PEAJES EN LA PANAMERICANA

Ausol repartió 300 millones de pesos entre sus accionistas

Lo decidió mientras el Gobierno y la Justicia investigan la legalidad del contrato que firmó con el gobierno macrista. Los primeros informes cuestionan la concesión vigente.
jueves, 12 de marzo de 2020 · 00:00

Mientras la Justicia y el Gobierno nacional investigan, cada uno por su lado, la legalidad del contrato que extendió hasta 2030 la concesión de la Panamericana a la empresa Ausol, la firma hizo una demostración extrema de su solvencia financiera.
Tal cual comunicó a la Comisión Nacional de Valores (CNV) Ausol repartió entre sus accionistas nada menos que $300 millones de pesos en efectivo en concepto de dividendos.
La nota fue presentada ante la CNV el 27 de febrero. Allí, Ausol informaba que pondría a disposición de sus accionistas $300 millones el 10 de marzo, es decir, hace dos días.
En ese marco, un informe periodístico del programa televisivo Brotes Verdes dio a conocer el martes que la auditoria que está llevando adelante el Gobierno nacional comenzó a dejar trascender resultados negativos respecto al contrato.
“En términos generales, no surge de la renegociación concesiones significativas pro parte de la concesionaria. Sí, en cambio, surge una reducción del riesgo asumido originalmente y un traslado de cargas al estado nacional”, se lee en una de las partes que se conocieron del informe. 
En otra, hace referencia a la forma en la que se negoció la deuda de 540 millones de dólares que reclamaba la empresa por el congelamiento del peaje durante una parte del gobierno kirchnerista: “En el esquema que se acordó primero se pagan intereses (8% en dólares sobre saldos), luego amortiza la deuda y, si quedan fondos, se realizan obras. La prioridad es solamente retribuir al concesionario”, señalan los auditores. Una mirada que parece presagiar una decisión terminante por parte del Gobierno. 
Ausol es controlada por el grupo Abertis, en manos del conglomerado italianos Atlantia y del español ACS, propiedad de la familia Benetton y de Florentino Pérez, el dueño del Real Madrid, respectivamente.
El contrato bajo la luipa fue firmado en 2018. El acuerdo no fue firmado por Mauricio Macri, sino por la vicepresidenta Gabriela Michetti el 27 de junio del 2018, ya que una empresa de la familia presidencial, Sideco, era accionista de Ausol.
El contrato vigente permite a las empresas cambios en la forma de subir las tarifas de los peajes, que volvieron a tener un componente dolarizado y otorgar aumentos de peajes una vez al año. Además, las empresas tienen derecho a reactualizaciones adicionales aplicando el llamado por inflación, cuando la variación computada desde el último aumento supere el 10%.
En el caso de los ingresos provenientes de los peajes, se eliminó el llamado Recurso de Afectación Especí­fica (RAE) que fue creado para que parte de lo recaudado pase a formar un fondo para financiar obras, dinero que Macri le cedió a las concesionarias. Y le destinó al Estado nada más que los fondos que queden luego de haberse cubierto los costos, el repago al concesionario y realizadas las inversiones.
Desde Obras Públicas de la Nación admitieron que “se llevará a cabo una profunda revisión de los contratos que seguramente se extenderá por varios meses para luego emitir un dictamen. Una vez que el ministro Gabriel Katopodis se haga de los documentos, toda la investigación les será también entregada al jefe de Gabinete, Santiago Cafiero y al propio presidente Alberto Fernández. “Serán ellos los que tendrán la última palabra en este tema”, dicen. 


El dato
En entre los datos que analiza el Gobierno se encuentra una decisión que perjudica a los usuarios: la eliminación del tiempo límite de espera para abrir las barreras durante un momento de congestión. 


350 
Millones de pesos distribuyó Grupo Concesionario del Oeste, de los mismos dueños de Ausol, entre sus accionistas.

Comentarios