La fortaleza de la Fusión

Derqui-Monterrey se repuso a un mal comienzo y le ganó 88-76 a Belgrano para adelantarse 1-0 en la final. Irigoyen (27) y Hasenauer (24) fueron los líderes de un equipo que mantuvo el invicto de local.
 
domingo, 24 de marzo de 2013 · 00:00

En casa no se regala nada. Derqui-Monterrey volvió a dar muestras de su capacidad de reconstrucción y superación contra todos los contratiempos para ganar el primer punto de la final de Provincial de Clubes de Buenos Aires.

 

En la noche del viernes, ante un gimnasio colmado en la calle Dorrego, la Fusión venció 88-76 a Belgrano de San Nicolás y se puso 1-0 en la serie al mejor de tres encuentros que definirá el título.

El máximo objetivo de la campaña ya fue obtenido, como es el ascenso al Torneo Federal para la 2013/14.

En la semana, los derquinos perdieron a otro de sus emblemas, Patricio Márquez (fuerte contractura). El juego interior sintió otra baja. Pero este plantel sigue sorprendiendo noche a noche, semana tras semana desde hace 12 meses.

Volvió a ser Enuel Casquero y ahora Ezequiel Martínez los que se pusieron el traje de socios de Rubén Runke.

Apareció una vez más Alejandro Irigoyen en una función extraordinaria, en su pico de rendimiento individual cuando más lo necesitan, haciendo de todo y muy bien.

Y explotó Leandro Hasenauer, de actuaciones superlativas fuera de casa en los playoffs. Le hacía falta una noche consagratoria en la puerta de su casa y este viernes la descosió.

El Mago fue el factor desequilibrante para que la Fusión se despierte de una pesadilla en el primer cuarto y termine brillando ante su gente. Fue la despedida en casa (invicto) del Provincial y su gente pudo disfrutar al máximo de sus héroes.

 

Desde el infierno

La presentación del equipo, como no había sucedido en el año, fue para poder recibir el cariño y agradecimiento de su gente tras la gloria conseguida en Bahía Blanca la semana anterior. Seguramente ese nuevo cimbronazo de emociones hizo que entraran con la cabeza en otro lado al juego.

En cambio, Belgrano fue un concierto. A los conocidos Ferrero, Pascual o Lete, se le agregó un cuarto implacable de Cionco y la visita se adelantaba 26-12 para enmudecer a todos.

El renacimiento derquino vino desde el banco, liderado por la intensidad de Daniel Castro y derroche de energías al servicio del equipo.

Y en ataque, ajustaron la mira Hasenauer e Irigoyen. El Mago pasó en un momento a ser el base, pero su puntería fue letal.

Mientras que Hueso volvió a reflotar el “Flamenco” (jugada personal), sus bombas o rompimientos al cesto. Todo su arsenal fue decisivo para igualar el marcador en 42.

El postre fue el cierre contra la chicharra. Recupero defensivo, corrida de Medina y pase abierto a Hasenauer. Triple espectacular para que explote la tribuna.

 

Hueso recargado

El complemento fue el momento de explosión definitiva de la dupla del Mago y Hueso. Fueron la respuesta a toda propuesta defensiva de Belgrano y encontraron espacios para castigar en todo momento.

Incluso, se acopló Medina con un par de triples para que la máxima de la Fusión sea 57-46. Es decir, en poco más de un cuarto y medio el arrasador conjunto de Prodan estableció un parcial de 45-20.

Cuando estaba para dar el golpe definitivo de nocaut, el Rojo revivió. Lete apareció con un triple y Moreno se asoció para que la brecha se reduzca a 62-58.

Entraron al último período con todo abierto, aunque la mentalidad de la Fusión dominó las acciones. El regreso de Runke a la cancha, con Hasenauer-Irigoyen imparable volvió la distancia a 76-63.

Belgrano hizo su último intento de volver al juego con el gigante Ferrero y los rompimientos de Moreno, pero el que se agigantó fue el Toro.

Consiguió un doble arrastrando al pivote de 2,06 que abrió el camino definitivo al triunfo. El sello se lo puso Hueso con un par de acciones espectaculares, para cerrar una noche fantástica y dejar la casa invicta.

 

 

  

12

triples marcó Derqui-Monterrey ante Belgrano. Leandro Hasenauer (4) y Nicolás Medina (4) lideraron el bombardeo, junto a Alejandro Irigoyen (3) y Leandro Basterrica (1).

Comentarios