ENTREVISTA AL SECRETARIO DE SALUD, HERNÁN GALIMBERTI

Radiografía de la terapia intensiva de Pilar en tiempos de coronavirus

Los recursos se multiplicaron, pero el personal está al límite. Piden colaboración a los vecinos para limitar los contagios. “Da angustia la falta de comprensión de una parte de la gente”, dijo.
domingo, 6 de septiembre de 2020 · 00:02


por Diego Schejtman
d.schejtman@pilaradiario.com


Antes de sacarse el ambo para ponerse el traje de funcionario, Hernán Galimebrti -actual secretario de Salud del municipio de Pilar- había pasado 20 años trabajando en una terapia intensiva. Una especialidad que, cuenta, no muchos médicos eligen al inicio de sus carreras: “El trabajo de estar con pacientes críticos, cercamos a la muerte, y lo que eso conlleva hace que no sea una especialidad muy elegida”, dice. Y a eso se suma que “no es bien paga en los últimos años”.
Por eso, el recurso humano de la primera línea de batalla contra la cara más dura de la pandemia de coronavirus, el que se debate cada día entre la vida y la muerte, es también el más escaso y sensible. 
“Los estados municipal, provincial y nacional hicieron un gran esfuerzo en el aumento de camas con respiradores y equipamiento. En Pilar se multiplicó por 5. Estamos en 56 camas potencialmente de terapia contra 9 que había en diciembre. Hoy hay 30 en el Sanguinetti, con 26 más en Derqui”, describió. A eso se suman las del hospital solidario Austral y las recientemente incorporadas en el Falcón, de Del Viso.
Pero “si bien el equipamiento requiere un esfuerzo importante, el recurso humano lleva más tiempo. Los terapistas éramos pocos ya desde antes de la pandemia”, cuenta. 
Actualmente, en el hospital Sanguinetti de Pilar hay dos terapistas por día para las 30 camas y uno más en Derqui. “Siempre con ayuda de los médicos clínicos que se suman a la atención y el trabajo de kinesiólogos y enfermeros que son fundamentales”, explica Galimberti.
Cada médico, trabaja en guardias de 12 o 24 horas corridas en salas que, actualmente, están ocupadas entre un 55% y un 60% por pacientes críticos. 
Al estrés se suma el riesgo. “Más allá de escasez, el problema son los contagios. Tuvimos contagiados, todos por suerte con síntomas leves, pero con aislamiento de 14 días antes de la vuelta a la terapia. Eso pasa en todos los hospitales”, dice.
Y aunque asegura que el equipo de protección personal es el adecuado y no escasea, entraña sus dificultades: “Lleva mucho tiempo colocarlo y sacarlo, que es cuando hay más riesgo de contagio. A veces por la emergencia, el cuidado puede pasar a un segundo plano”, admite. Y agrega: “El médico y el personal de salud está entrenado para salvar la vida del paciente. Ante la emergencia, primero está la actitud de salvar la vida y a veces pasa a un segundo plano la protección personal”. 
Para eso, “desde el primer caso, en marzo, se están haciendo capacitaciones por parte del Municipio tanto en hospitales como en el centro del Pellegrini”. 

En aumento
“A mayor circulación de gente hay más circulación del virus y más contagios”. Galimberti repite el mantra que acompaña a los funcionarios de salud y que se verifica cada día en las estadísticas de nuevos casos y fallecimientos. 
“Eso es lo que pasa en las últimas semanas. El 5% (de los enfermos) que requiere cuidados críticos también es mayor. Hoy estamos entre 55 y 60% de ocupación en las terapias”, dijo.
“Por eso los cuidados de aislamiento, distancia, protección  e higiene son tan importantes” machacó el funcionario. 
Y comparó: “He visto imágenes de la ciudad (de Buenos Aires) con bares abiertos como si no estuviese pasando nada. La otra cara de la moneda es la gente del sistema de salud agotada, atendiendo pacientes críticos”.

¿Botón rojo?
El pronóstico para adelante no es alentador.  “La circulación de la gente y del virus aumentan y podemos ver un crecimiento para los próximos 15 días. Eso nos alerta y llamamos a la población a que tome conciencia, que por favor se cuide, cuide al prójimo y al sistema de salud”, exhortó y expresó: “Da angustia la falta de comprensión de una parte de la gente”. 
En Pilar “estamos haciendo un trabajo de testeo muy importante, detectamos más circulación y podemos aislar para prevenir contagios. Somos de los que más testeamos y estamos entre los que tenemos menos casos cada 100 mil habitantes”, describe Galimberti.
Y aunque esquiva las definiciones acerca de la necesidad o no de apelar al botón rojo que imponga un frenazo brusco a la circulación de gente para evitar que los contagios sigan subiendo, hace una defensa de las medidas de aislamiento.
“La cuarenta salvó vidas fue muy útil. Muchos critican que fue prolongada, pero además de fortalecer el sistema salvó vidas. Si esto nos pasaba en marzo tendríamos muchas más muertes”, dijo.


“Más allá de escasez (de terapistas) el problema son los contagios. Tuvimos contagiados, todos por suerte con síntomas leves”.

“He visto imágenes de la ciudad (de Buenos Aires) con bares abiertos como si no estuviese pasando nada, la otra cara de la moneda es la gente del sistema de salud agotada”.

“La circulación de la gente y del virus aumentan y podemos ver un crecimiento para los próximos 15 días. Eso nos alerta y llamamos a la población a que tome conciencia, que por favor se cuide, cuide al prójimo y al sistema de salud”.

HERNÁN GALIMBERTI

 


Cara a cara
La muerte es algo con lo que los médicos de terapia intensiva aprenden a lidiar pronto. Pero no es lo mismo cuando el que muere es un colega, compañero de trabajo. “Toda muerte genera una conmoción pero si el que se enferma y la pasa mal o fallece es alguien que está trabajando con uno en esta batalla es muy duro”, dijo el secretario de Salud, Hernán Galimberti.
 

Comentarios

7/9/2020 | 14:20
#1
Son tan inútiles nuestros políticos,eso que son un gobierno de científicos.
7/9/2020 | 10:50
#0
Basta de relatos partidistas !