Argentina aprobó el aborto legal, seguro y gratuito

Esta madrugada el proyecto de interrupción voluntaria del embarazo se convirtió en ley. Tuvo 38 votos a favor, 29 en contra y una abstención.
miércoles, 30 de diciembre de 2020 · 09:11

El Senado convirtió en ley esta madrugada la legalización de la interrupción voluntaria del embarazo, en una histórica sesión que fue seguida por miles de manifestantes y colectivos de mujeres de todo el país; y en la cual también se sancionó el Plan de los 1000 días de cuidado integral de la salud durante el embarazo y la primera infancia.

Con los apoyos de senadores oficialistas y opositores, el proyecto sobre el aborto se transformó en ley en una votación crucial que deja al Gobierno con una de sus promesas de campaña saldadas en el cierre de su primer año de gestión y una victoria legislativa de cara al ciclo electoral que se avecina.

El "sí" a la legalización del aborto (mediante el proyecto de Interrupción Voluntaria del Embarazo) hasta la semana 14 de gestación se impuso por 38 votos afirmativos y 29 negativos y una abstención, tras un acuerdo alcanzado con algunos senadores indefinidos para retoques en el texto al momento de la promulgación, en una sesión que comenzó el martes y se extendió durante 12 horas.

Así, la Cámara tradicionalmente más conservadora del Congreso, que frenó hace dos años la misma iniciativa por 38 votos contra 31, logró esta vez darle luz verde a una ley que prioriza el derecho de la mujer a decidir sobre su cuerpo por sobre las objeciones basadas en los preceptos constitucionales de defensa de la vida desde la concepción.

El suspenso sobre el resultado se mantuvo en el Senado hasta el último minuto y la opción por el "sí" al aborto se definió finalmente con el anuncio del oficialismo de que se vetaría parcialmente un artículo cuya interpretación sobre la alternativa del aborto después de la semana 14 de gestación era muy amplio.

El respaldo de los senadores del Juntos Somos Río Negro, Alberto Weretilneck, y los del Frente de Todos Eduardo Kueider y Sergio Leavy, así como el de la neuquina opositora Lucila Crexell, fue decisivo para consolidar el aval a la propuesta del Gobierno.

Tras la sanción de la norma sobre el aborto, el Senado aprobó por unanimidad el proyecto de Ley Nacional de Atención y Cuidado Integral de la Salud durante el Embarazo y la Primera Infancia, conocido también como el Plan de los 1.000 días.

La nueva ley de aborto, llevada al Congreso por el gobierno de Alberto Fernández, deja atrás una legislación de 99 años que castigaba con cuatro años de cárcel a las mujeres que abortaban y sólo permitía la interrupción de los embarazos en casos de violación o de peligro de vida para la persona gestante.

Ahora, con la flamante normativa lograda tras al menos seis envíos fallidos de proyectos de ley similares en los últimos 15 años, las mujeres podrán interrumpir un embarazo sin temor de ir a prisión hasta la semana 14 y el sistema de salud público deberá garantizar la cobertura de la intervención de manera gratuita.

La intervención del papa Francisco, en la previa de la sesión, con un tuit en favor de "las dos vidas", y la apelación a la inconstitucionalidad, no logró consolidar el voto de los detractores de la legalización, que anunciaron que llevarían su demanda a la Justicia.

El resultado en favor del fin de la despenalización y la legalización del aborto fue festejado en la calle por los partidarios "verdes", en su mayoría mujeres y jóvenes que siguieron el minuto a minuto de la sesión en las afueras del Palacio Legislativo.

La indefinición de algunos senadores que mantuvieron en reserva su posición hasta el último minuto hicieron que esta sesión sea una de las que mayores expectativas concitó no sólo en la opinión pública argentina sino en países de habla hispana.

Entre los partidarios del "no" en el Senado, de los 29 votos en contra, 17 fueron de opositores y 16 del Frente de Todos mientras que entre los denominados "verdes" 26 fueron del FdT y sólo 11 de JxC.

Al igual que durante la sesión de la Cámara de Diputados, que votó a favor por 131 contra 117, la sesión del Senado fue seguida desde los palcos por diversas personalidades de la política y del gabinete como los ministros de Salud,Ginés González García y de Mujeres y Diversidades, Elizabeth Gómez Alcorta; la secretaria de Salud, Carla Vizzotti; y la secretaria Legal y Técnica, Vilma Ibarra.

Los festejos se dieron en la calle, en las inmediaciones del Congreso, y hasta en otros barrios porteños con bocinazos de automóviles que circulaban en horas de la madrugada.

3
5
33%
Satisfacción
4%
Esperanza
23%
Bronca
38%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios

30/12/2020 | 13:29
#2
Vergüenza es mirar para otro lado. Miles de mujeres mueren en la clandestinidad por el aborto, mientras otras de clase alta pueden ir a una clínica privada y hacerlo sin problemas. No se aprobó si se puede abortar o no, se aprobó que no sea mas clandestino.
30/12/2020 | 13:11
#1
yo como mujer si tendria q votar me abstendria, creo que los dos colores tienen razon cada uno con sus razones,para terminar el tema,hace unos dias estaban voto a voto casi empatados, pero lamentablemente las voluntades se compran,y eso salta a la vista,pañelos azules no se sientan mal,son valientes y lo expresaron,pero cada mujer sabe a la hora de abortar, seguro de vida no le da nadie,
30/12/2020 | 11:06
#0
verguenza nacional....Mientras crece la pobreza, las familias temen por las fuentes de trabajo y los jóvenes buscan la manera de irse del país, la prioridad es ofrecerle la legalización del aborto a los colectivos feministas...Porque no es un reclamo de las mujeres sino de grupos militantes feministas...Es increíble que en lugar de discutir cómo vamos a resolver los problemas que tenemos, entoses que aprueven la pena de muerte...he dicho
30/12/2020 | 09:49
#-1
No hay nada mas indefenso que una persona por nacer y nada mas macabro que un aborto... Quitar la posibilidad de nacer y vivir una vida a una persona es algo horrendo, evidentemente esta sociedad esta involucionando pese a que los medios de comunicación y los formadores de opinión nos quieran hacer creer lo contrarío.- Uno a uno van cayendo los valores que aprendimos de nuestros abuelos, el respeto por la familia, por el trabajo, por la propiedad provida, por la autosuperación y por la vida ya no importan...