Soy Mano

Crónicas del después

domingo, 23 de mayo de 2021 · 08:50


Por Víctor Hugo Koprivsek 

Como en un ayer sagrado, el mañana espera los escritos de hoy. Y así, cuando todo esto pase, habrá tanto andado con los hombros llenos de paisajes idos.

Quedarán los rastros de cadencias sumas y serán los gestos de compañerismo los que han de perdurar, flameando en el aire, del tiempo que ha pasado en limpio tanto caminar.

Cuando lo intentamos, cuando al fin cedimos, cuando entre las horas del encierro este nos tocó limpiar el corazón herido. Y tocó ser parte del dolor ajeno sin medir distancias ni medir suspiros.

Hoy tu mano escribe lo que ha de quedar en las hojas blancas que no se han escrito. Pero que mañana tocará leer, cuando ya no estés, en el otro libro.

Las crónicas del después serán un espejo, un cristal de agua con su propio brillo. Y mientras las horas despejen el cielo, o los nubarrones arrecien los días, tú y yo andaremos juntos, sobre el mismo bote en el mismo río.

Compartiendo el vaivén de la orilla cerca, a veces más cerca, según el torrente de este hermoso ciclo. Por eso te digo, en esta columna que habrás de leer, no olvides, hermano, de dónde has venido, sonríe este día y tomate un vino, compartí tu pan, refrescá el espíritu y abrazá a tus viejos.

Jugá con tus nietos, reí con tus hijos, repartí palabras que traigan alivio. 

No es fácil la lucha de los que vivimos. Arriba y abajo, al costado hay gritos, desde las pantallas te hablan al oído, te dicen mentiras, calumnias que quieren volverte sombrío.

Cada amanecer es un despertar, un asombro nuevo, la oportunidad de escribir tus letras y mirar tranquilo todo lo que abraza tu mirar de niño.

Comentarios

26/5/2021 | 19:19
#0
Es verdad, querido amigo Víctor. Los que no saben leer, como nosotros, los que leemos y escribimos, no descubrirán que tu texto es un poema. Tiene métrica, tiene rima, tiene musicalidad. Tiene muchas razones, también. Lo único que puedo agregar es, que, desde las pantallas, desde un lado y otro te dicen mentiras, calumnias. Y a todo esos asistimos con nuestro mirar de niños.
26/5/2021 | 19:13
#-1
Es verdad, querido amigo,Víctor. Los que no saben leer, como nosotgrtos, los qiue leemos yu esc ri8b imos, no descubrirán q