Camino a la gloria

domingo, 27 de junio de 2010 · 00:00

 

A través de ese maravilloso túnel del tiempo, dejémonos volver a las instalaciones del legendario y hoy desaparecido Club Atlético San Lorenzo, en el cual un baby fútbol organizado por su comisión nos deja el recuerdo de dos directivos: Juan Daneri y Tito Hermiaga, y tres pequeños jugadores del equipo de la década del 40; Roberto Rolando, Juan Carlos Zocchi y José Cambursano.

 

 

Integrar un equipo, compartir los mismos colores de camiseta, jugar un partido dejando todo para ganar y por último, saborear la dulzura de haber conseguido el triunfo o la amargura de la derrota forman una gama de sentires que el fútbol les supo transmitir a aquellos que le dieron en su vida a la redonda.

Darle a la redonda no es más que formar un todo con la pelota, hacerse amigo de ella, llevarla acariciándola, jugar entre los dos y saber que ambos en un momento deben separarse para que el equipo entero convierta el ansiado gol.

Un gol, un tanto que abre el marcador, que empata el partido, que disminuye la diferencia de la pérdida o que te corona campeón.

Un momento para festejar, para gritar, saltar, bailar, señalar, ofrecer, dedicar, y sobre todo para mostrar la grandeza de haber alcanzado un sueño, de demostrar y demostrarse que el esfuerzo fue válido como en cualquier situación de nuestras vidas.

Un verdadero valor humano se consigue en este deporte mundial y en cualquier otro, en los cuales los principios sean tan claros y desafiantes como en el futbol.

Y hoy en día, nuestra selección argentina está avanzando hacia la concreción de su sueño y la de todo el país, sinceramente levantar con manos propias la dorada copa de la FIFA que nos muestre al mundo como verdaderos depositarios del futbol en el mundo.

Por eso vuelvo a compartir una vez más con ustedes, fotos de mi viejo álbum, que reflejan imágenes de aquellos jugadores y equipos de mi Pilar de entonces, porque siempre consideré que el origen de la grandeza argentina con respecto al fútbol, está en cada potrero de barrio, en cada cancha de un club social, y en las manos de aquellas “nuestras mamás y esposas” que a pesar del rezongo que le provocábamos, lavaron nuestras ropas después de un partidito y con una sonrisa nos preguntaban como habíamos salido.

Gracias Argentina por este sentimiento, no se puede parar y de soñar que sin lugar a dudas vamos: ¡Camino a la gloria!

 

 

 

Los Tigres, año 1953. Aguerridos y atletas, nuestra foto de hoy muestra a Los Tigres en el hall del Club Sportivo Pilar, listos para disfrutar de un encuentro de baby fútbol de aquellos torneos de otrora. Adelante en cuclillas de izq. a der.: Antonio Vicente Cacho Franco, René Oscar Torné, Pluma Vergani, Ángel López y Ricardo Poroto Quiré. Atrás, segunda fila parados: Pelusa Vergani, Néstor José Carey, Chiche López, Rubén Mendoza y Osvaldo Galera. Atrás parados: DT y masajista, Brígido López y Asdrúbal Galvagno. Mascotas del equipo: Carlitos Piojo Carey (en el medio, de camisa y corbata, y Titino López (adelante de todos). Debemos reseñar que la camiseta de los jugadores era similar a la de Rosario Central.

 

 

 

 

Octubre de 1962. Recordada fotografía del glorioso equipo de fútbol Abrojal, mostrando a sus relevantes integrantes el día que salieron campeones de la liga. Adelante en cuclillas, de izq. a der.: Néstor Hugo Barberena (zapatería Balú), Carlitos Eugenio Insúa, Héctor Tata Castro, Eduardo Luis Calavera Peralta, Gallego Parra, Enrique Cemento Rodríguez. Atrás, de pie: Jorge Tortuga Benítez, Rómulo Francisco Pocholo Ponce de León (DT), Jorge Avecilla, Julio July Ponce de León, Lito Rojas, Eduardo Duchi Rodríguez, Enrique Vittortas, Osvaldo Galera, Juan Chacón y por último Carlitos Montanari.

 

 

 

En aquel 1955, el legendario Club Atlético San Lorenzo presentó en su escenario la alegre música del chamamé en la voz del guardavallas Julio Elías Musimessi. Vemos en el fotograma, de izq. a der.: Israel Ramos Vergani, Musimessi, Juan Álvarez y Pedro Pinheiro (padre de nuestro colega Beto). Debemos reseñar que Musimessi jugó de arquero desde 1944 a 1961. Comenzó en Newell’s Old Boys de Rosario, luego pasó a Boca (cuadro del que era hincha), Real Madrid y por último Green Cross. Le decían el arquero cantor, porque después de jugar cantaba chamamé. Nació en Corrientes el 9 de julio de 1924 y falleció el 27 de agosto de 1996. La foto fue tomada en la casa de Pedro Pinheiro, ubicada en la calle 11 de Septiembre del centro de Pilar.

 

 

 

1950, año del Libertador General San Martín. En el fotograma vemos al inolvidable equipo de fútbol del Instituto Carlos Pellegrini. En cuclillas de izq. a der.: Manolo Buide, Carro, Juan Carlos Cenobio, Szydliwskij, Ortega y uno no identificado. Parados: Uno no identificado, Pedro Galvagno, Roberto Carlos Torres, Carlos Cacho Domenech, José María, Pérez, Troitiño, Mercante y por último el técnico (a la vez profesor del Club Vélez Sarsfield), Alfredo Leone.

 

 

Década del 80. Ex compañeros del colegio Verbo Divino y amigos de siempre, en un partido amistoso disputado en la quinta de la familia Domenech, situada en ruta 28, al lado de la Escuela Nº 8. Parados de izq. a der.: César Pajarito López, Oscar Negro Lubo, Jorge Rodríguez Laroza, Antonio Tony Fazio, Negro Pinto, Yogui Ojeda y José Molina. En cuclillas: Ángel Serrano, Mario Bertachini, Oscar Logia, Humberto Zúccaro, Marcelo Chino Píccolo, José Bernardo Mimo Domenech y por último uno no identificado de Villa Rosa.

 

 

Juan José El Gato Buscio y José Bacci.

 

 

 

Es la foto que todo hincha de Boca Juniors quiere tener y el pequeño Diego Román Do Nascimento la consiguió en aquel 2003 a la salida del hotel en el que se concentraba el equipo. El histórico goleador Martín Palermo, que acaba de escribir un nuevo capítulo de su leyenda marcando para la Selección Argentina, lo alzó y dejó el que flash retratara para siempre esta imagen.   

 

 

Todas las fotos corresponden a la colección personal de Armando Mathías D’Auría.

 

Comentarios