Tribuna del lector: Barbarie o democracia

por Liliana Alfaya*
miércoles, 28 de septiembre de 2011 · 00:00

 

 

Comparar la ocupación de terrenos y la intervención de la Justicia con “el intento de exterminación de gente que ocupa tierras por parte del intendente” es una infamia inadmisible que sólo provocará el repudio de los ciudadanos del Distrito de Pilar.

La declaración de la dirigente del Partido Obrero de Pilar realizada el día domingo 5 de septiembre en este diario, sólo responde a un profundo desconocimiento de nuestra  historia, ya que los trabajadores en la Argentina sabemos perfectamente quiénes fueron las víctimas de los exterminios, del Terrorismo  de Estado, quiénes hablaban de exterminio igual que Massera, Camps, admiradores de Hitler, para imponer un plan económico de dependencia política, destrucción de la industria nacional, con muerte, torturas, desapariciones sistemáticas de opositores y robo de bebés.

Los únicos exterminadores han sido las minorías oligárquicas, usurpadores de tierras, serviles a las potencias coloniales, quienes comenzaron las masacres, primero con nuestros pueblos originarios, luego en la Patagonia y en el resto del país, para apoderarse de sus tierras. Tales expresiones son una acción propia de psicopatismo político, sólo comparable por lo grotesco con las opiniones vertidas por una decadente representante de la farándula argentina en materia de derechos humanos.

No se puede, en nombre de las víctimas que fueron en su mayoría estafadas en su buena fe por grupos mafiosos organizados con ese fin, aprovechándose de la necesidad de vivienda de las familias, manipulando su desesperación, con el afán de conseguir algún voto.

No avalaremos la usurpación como método de solución a la crisis habitacional, no creemos en la guerra de todos contra todos. Quienes propician esos métodos recibirán probablemente el repudio más contundente que tenemos las sociedades en democracia, las elecciones.

Pretender, a quien ha recibido el respaldo por el casi 50% de los votos, a quien sólo ha ocupado cargos por voto popular, acusarlo de espíritu exterminador es, al menos, una visión mesiánica y apocalíptica ya fracasada, una infamia al borde del disparate, propia de quienes desconocen la historia, y piensan un modelo de país traído de Marte, mostrando que siguen sin entender que los argentinos tenemos nuestros propios modelos de país que queremos, con nuestras pautas culturales, nuestras costumbres, nuestra historia, nuestros héroes.

Es momento de trabajar por las desigualdades que faltan resolver, no de crear falsos enfrentamientos, la falta de vivienda no tiene colores políticos, tenemos que respetar las instituciones que en democracia realizan su trabajo, como la Justicia que está actuando en el caso de las familias de Los Cachorros, y aún si tuviéramos críticas a su accionar, no corresponde a nuestro entender, utilizar a las familias involucradas para resolverlas, sino a través de las reformas de las leyes que nos rigen en nuestro sistema.

No se pueden pisotear los derechos y deberes en  democracia según nos convenga, sí se debe participar activamente y atenerse a los resultados electorales, que es la manera que tenemos los argentinos de expresar nuestras opiniones con respecto al rumbo de nuestro país.

 

* Concejal, presidenta bloque del Frente Justicialista para la Victoria.

Comentarios