ANUARIO - ENTREVISTA

“Tenemos que hacer una revolución en materia educativa”

El intendente Federico Achával dio detalles de los planes de su gobierno para mejorar la infraestructura escolar. Adelantó cambios de gabinete para dinamizar la gestión y los proyectos de infraestructura que gestiona en Nación y Provincia.
jueves, 23 de diciembre de 2021 · 11:09

por Diego Schejtman

d.shejtman@pilaradiario.com

La sala de reuniones del primer piso del edificio municipal es un oasis fresco en una tarde calurosa. No llegan los ruidos de la calle ni los de la obra que está en marcha, en la otra punta del pasillo angosto, para poner en valor el salón que supo ser sede de las sesiones del Concejo Deliberante. Las sillas alrededor de la mesa larga están vacías y las pantallas led en las paredes revestidas de madera, apagadas.

Así van a seguir durante la hora de charla que el intendente Federico Achával compartió con El Diario para adelantar los planes del Pilar que viene, los cambios de gabinete que planea para darle dinamismo a la gestión y los detalles sobre las inversiones en infraestructura. Sobre todo, en lo que refiere a la construcción, ampliación y mejoramiento de edificios escolares, la próxima transformación a la que apuesta después de haber intervenido fuertemente en la infraestructura sanitaria durante los dos años de pandemia, que coincidieron con la primera mitad de su mandato. 

“Tenemos que hacer una revolución en materia educativa”, dice Achával. Y cuenta de qué se trata.

- Termina un año especial que, además de ser electoral, estuvo marcado por la pandemia. Con el escenario actual, ¿qué diferencia te planteás para adelante?

- Fueron dos años muy particulares en los que la pandemia cruzó la gestión municipal y reorientó mucho los esfuerzos. Hoy estamos parados en un momento bisagra en el que vamos a tener una enorme posibilidad de que Pilar muestre el potencial que tiene. Tuvimos que partir de una línea muy atrasada en términos de infraestructura, de identidad, de poner en funcionamiento el Estado, pero tuvimos la capacidad de hacerlo en la pandemia y creo que el pueblo nos lo reconoce. Eso nos pone en el enorme desafío de potenciar esa presencia del Estado municipal a los efectos de resolver los problemas que todavía hay en los distintos barrios de Pilar y en distintas temáticas, cuestiones que todavía no han sido zanjadas, muchas de ellas estructurales.

- ¿Qué tanto pudiste plasmar de lo que tenías pensado en estos primeros dos años y qué tanto te quedó para los dos que vienen?

- Siempre intento ver medio vaso lleno y pongo un ejemplo: nosotros sabíamos que en Pilar teníamos que hacer un proceso revolucionario en materia de salud, porque el sistema estaba desarticulado, era disfuncional y no garantizaba el derecho al acceso. Cuando uno caminaba los barrios, era el primer planteo que tenía. La pandemia llevó a que un proceso que podría haber sido más paulatino se acelerara de manera exponencial. Tuvimos que hacer obras en todas las salas de atención primaria, 18 de las cuales tenemos que ampliar para que después tengan un funcionamiento acorde. El ejemplo del hospital de Presidente Derqui. Había una necesidad estructural antes de la pandemia, porque al haberse sacado el Meisner, no había ni laboratorio, ni rayos, ni funcionamiento real. Tuvimos la oportunidad de hacer el hospital, de ampliarlo y además equiparlo. Obviamente hubo que readecuar cosas producto de la pandemia, pero también surgieron las posibilidades para transformar cosas que en un tránsito normal de una gestión de gobierno hubiesen llevado más tiempo.

- ¿Sentís que ahora arranca una gestión distinta, bisagra como decís?

- Arrancar no, porque que ya venimos en funcionamiento. Pero sí tenemos el enorme desafío de ampliar el funcionamiento del municipio y, por supuesto, tenemos los desafíos de la infraestructura. Pero también creemos que es muy importante el desarrollo comunitario y, seguramente, a partir de la construcción de los clubes vamos a tener la posibilidad de contar con muchos más espacios públicos para tratar de vincularnos de una manera más armónica con los vecinos. También de expandir las casas de Desarrollo Humano. Tenemos las primeras dos casas y vamos a implementar de manera mucho más abarcativa y descentralizada los distintos programas.

- ¿Está previsto algún otro club municipal además de los que están en marcha?

- Sí, tenemos previsto algunos más. Soy bastante cuidadoso en los anuncios, pero si recorren las calles de todo el distrito se van a dar cuenta que hay otro más en marcha. Tenemos un enorme desafío con las colonias de verano. Por eso estamos avanzando con el natatorio municipal en Peruzzotti, en San Alejo y tenemos para poner en funcionamiento el que se construyó en el Pellegrini. Tratamos de que lo que antes hacíamos siempre en campings prestados, el Municipio empiece a tener infraestructura. Y sí, tenemos más clubes sociales planificados. Son espacios que como lo vimos en Lagomarsino, realmente cumplen una función social y por ende vamos a profundizar en esa política pública.

- Hablás de identidad con el ejemplo de los clubes. ¿Qué otra política apunta a eso?

- Las casas de la cultura, que no pudieron funcionar durante este tiempo, la idea de recuperar las plazas como espacios culturales con gestión municipal. Eso también es parte de esa identificación cultural. Particularmente ampliarlo mucho al sector de los jóvenes para tratar de tener políticas inclusivas. Ahí hay mucho trabajo todavía para hacer. También, independientemente de los clubes municipales, tenemos la idea de trabajar con los clubes ya existentes que ya tienen muchísima identificación en cada barrio.

Obras

- Cuando estuvo en Pilar, el gobernador Kicillof anunció un plan de obras ambicioso, ¿ya se está trabajando en los proyectos para el distrito?

- Sí, nosotros veníamos trabajando muy fuertemente en materia de infraestructura escolar con Agustina Vila (exministra de educación provincial) y lo vamos a hacer también con Alberto (Sileoni, su sucesor). Apostamos a la educación como un factor de igualdad. Hemos tenido un incremento en la matrícula en estos dos años muy importante, y eso se suma al atraso que existía en términos de desarrollo de establecimientos educativos. Lo planteamos dentro del plan de infraestructura de la provincia de Buenos Aires y vamos hacia un programa muy importante en términos de infraestructura escolar.

En lo que tiene que ver con obras de infraestructura de mayor envergadura, la llegada de Jorge D’Onofrio como ministro de Transporte de la provincia también nos plantea una enorme posibilidad, porque conoce muy bien las necesidades en términos de seguridad vial y conectividad desde distintos puntos del distrito hacia ramales troncales, como la ruta 6 para la industria y la Panamericana en términos más urbanos, o en las ampliaciones que necesitamos para los distintos tramos de las rutas 25 y 26. Así como firmamos convenios con el Gobierno nacional para generar conectividad entre distintos barrios o instituciones con arterias principales, también tenemos la expectativa de trabajar en eso con Jorge. Ya hay varios proyectos en carpeta.

- ¿Ya hay algo definido?

- Hay que ser muy prudentes porque los proyectos que uno anuncia están trabajados uno o dos años antes. Nosotros, desde el primer día venimos presentando proyectos hidráulicos, de asfalto, de infraestructura, tanto en Nación como en Provincia. Me han visto en varias reuniones con el ministro (de Obras Públicas de Nación, Gabriel) Katopodis, con el ministro (de Infraestructura provincial Agustín) Simone en su momento, ahora con Leo Nardini también. Hay un montón de proyectos que hemos planteado para el desarrollo del distrito. Pero los tiempos del Estado, y más de las dependencias nacionales y provinciales, requieren un trabajo de ida y vuelta.

- Hablás de transformar y ponés como ejemplo a la salud. ¿Qué otro aspecto debería encararse con esa misma impronta de transformación?

- Hay muchos. Pero la necesidad de infraestructura escolar en Pilar es bastante importante, más allá de que hemos hecho mucha obra en estos dos años. Hemos inaugurado la secundaria 11 en Astolfi y dos jardines, y además hicimos obras de ampliación de aulas. Pero en materia educativa tenemos un enorme desafío y eso está atado también al proyecto de la Universidad Nacional de Pilar. Nosotros siempre planificamos en términos generales y abarcativos, no es solamente resolver un aula en alguna escuela sino tener un plan integral de abordaje. Venimos modificando, por ejemplo, muchos aspectos de los que tienen que ver con las escuelas municipales, que pasaron en su gran mayoría a ser talleres de oficios con salida laboral, articulando con el Parque Industrial, con las cámaras de comercio y con el sistema educativo. Creo que tenemos que hacer una revolución en materia educativa. Después nos encontramos con la realidad de que tenemos un atraso en infraestructura y en un montón de áreas. Descentralizar como lo hicimos con desarrollo social en este tiempo de pandemia es muy importante. Ahora, si uno tuviese la posibilidad, lo haría de una manera mucho más preponderante: en vez de solamente las dos casas de Desarrollo Humano que hicimos, teníamos planificadas nueve. Lo mismo con tratar de generar más espacios deportivos, estamos creando los primeros cinco pero bueno tenemos más localidades por avanzar. La respuesta es en educación, pero sin abandonar lo que nosotros sabemos, que Pilar todavía sigue siendo profundamente desigual. Tenemos que trabajar en ese sentido.

- ¿Y en materia de infraestructura, qué se puede esperar, teniendo en cuenta que el déficit es tan grande que no se puede abarcar solo con recursos municipales?

- Tengo buenas expectativas basadas en las conversaciones que venimos teniendo y el rumbo que veo en la decisión que tiene tanto el presidente Alberto Fernández como el gobernador, que tienden al desarrollo del conurbano. Con Katopodis planteamos necesidades estructurales y estamos avanzando en algunas relacionadas con lo hidráulico, particularmente en todas las zonas de la Novena en las que todavía tenemos temas por resolver. Lo mismo con agua y cloacas. Hemos tenido reuniones con Malena Galmarini que incluso ha venido al distrito. Creo que las condiciones van a ser favorables, después son obras que tardan por los procesos administrativos. Puedo no estar yo siendo el intendente, o sí, pero la expectativa siempre es trabajar para que las cosas pasen y eso es lo que venimos haciendo. Es lo que venimos trabajando con el gobernador kicillof en obras como, por ejemplo, el entubamiento del Agustoni, y que nos costó casi dos años y hoy está avanzando. Es una obra estructural y compleja, pero en mi sentido de la política es revolucionaria, porque afecta a los que más lo necesitan y les cambia la vida de manera diametral y transformadora.

- ¿Cuándo se pone en funcionamiento en el nuevo hospital central?

- Todavía estamos trabajando en el equipamiento. Venimos muy bien con la obra que era el primer paso y  tenemos por delante todo el trabajo del equipamiento para para que realmente sea un hospital de alta complejidad y de última tecnología, que sea una referencia en materia sanitaria no solamente para Pilar sino para la región. En ese sentido todavía tenemos un tiempito.

Gabinete

- Kicillof relanzó su gobierno tras las elecciones, con cambios en el gabinete. ¿Tenés pensados anuncios en ese sentido para tu gestión?

- Nosotros estamos buscando una idea de mayor amplitud y vinculación con el vecino de Pilar. Obviamente eso implica buscar que el gabinete también vaya hacia eso. Pero también somos conscientes de que nos acompañó el 45% de los votantes, es decir no es que tenemos que hacer una transformación absoluta, sino que tenemos que ampliar sobre una base que funciona y que está consolidada. Hoy estamos definiendo las modificaciones en el gabinete y en su funcionalidad.

- ¿Va a haber algún anunció antes del fin de año o será más bien para para el arranque del 2022?

- Nosotros siempre intentamos arrancar el año con el equipo funcionando.

 

ECONOMÍA

“El acuerdo con el FMI no puede ser a costa del hambre de nuestra gente”

- ¿Cómo esperás que sea el 2022 en materia económica?

- El presupuesto que tenemos a nivel local se condice con nuestros objetivos políticos, con el nivel de gestión que tuvimos estos dos años y con la potencialidad de la gestión que tenemos para adelante. En cuanto a la situación económica que veo, hay un crecimiento muy importante en el distrito por el nivel de inversiones que están llegando, por la permanente consulta sobre nuevos proyectos, instalación de nuevas industrias, empresas, pymes en nuestro Parque Industrial y en el corredor industrial. Veo que el potencial de crecimiento en los próximos años es muy importante para el distrito. Eso implica a su vez una mejor recaudación, porque parte de la actividad industrial genera recursos para el Municipio.

- ¿Cuál es tu postura frente a las negociaciones con el Fondo Monetario Internacional?

- En una entrevista, hace poco, Máximo Kirchner planteaba bien la situación: dijo que ya hay un acuerdo con el Fondo que es el que nos dejó el Gobierno de Cambiemos, y si eso no se modifica, la Argentina tiene una responsabilidad de vencimientos en el próximo tiempo. Como bien sostiene nuestro proyecto político, creo que el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional no puede ser a costa del hambre de nuestra gente, porque nuestro pueblo viene sufriendo los cuatro años de Cambiemos, los dos años de la pandemia y ha sido muy importante el impacto que ha tenido. Argentina tiene un enorme desafío de crecimiento y uno entiende la responsabilidad del país, siempre es bueno cumplir con nuestras obligaciones, pero hay que ser lo más realista y sincero posible en la necesidad de que ese acuerdo no vaya en contra de nuestra gente.

 

Frases

“Hoy estamos parados en un momento bisagra en el que vamos a tener una enorme posibilidad de que Pilar muestre el potencial que tiene”.

“El potencial de crecimiento en los próximos años es muy importante para el distrito. Eso implica una mejor recaudación, porque parte de la actividad industrial genera recursos para el Municipio”.

“Nosotros estamos buscando una idea de mayor amplitud y vinculación con el vecino de Pilar. Obviamente eso implica buscar que el gabinete también vaya hacia eso”.

“Siempre es bueno cumplir con nuestras obligaciones, pero hay que ser realista y sincero en la necesidad de que el acuerdo con el FMI no vaya en contra de nuestra gente”.

2
6
26%
Satisfacción
13%
Esperanza
26%
Bronca
0%
Tristeza
13%
Incertidumbre
20%
Indiferencia

Comentarios