OPINIÓN

Para defendernos de la mentira

viernes, 7 de agosto de 2020 · 08:07

Nunca había sido tan fácil como ahora influir sobre mucha gente a través de la mentira.
Las redes sociales y la mensajería instantánea son plataformas masivas a través de las cuales la verdad y la mentira circulan con igual velocidad y posibilidad de alcance. Y ambas lo hacen con la libertad que les da la falta de regulaciones.
La mentira puede adquirir forma de noticia, lo que se conoce globalmente como fake news por su denominación en inglés, de rumor, de historia personal o hasta de documento público. La variedad cambia de acuerdo a las necesidades, capacidades o escrúpulos de quienes la producen. Lo que no cambia es su búsqueda de producir daño y de acicatear odios con la intención de convertirlos en atajos, generalmente para fines políticos.
Esta semana, Pilar volvió a ser escenario de la mentira masificada. Primero, con una tapa falsa de El Diario en la que se deba cuenta de una declaración que nunca había existido. Después, con la difusión de una falsa resolución del gobierno municipal en el marco de la pandemia de coronavirus.
En el primer caso, el antídoto fue una desmentida institucional de El Diario. En el segundo, se agregó una denuncia penal por parte del Municipio. Está por verse, en ambos casos, cuánto del daño perseguido por los autores de la mentira quedó hecho de todos modos.
No es la primera vez que la mentira se usa en Pilar con fines políticos. Ni que se hace utilizando las nuevas herramientas digitales para masificarla. Hay en marcha –lenta pero con avances- una causa penal donde la Justicia investiga si funcionarios del gobierno anterior tuvieron responsabilidad en la difusión de una campaña de fake news difamatorias contra políticos de la oposición de entonces, medios de comunicación y periodistas. Todavía no hay respuestas.
En el mundo se está discutiendo el rol de las plataformas y las redes sociales en la edición y circulación de la información y su capacidad para influir en los procesos sociales y electorales. En definitiva, se debate si son compatibles con la democracia.
A las puertas de un año electoral, en medio de una pandemia y de la crisis sin precedentes que está generando, el uso de la mentira para generar confusión, miedo y odio tiene la peligrosidad de una nube tóxica. 
Identificar, aislar y sancionar a los autores de la circulación de mentiras es imperativo para la dirigencia política y la Justicia. Mientras tanto, desmentir activamente cada falsedad malintencionada con la que nos topemos es responsabilidad de todos.

80%
Satisfacción
0%
Esperanza
20%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios

8/8/2020 | 09:45
#1
Muy buena nota diego. Y sin distraerse con bufones cínicos que solo utilizan el ejercicio de la deshonra, para culpar asustar, mentirle y engañar a una sociedad que corre detrás de algunas protestas en la peor etapa de la pandemia. No hay que olvidarse que ellos son parte de los que intentan degradar a algunos medios de comunicación que solo se dedican a informar. Sin embargo en esa nube toxica solo se encapsulan ellos, (los únicos que se la creen) los que solo quieren hacerse ver para seguir en el ruedo. Obvio que lo hacen sin importarles quien quede atrapado por la maldiciosa difusión de noticias berretas.
7/8/2020 | 20:28
#0
Excelente nota. Muy necesaria para no perder de vista la importancia de la verdad y oponernos firmemente a la naturalización de la mentira como instrumento de la política.