan siete mujeres que, como explicó Teresita, “cuando tenemos algo de plata hacemos una caja chica para comprar carne y verduras, que es lo que más necesitamos”.
Desde que empezó la cuarentena, a la merienda diaria se le sumó el almuerzo. “Pertenecemos al Movimiento Barrios de Pie y ellos nos proveen la leche, azúcar, harina, fideos, arroz y polenta, pero no la carne y la verdura, eso sale de nuestros bolsillos y de donaciones”.
Luego de cocinar, se envía el aviso a través de un grupo de Whatsapp. Los lunes entregan leche con tortas fritas o rosquitas, “y los miércoles llegan con sus recipientes porque cocinamos”.
No obstante, Teresita indicó que “necesitamos donaciones para cocinar por lo menos dos veces por semana. Pueden acercar las cosas o vamos nosotras a buscarlas. Sí o sí necesitamos donaciones, así podríamos cocinar más días y extenderíamos la comida, porque cuando termine la cuarentena igual va a haber muchas necesidades”. 

Comprometidos
En la zona de Manzanares también afloró la solidaridad en tiempos difíciles: en el barrio cerrado San Francisco, los vecinos lograron recolectar gran cantidad de comida e insumos para distribuir en la zona.
Una de las impulsoras fue Florencia Álvarez Lembeye, logrando que se sumaran casi todos los frentistas de la urbanización, por lo que se armaron nada menos que 90 cajas con alimentos. De la misma manera, otros vecinos se sumaron recolectando ropa para llevarle a la gente de las inmediaciones.
Así, durante este fin de semana se llevaron grandes ollas de guiso para los barrios linderos, como Río Luján, e incluso a otras localidades, como San Francisco (en articulación con el Comedor Confiar) y Presidente Derqui.
“Realmente es una enseñanza para todos –expresaron los organizadores, felices con el resultado-. Armamos 90 bolsas con lo que se compró en el súper, más las cajas que donaron. También se donaron huevos y 100 kilos de harina, una vecina está haciendo 80 panes… Ojalá podamos seguir ayudando a todos aquellos que nos necesitan. En solo un par de horas armamos un mundo”. l


Para colaborar
Alberto Silva, (116) 0359065. Facebook: Asociación Solidaria 8 de Diciembre.
Teresita Ramírez (011) 155 4990312. Facebook: Merendero Los Niños de Teresita.


“La pandemia saca lo mejor de mucha gente”. 
ALBERTO SILVA.
 
“Cuando empezamos teníamos 50 chicos, pero se fueron sumando y llegamos a los 100 o 110.
Ahora se agregaron los padres que quedaron sin trabajo”.
 TERESITA RAMÍREZ.
 
“Ojalá podamos seguir ayudando a todos aquellos que nos necesitan. En solo un par de horas armamos un mundo”. 
FLORENCIA ÁLVAREZ LEMBEYE.

Comentarios