ANTE EL RECLAMO DE LOS COMERCIANTES

El plan del gobierno para regular las ferias y la venta ambulante

Comenzarán a censar a manteros y a emprendedores. Buscarán reubicarlos para evitar la competencia desleal con el comercio. Solo podrán trabajar los que vivan en Pilar.
domingo, 8 de noviembre de 2020 · 08:07

El gobierno municipal comenzó a trabajar en un plan para regular y reubicar la venta ambulante y las ferias de emprendedores que, con distinto nivel de organización, vienen creciendo fuerte en el distrito.

Según se informó, la idea es reunir la oferta y reubicarla en un lugar alejado de los centros de las localidades, donde los comerciantes dejan oír crecientes quejas por lo que consideran competencia desleal.

Ayer se dio el primer paso. Un operativo conjunto de la Subsecretaría de Centros Urbanos y el área de Inspección del Municipio valló la colectora en el Kilómetro 50 de la Panamericana, donde desde hace varias semanas se venía instalando una feria que reunía a artesanos, emprendedores y revendedores de diversos rubros. 

No fue casual que el operativo haya coincidido con la autorización para la reapertura de los shoppings. El subsecretario de Centros Urbanos, Daniel Liberé, dijo que la idea es “no perjudicar a los que pagan impuestos”. En este caso, se trata del shopping Palmas del Pilar, en cuyo acceso estaba la feria. 

A medida que llegaron los puesteros, funcionarios municipales les tomaron los datos y los invitaron a una reunión que se realizará el miércoles que viene en el corredor aeróbico de Pilar para definir el futuro de la actividad.

Pero hay una salvedad: de las próximas conversaciones solo participarán los residentes de Pilar. “El resto, tendrá que buscar lugar en sus distritos”, señaló liberé.

“Sabemos que en tiempos de crisis mucha gente se las rebusca, pero necesitamos que la actividad se haga en espacios ordenados, no podemos permitir la anarquía”, detalló Liberé. Es significa que no habrá lugar “ni en las colectoras ni en el centro” para los puestos.

Algunos de los espacios que se evalúan para las futuras ubicaciones son Fátima y Manzanares. 

Tras el operativo, varios de los puestos que se concentraban en el K50 -casi todos con gacebos y cierto nivel de organización- se dispersaron en otros puentes de la Panamericana. Ahí, coincidieron con vendedores de frutillas, asadores de hierro, masetas y reposeras que ya venían copando desde hacía tiempo el gran shopping en el que se viene convirtiendo la colectora y que el gobierno buscará regular.

Otros se ubicaron en el acceso a la localidad de Manzanares. Tan vez, una prueba piloto de lo que será su futuro emplazamiento.

Manteros
El próximo martes, en tanto, comenzará la otra parte del plan: el censo a los manteros que crecieron exponencialmente en el centro de Pilar y otras localidades desde que comenzó a flexibilizarse la cuarentena.

“La idea es saber cuántos son de Pilar y buscar alternativas para que trabajen, pero no de manera anárquica”, sostuvo Liberé.

De acuerdo con los primeros datos que maneja el funcionario, muchos de los vendedores ambulantes son de distritos vecinos o, incluso, de más lejos. 

“Vamos a hacer lo mismo en Derqui y Del Viso, no solamente en el centro de Pilar”, adelantó Liberé. Una de las opciones es buscar una calle alejada de las zonas más comerciales para concentrar la oferta ambulante. Pero en este caso, el diálogo aún no comenzó. 


40 
Feriantes censó ayer el gobierno en el K50. Anticiparon que no los dejarán volver a instalarse en ese lugar.
 

Comentarios

11/11/2020 | 06:42
#1
El actual intendente parece haberse olvidado de los artesanos de la plaza 12 de octubre, sigue prohibiendo su actividad que se realiza al aire libre y habilita otra en espacios cerrados con mayor riesgo de contagio. Son una ONG en regla que pide que los dejen trabajar y presentaron los protocolos correspondientes Volvió la discriminación que sufrieron el la época de Zúccaro cuando no los dejaban armar en la plaza?
8/11/2020 | 13:03
#0
En las medidas a tomar tener en cuenta a los peatones: Porque resulta dificultoso caminar entre los manteros y los carteles de los comercios en las veredas, sumado al cruce entre peatones y los clientes de los negocios en fila sobre las angostas veredas a la espera que los atiendan. Hasta resulta más conveniente ir por el cordón o bajar a la calle, como ya lo hemos hecho, para mantener el distanciamiento social, aunque desaconsejable por lo peligroso.