Balance de la Primera Quincena

Temporada de verano en Pilar: de las altas expectativas a la mesura

Se esperaba un enero explosivo por la gran demanda de alquileres temporarios. Pero la mayoría de los indicadores son semejantes al año pasado. Los hoteles están con un 50% de ocupación.
domingo, 17 de enero de 2021 · 00:15


Por Celeste Lafourcade
c.lafourcade@pilaradiario.com


Los ingredientes estaban sobre la mesa: una pandemia que torcía los planes de vacaciones hasta ahora habituales, una demanda de alquileres temporarios que rompía todas las marcas, oferta gastronómica, verde y cercanía con la Ciudad de Buenos Aires. Con todo esto, no resultó extraño que las piezas que componen la industria turística local predijeran que en 2021 Pilar viviría la mejor temporada de las últimas décadas.
Pero en ciencias sociales y –máxime en tiempos de pandemia –2+2 no es 4 y ahí donde reinaba el entusiasmo, hoy gana la mesura. Aunque están lejos de ser desalentadores, los balances de la primera quincena, sobre todo en el sector gastronómico, tampoco están a la altura de las proyecciones. 
“Teníamos unas expectativas por las nubes, estábamos esperando mucho caudal de gente, se ve mucho tránsito pero hay días y días”, afirma Alejandra Acosta, gerenta de Tinto y Soda (Panamericana K50 –Shopping Torres del Sol) y reconoce que “estamos igual que otros eneros”.
La decisión de muchos vecinos de cambiar de aire los fines de semana en destinos turísticos cercanos, así como –a la inversa- la necesidad de quedarse en su casa de aquellos que se lanzaron a alquilar una costosa propiedad,  resultan posibles explicaciones a la hora de analizar las fluctuaciones del público que disminuye los fines de semana en comparación a años anteriores.
Prueba de ello es que la modalidad take away sigue funcionando, según Acosta, por encima de lo esperado,  incluso desde que se retomó la atención en salón. 
Consolidado en el último año con la llegada de dos nuevos restaurantes -Tutto Tano y La Cabrera- que se suman a Rock&Feller y Fabric Sushi, el que funciona en el complejo del hotel Ibis (K50) es otro de los grandes polos gastronómicos del distrito donde concurren unas 5 mil personas por fin de semana. Desde allí, Rodrigo Corgniati, gerente general de Ibis pone mesura a la hora de analizar los números, aunque en su observación las imposiciones de la pandemia tienen un rol clave. 
“Viene todo muy controlado en el sentido de la ocupación de los locales, principalmente por las limitaciones de las nuevas normativas”, expresó, para agregar que “hay demanda pero no la estamos pudiendo capitalizar al 100%”.
En cuanto a la distribución del público, coincidió en que “notamos más movimiento de lunes a viernes” y que la afluencia se concentra en horarios nocturnos, donde en general las demoras rondan entre los 40 minutos y 1 hora, en contraposición a los mediodías donde el trabajo disminuye drásticamente. 

Hoteles
La posibilidad de descansar en el confort de un 5 estrellas sin resignar cercanía hizo que en los últimos años se consolidara la industria hotelera en Pilar. Hoy las principales cadenas internacionales tienen presencia en el distrito, que se suman a hostales, posadas y hoteles familiares y boutique. 
Para este sector, las proyecciones también indicaban un porcentaje de ocupación superior al del año pasado, que sin embargo, se mantuvo en los mismos niveles. 
Desde el área de Turismo del Municipio, afirman que “la actividad hotelera tuvo una ocupación del 80% durante el feriado de fin de año, con un promedio del 50% a partir de los primeros días de enero”. 
Las cifras coinciden con las del hotel Sheraton, que según Roberto del Sordo, Gerente de Ventas, “todos los años ronda entre el 40 y 50% y este año está en el mismo nivel”. En este sentido, aunque reconoció que “esperábamos un poquito más”, aseguró que “viendo la situación en otros destinos turísticos, no nos podemos quejar”.
El aumento de casos diarios de covid y la sombra de la segunda ola, impactó, según la misma fuente, de forma visible en la demanda. “Cada vez que se hablaba de rebrote, las consultas se retrajeron”, advirtió.
De todas formas, el contar con un gran espacio al aire libre, piscina descubierta  y dos restaurantes con atención afuera “hace ese diferencial” a la hora de definir la elección, teniendo en cuenta las restricciones que impone la pandemia. 
Por su parte, Corgniati sumó que en Ibis “estamos con un 60% de ocupación que es la cifra promedio de todas las temporadas” aunque con un perfil orientado sobre todo al mundo de los negocios “tenemos una demanda constante de empresas y el público social es algo que todavía cuesta un poco más”. 

 


3.000
Según los datos proporcionados por el Municipio, hubo más de 3.000 solicitudes correspondientes a Pilar en la aplicación Cuidar Verano entre el 4 de diciembre y el 12 de enero. Se trata de la aplicación que deben descargar aquellos que se hospeden en hoteles de determinados municipios turísticos, entre ellos Pilar. 

 


Las playas, las grandes ganadoras
Donde los números siguen siendo generosos es en las playas del distrito, tanto en aquellas orientadas a las familias como las que están destinadas al público joven. “El balance de lo que va de la temporada es muy positivo, arrancamos hace tres años y no paramos de crecer”, afirma el concejal Diego Ranieli, propietario de Puerto Pilar, ubicada en Frondizi al 3800 que junto a Sharewood y Oldskull completan la oferta playera local. 
“Este años hasta ahora es el mejor de todas las temporadas”, manifestó para agregar que “los fines de semana están viniendo entre 600 y 700 personas”. 
Si bien reconoció que “de lunes a viernes está bastante ocioso, estamos tratando de hacer promociones y lo estamos logrando de a poco”. “Recibimos muchas familias con sus hijos –destacó- a pasar un día y hacer distintas actividades. Es nuestra idea”.

Comentarios

19/1/2021 | 11:28
#0
Que bien la playa Puerto Pilar. Del concejal Diego Ranieli, que hace 20 años trabaja de empleado público en la municipalidad ocupando diversos cargos, todos políticos... Ranieli es la prueba de que con paciencia y contactos políticos, en este país sí se puede progresar... Sólo hay que ser político y vivir del estado y los votos por supuesto.