DESDE EL HOSPITAL AUSTRAL

“Que el dolor se transforme en alegría para dar”

Dar Sonrisas es una ONG que trabaja para el bienestar de niños pacientes oncológicos y trasplantados. La premisa, arrancarles una sonrisa aún en los momentos más duros.
miércoles, 19 de octubre de 2016 · 00:00
A partir de las ganas de ayudar y alegrar a chicos que se encuentran en situaciones críticas de salud, se formó Dar Sonrisas, una ONG que trabaja con pacientes pediátricos de 0 a 16 años. Su objetivo es mejorar la realidad que viven los chicos, y hacer que su tratamiento en el Hospital Austral y otros sea más llevadero. Son alrededor de 20 personas los que forman el equipo y 17 voluntarios.
Lucila Reynal, una de las fundadoras de Dar Sonrisas, dialogó con Código Plaza (FM Plaza 92.1) y explicó cómo surgió este trabajo y su funcionamiento. "Trabajo hace varios años como recepcionista en el Hospital Austral y a raíz de empezar en un sector que hoy es el laboratorio, me encontré con la realidad de los chicos, pacientes oncológicos y trasplantados. Al principio fue bastante difícil porque todos evadimos la realidad y el sufrimiento, pero día a día entendí que yo no podía cambiar esa realidad pero sí podía transformarla, y así fue cuando arrancamos”, señaló.
El proyecto se llevó a cabo en base a una investigación que realizó previamente parte del equipo de Dar Sonrisas, que analizaba qué pequeñas cosas se podían hacer para mejorar el ánimo de los niños. Se descubrió que un pequeño premio o un mimo a la hora de sacarse sangre o ambientar la sala los hacía sentir más cómodos.

Mimo
Además, Lucila asegura que los padres están agradecidos y felices con el trabajo que hacen, porque ver a sus hijos un poco más sonrientes en estas situaciones es gratificante. "Es muy emocionante cada vez que se acercan y nos dicen unas palabras. Uno no se da cuenta que con tan poquito se puede cambiar la realidad del otro. Uno no dimensiona cuánto da con tan poquito”, afirmó. 
Por lo general, los padres se sienten solos en ese camino difícil y Dar Sonrisas lo que hace es acompañarlos, contenerlos y darles fuerzas para que sigan adelante.
La ONG no es parte del Hospital Austral, pero se trabaja en conjunto. Se realiza un seguimiento de todos los casos, se está al pie del cañón en todos los tratamientos y así "se busca estimularlos, entusiasmarlos, que no bajen los brazos y que sigan peleando”. La idea es darles un mimo en cada cumpleaños, festejar el Día del Niño o Navidad, y de esta manera "hacer todo para que su tránsito sea más ameno”, sostuvo Lucila.
Para cada uno que forma parte de Dar Sonrisas también es un trabajo solidario en donde muchas emociones se ponen en juego. Lucila añadió: "es difícil porque cuando uno pone el corazón, el corazón está y uno siente la alegría y la tristeza a la vez. Lo importante es saber que pudiste hacer una diferencia en el otro”. Conmovida, agregó: "Gracias a la gente que se suma con un corazón enorme y que no duda para que los chicos la pasen lo mejor posible”. 


"Uno no se da cuenta que con tan poquito se puede cambiar la realidad del otro”. 

LUCILA REYNAL. 

Comentarios