OPINIÓN

La luna de miel bajo ataque

POR DIEGO SCHEJTMAN
domingo, 8 de marzo de 2020 · 00:00

POR DIEGO SCHEJTMAN d.schejtman@pilaradiario.com

Suele describirse a los primeros 100 días de un gobierno como la luna de miel. La confirmación de un romance. Una relación de idilio con la sociedad que nadie, o pocos, se atreven a enturbiar con malos augurios. Y, mucho menos, con acciones que atenten contra esa relación que empieza a construirse.
No hace falta llegar a los 100 días del gobierno municipal de Federico Achával para concluir que la luna de miel está bajo ataque.
Esta semana se cumplen los primeros 90 días de la gestión Achával. Un tiempo que la nueva administración usó para poner en marcha un Municipio que recibió “desarticulado”, según la calificación que más se escucha en los despachos oficiales, y a la vez para cambiar la agenda. 
La segunda premisa se nota con claridad. El hambre, que se había multiplicado durante los anteriores cuatro años, fue el primer objetivo. Y con él, quienes lo padecen. La mayor parte de las políticas públicas de la nueva gestión se enfocó a los más golpeados en la etapa anterior. “¿Cambiemos no entiende el nuevo rumbo? Que tomen un transportador y calculen 180 grados respecto al que llevaban ellos. Listo”, explica con irónica síntesis un allegado a la actual gestión. Nuevas prioridades, dicen.
La planificación de políticas de fondo parece más compleja, en un distrito formateado para no poder soñar con grandes soluciones sin recursos provinciales, nacionales o internacionales. Hoy, esos fondos no aparecen y nadie sabe a ciencia cierta cuándo lo harán. Por ahora, el Municipio deberá arreglárselas para vivir con lo propio.
En ese marco, una oposición que fue gobierno hasta el 10 de diciembre no dio tregua desde el minuto uno. No hubo tiempo para prudente silencio y menos para autocríticas públicas. Desde la trinchera de las redes sociales, ex funcionarios se dedicaron a bombardear a sus sucesores. Un martilleo constante de reclamos, incluso sobre temas en los que la administración que integraron había cometido desaguisados. Varios de ellos, aun bajo investigación judicial.
El exintendente Nicolás Ducoté es el único que escenifica la convivencia republicana. Sin declaraciones públicas desde diciembre, busca por estos días retomar centralidad en el territorio con apariciones esporádicas y muestras de que cuenta con recursos económicos para una campaña larga. 
De todos modos, su propia conducción del espacio opositor está en duda. Fuera de un núcleo duro, con una mermada presencia institucional en el Concejo Deliberante, pocos lo siguen a rajatabla y varios lo cuestionan. Halcones y palomas, se describen a sí mismos con poca originalidad pero con precisión gráfica. Por el momento, los halcones de la guerra son los que tomaron la centralidad opositora. Serán pocos, pero son ruidosos. Y se encargaron de poner bajo ataque una luna de miel cuyo tiempo formal está por caducar.
 

16
34
10%
Satisfacción
2%
Esperanza
39%
Bronca
5%
Tristeza
15%
Incertidumbre
26%
Indiferencia

Comentarios