A Derqui-Monterrey se le escapó en el último aliento

Cayó 101-90 en tiempo suplementario, luego de haber igualado en 85. Como un calco del primer juego, dominó casi todo el partido pero se quedó sin resto en el final. El que gana hoy asciende.
 
sábado, 16 de marzo de 2013 · 00:00

Y pensar que el ascenso estuvo tan cerca. Apenas un puñado de minutos. Pero finalmente, Derqui-Monterrey cayó 101-90 ante San Lorenzo, en Bahía Blanca, y ahora la serie de semifinales del Torneo Provincial de básquet quedó igualada en 1 (La Fusión se había impuesto 75-74 en Derqui). Ahora, todo se definirá esta noche tambien en el sur , sin más vueltas: el que gane logrará el ascenso al Torneo Federal, tercer escalón del básquet nacional.

Habían igualado en 81 en el tiempo regular. Y en los 5 de desempate el local logró sacar un ventaja de 5 puntos (triple más recupero) para comenzar a sentenciar la historia.

El partido fue prácticamente un calco del primer choque de la serie, con La Fusión haciendo valer el juego de Rubén Runke (10) en la pintura y aprovechando la buena mano de Luis Díaz (goleador del partido con tremendos 34 puntos) y de Alejandro Irigoyen (12).

Con ese argumento Derqui-Monterrey comenzó a sacar ventajas. Encima Nicolás Medina e Irigoyen descansaban para no sumar más faltas y fueron bien reemplazados por Enuel Casquero y Leandro Hasenauer.

El local seguía apostado a su receta de juego intenso, siempre metido y además le seguía ganando el terreno de los rebotes ofensivos al equipo de Javier Prodan. El local tomaba segundas y hasta terceras opciones frente al aro derquino y así, se mantenía en juego.

De a poco Derqui empezó a mejorar ese aspecto. Ajustó la defensa y se fue al descanso largo arriba por 10 (49-39) y con todas las esperanzas.

El equipo derquino se mantuvo con cierta luz, pero como una remake de hace una semana se llegó al final muy apretados. Igualados en 81, Derqui tuvo dos bolas para ganarlo, pero en una se resbaló El Chavo Díaz y otra la perdió Medina. Parecía ser el tiempo de la visita que se benefició con una falta dudosa con 2,5 segundos en juego.

En forma increíble, Branciforte (justamente el goleador del local), falló los dos tiros y se fueron al suplementario. En el desenlace arrancaron con mucha paridad. Pero una jugada pareció sentenciar el rumbo para el local. Una jugada y un jugador. Hildemann, que ni siquiera había viajado a Derqui, apareció en esos instantes finales con un triple y el cobro de un recupero (9 puntos en ese parcial) para sentenciar la historia.

Hoy se vuelven a ver las caras a las 21. Ambos conocen y sostienen su libreto. Habrá que ver quién llega más entero física y mentalmente. El premio es mayor: nada menos que un ascenso.  

 

Comentarios