Carta de lector

miércoles, 27 de marzo de 2013 · 00:00

La camiseta no se mancha


Sr. Director:

El día 6 de enero del 2009, luego de muchas reuniones a oscuras, junto con el Chileno, lanzamos sobre la mesa de algunos socios y de la comisión del club, el proyecto de formar jugadores para participar en el torneo de la Liga Escobarense.

Lo miraron con desgano y con una sonrisa cómplice, entre ellos dijeron: si pueden hagan. No creían en este proyecto pero igual se realizó la convocatoria de jugadores, la cual superó ampliamente nuestros objetivos, siendo todos los chicos locales.

Nos hizo más fuerte sabiendo que había gente que empezó a creer en nuestro proyecto. Después de ver esto, una locura más del Chileno, que estos jugadores sean hinchas de River, Boca, Racing, San Lorenzo, etc., pero poder ver la camiseta de Depor en mi ciudad sería un anhelo mayor, y lo lograste. Hoy, ver a los hijos de los jugadores con la camiseta roja y negra nos llena de orgullo y de una inmensa emoción.

Aun recuerdo el primer partido de local, la hinchada no llegaba a 10 personas, la mamá, el papá y el hermano de algún jugador. Hoy la barra del Depor tiene cerca de 300 integrantes. Nuestro primer campeonato fue intenso, con un promedio de 6 goles por partido.

Qué pasión, pero perdimos un par de partidos en la mesa. No salimos campeones pero nos dimos cuenta que corrigiendo algunos errores se podía... y se pudo. Llegaron dos subcampeonatos y un torneo, salimos campeones, mi ciudad, Villa Rosa, era toda roja y negra y el pase por primera vez al torneo más importante de la AFA, el Torneo del Interior.

Acá es donde empiezan a aparecer las manos negras que no querían que el Depor participara, un grupo de muchachos villarrosenses se sumaron al proyecto consiguiendo un aporte económico y el torneo se pudo jugar. Esto molestó a unos cuántos, socios, comisión, políticos.

Pasamos a la siguiente fase, todo era festejo, próximo partido con Camioneros, el de Moyano, trae mucha hinchada, nuestros jugadores muy ilusionados y acá aparecen más manos negras.

Primero jugábamos en Fénix, luego en Armenio, Puerto Nuevo, Villa Dálmine. Muchas idas y venidas y el partido no se jugó, lo perdimos todo.

La tristeza invadió a la mayoría y hoy una minoría disfruta, y son los que dicen ser socios o comisión del club. Los jugadores y los dirigentes pasan, pero la camiseta del Depor no se mancha. (Gracias Chileno) 

 

Félix Chávez.

 

Comentarios